Oracion a san pio para un milagro

Oración del Padre Pío para pedir un milagro

Oh Jesús mío, Tú has dicho: “En verdad os digo: pedid y recibiréis, buscad y hallaréis, llamad y se os abrirá”. He aquí que yo llamo, busco y pido la gracia de (Menciona aquí tu petición…)

Oh Jesús mío, Tú has dicho: “En verdad os digo que si pedís algo al Padre en Mi nombre, Él os lo dará”. He aquí, en Tu nombre, pido al Padre la gracia de (Menciona aquí tu petición….)

Oh Jesús mío, Tú has dicho: “En verdad os digo que el cielo y la tierra pasarán, pero Mis palabras no pasarán”. Animado por Tus palabras infalibles te pido ahora la gracia de (Menciona aquí tu petición…)

Oh Sagrado Corazón de Jesús, para quien es imposible no compadecerse de los afligidos, ten piedad de nosotros miserables pecadores y concédenos la gracia que Te pedimos, por el Corazón Doloroso e Inmaculado de María, Tu tierna Madre y la nuestra.

Oh Jesús mío, Tú has dicho: “En verdad os digo: pedid y recibiréis, buscad y hallaréis, llamad y se os abrirá”. He aquí que yo llamo, busco y pido la gracia de (Menciona aquí tu petición…)

¿Cuál es la oración milagrosa más poderosa?

Señor Jesús, vengo ante ti, tal como soy, estoy arrepentido de mis pecados, me arrepiento de mis pecados, por favor perdóname. En tu Nombre, perdono a todos los demás por lo que han hecho contra mí. Renuncio a Satanás, a los espíritus malignos y a todas sus obras.

¿A qué santo rezar para pedir un milagro?

Oh Santo San Antonio, el más gentil de los Santos, tu amor a Dios y caridad hacia sus criaturas, te hicieron digno, cuando estabas en la tierra, de poseer poderes milagrosos.

¿Cuál es la oración de curación más poderosa del Padre Pío?

tócame ahora con tus manos sanadoras, pues creo que tu voluntad es que yo esté bien de mente, cuerpo, alma y espíritu. Cúbreme con la preciosísima sangre de tu Hijo, nuestro Señor Jesucristo, desde la coronilla de mi cabeza hasta la planta de mis pies.

  Oración del perdón en un curso de milagros

Oración del Padre Pío por ayuda financiera

El Papa Pío X (en italiano: Pío X; nacido Giuseppe Melchiorre Sarto;[a] 2 de junio de 1835 – 20 de agosto de 1914) fue cabeza de la Iglesia Católica desde el 4 de agosto de 1903 hasta su muerte en agosto de 1914. Pío X es conocido por oponerse enérgicamente a las interpretaciones modernistas de la doctrina católica y por promover reformas litúrgicas y la teología escolástica. Inició la preparación del Código de Derecho Canónico de 1917, la primera obra integral y sistémica de este tipo. Es venerado como santo en la Iglesia católica y es el homónimo de la Fraternidad Sacerdotal de San Pío X, una fraternidad católica tradicionalista.

Pío X fue devoto de la Santísima Virgen María bajo la advocación de Nuestra Señora de la Confianza; mientras que su encíclica papal Ad diem illum adquirió un sentido renovador que se reflejó en el lema de su pontificado[4]. Impulsó el Movimiento Litúrgico formulando el principio de la participatio actuosa (participación activa de los fieles) en su motu proprio, Tra le sollecitudini (1903). Alentó la recepción frecuente de la Sagrada Comunión y redujo la edad para la Primera Comunión, lo que se convirtió en una innovación duradera de su papado[5].

Oración al padre pio por la familia

Ya nos hemos encontrado con los nombres de varios Pontífices en el Calendario Pascual. Ellos forman una brillante constelación alrededor de nuestro Jesús Resucitado, Quien, durante el período entre Su Resurrección y Ascensión, dio a Pedro, su predecesor, las Llaves del reino de los cielos. Aniceto, Soter, Cayo, Cletus y Marcelino, sostuvieron en sus manos la palma del martirio: León fue el único que no derramó su sangre por la causa de su Divino Maestro. Hoy se presenta ante nosotros un Papa santo, que gobernó la Iglesia en estos últimos tiempos; es digno de figurar en medio del grupo de Pontífices pascuales. Como León, Pío V combatió con celo la herejía; como León, salvó a su pueblo del yugo bárbaro.

  Descubre la oración milagrosa y poderosa de San Expedito: un camino hacia la fe y los milagros

Toda la vida de Pío V fue un combate. Su Pontificado cayó en aquellos tiempos turbulentos, cuando el protestantismo llevaba a países enteros a la apostasía. Italia no era una presa que pudiera ser tomada por la violencia: por lo tanto, se utilizó el artificio, con el fin de socavar la Sede Apostólica, y así envolver a todo el mundo cristiano en la oscuridad de la herejía. Pío, con incansable abnegación, defendió a la Península del peligro que la amenazaba.

Oración al padre pío para pedir protección

… “Si mi pueblo, que lleva mi nombre, se humilla y ora y busca mi presencia y se vuelve de sus malos caminos, yo mismo oiré desde el Cielo y perdonaré sus pecados…” (2 Cr. 7:14) – “Verás que en la oración encontrarás más conocimiento, más luz, más fuerza, más gracia y virtud de lo que jamás podrías conseguir leyendo muchos libros, o con grandes estudios. No consideres nunca como perdido el tiempo que empleas en la oración. Descubrirás que en la oración Dios te comunica la luz, la fuerza y la gracia que necesitas…” (Sor Lucia dos Santos)

“LOS HEREJES INTENTARON MÁS DE UNA VEZ DESTRUIR SU VIDA, LO QUE DESBARATÓ TODAS SUS ESPERANZAS DE PERVERTIR LA FE… PUSIERON VENENO EN LOS PIES DE SU CRUCIFIJO… CUANDO ESTABA A PUNTO DE BESARLO, DE REPENTE LOS PIES DEL CRUCIFIJO SE DESPRENDIERON DE LA CRUZ…”

“San Pío V era un hombre de gran calidad: era una persona seria, metódica y muy rigurosa. Los cardenales de la Santa Iglesia Romana lo comprendieron de inmediato, cuando el recién elegido Papa rechazó bruscamente la propuesta de organizar una fiesta por su ascenso al trono pontificio. También su alimentación era muy sencilla: en la Corte Pontificia, la comida que el nuevo Papa quería que le pusieran en la mesa, día tras día, estaba relacionada con su pertenencia a la Orden de los Dominicos, que adoptaba una dieta estricta y prohibitiva [vegana]: nada de carne, ni productos lácteos, ni huevos, y esto durante trescientos sesenta y cinco días al año. Él mismo era reacio a comer todos aquellos alimentos demasiado agradables o elaborados. Uno de sus platos favoritos era el pan cocido con aceite. Se hacía con pan duro, ajo, aceite, sal y pimienta.

  Plegaria a cristo crucificado
Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad