Milagro de san genaro napoles

El milagro de la licuefacción de San Genaro de Nápoles

El 16 de diciembre de este año, hace apenas unos días, estábamos de viaje en Nápoles. Mientras visitábamos la Catedral, que alberga los huesos de San Genaro y dos ampollas con su sangre, el abad de la capilla cogió una ampolla en la mano y se paseó entre la gente que estaba allí.

San Genaro fue decapitado en el año 304 durante las persecuciones ordenadas por el emperador Diocleciano. Mientras agonizaba, se hizo correr un poco de sangre en dos ampollas. Hoy en día, una está casi vacía, pues parte de su contenido fue robado por el rey Carlos de Borbón que, convertido en rey de España, se la llevó consigo; la otra está llena hasta más de la mitad.

A veces, la sangre de San Genaro no se licua. En este caso, ocurre algo terrible. En 1939 y en 1940, coincidiendo con el estallido de la Segunda Guerra Mundial, la sangre de San Genaro no se licuó.

La licuefacción milagrosa de la sangre de San Januario

En Nápoles, el 19 de septiembre se celebra la fiesta de San Genaro. Este día tan especial para los napolitanos es una explosión de devoción popular al patrón de la ciudad y una fascinante síntesis de tradición y espiritualidad.

Genaro vivió en la segunda mitad del siglo III y fue obispo de Benevento. Fue martirizado a raíz de las persecuciones de Diocleciano, cuando se negó a retractarse y fue condenado a muerte junto con otros exponentes de la fe católica.

Según los informes históricos, fue decapitado en Misenum el 19 de septiembre de 305, y desde el principio surgieron leyendas. Una de estas leyendas dice que, aunque estaba condenado a ser mutilado por las fieras en el anfiteatro, éstas se postraron a sus pies y se amansaron, por lo que fue decapitado en su lugar. Según otra creencia muy extendida, la piedra donde cayó su sangre, que aún se conserva en Pozzuoli, se tiñe de rojo en el aniversario de su martirio.

  Oración milagrosa ala virgen del carmen

La devoción al santo está estrechamente ligada al culto que rodea a sus reliquias, conservadas en una cripta de la catedral de Nápoles. En ella, un relicario alberga dos ampollas, una vacía y otra con la sangre que recogieron los devotos el día de su decapitación. La Iglesia apoya esta creencia popular. Si acude a la catedral el 19 de septiembre para participar en las celebraciones, presenciará también el milagro de la licuefacción de la sangre cuando el Cardenal manipula y da la vuelta a la ampolla, mostrando por fin el milagro a los fieles.

Iglesia de San Sebastián-Manila, Filipinas

San Genaro es un santo de la llamada “primera generación de mártires”, lo que significa que estuvo entre los primeros perseguidos como cristianos y que, en consecuencia, sabemos muy poco de él. Según una reciente investigación hagiográfica, fue obispo de Benevento, martirizado en el 305 d.C. durante las persecuciones de Diocleciano.

El culto entre los napolitanos comenzó cuando sus reliquias se trasladaron de Pozzuoli, lugar de su muerte, a Nápoles en las catacumbas de Capodimonte; los habitantes pronto empezaron a pedir su intercesión durante las pestes y las catástrofes naturales. Durante la erupción del Vesubio en 472 d.C., San Genaro fue elegido oficialmente Patrón principal de la ciudad.

  Oración a San Benito: Descubre la clave para alcanzar un milagro en tu vida

Desde su elección como patrón principal de Nápoles, San Genaro ha alcanzado el estatus de estrella del rock. Se puede encontrar su imagen en todas partes, pero en el centro de la ciudad los principales lugares centrados en él son:

A la entrada de la iglesia de S. Giorgio Maggiore, situada en el barrio de Forcella, el artista callejero Jorit Agoch pintó este hermoso San Genaro utilizando como modelo a un mecánico de 30 años llamado -adivina qué- Gennaro. Como una especie de Caravaggio moderno, que escogía a gente “normal” como inspiración para santos y madonas, Jorith eligió el rostro de un humilde trabajador y lo transformó en la imagen del santo patrón de la ciudad.

La sangre de San Jenaro se licuó durante la visita del Papa

Inspiración de sketches cómicos, números de lotería y nombres de niños, San Genaro se celebra cada 19 de septiembre en Nápoles, donde se veneran ampollas con su sangre. Gino De Blasio analiza el misterio de San Genaro y su importancia para los devotos católicos italianos.

Pocos santos han tenido tanta repercusión cultural, social y religiosa como San Genaro. Mientras que los santos patronos de las grandes ciudades se celebran con una fiesta callejera en los alrededores de la iglesia, San Genaro no sólo se festeja en Nápoles, sino también en la Little Italy de Nueva York, Los Ángeles, San Diego y Las Vegas, entre otros lugares.

La fiesta de Nápoles, que tiene lugar cada 19 de septiembre, honra al santo con una ceremonia profundamente religiosa que da paso al acontecimiento principal, la esperada licuefacción de la sangre de San Genaro. Se dice que contiene la sangre del santo, la ampolla se levanta y se examina minuciosamente; si se licua, se ha realizado una señal de Dios; la ciudad se regocija en los festejos durante ocho días y se oyen algunos suspiros de alivio entre la multitud. Sin embargo, si la sangre permanece seca, no hay celebraciones. Muchos napolitanos creen que sólo el mal puede provenir de la falta de liquidez.

  Plegaria de un cubano a la virgen de la caridad