Cinco oraciones para después de comulgar

Oraciones católicas tradicionales después de la comunión

Oh Maestro, Cristo Dios nuestro, Rey de los siglos y Creador de todas las cosas: Te doy gracias por todos los bienes que me has concedido y por esta participación en tus Misterios inmaculados y vivificantes. Por eso te ruego, que eres bueno y amas a la humanidad: Guárdame bajo tu protección, y a la sombra de tus alas; y concédeme con una conciencia pura y hasta mi último aliento, participar de tus santos Misterios, para la remisión de los pecados y la vida eterna. Porque tú eres el Pan de Vida, la Fuente de la santidad, el Dador de los bienes, y a ti atribuimos la gloria: al Padre, y al Hijo, y al Espíritu Santo: ahora y siempre, y por los siglos de los siglos. Amén.

Que tu santo Cuerpo, Señor Jesucristo, Dios nuestro, me sea para vida eterna, y tu preciosa Sangre para remisión de mis pecados. Que esta Eucaristía sea para mí gozo, salud y alegría, y que en tu segunda venida me hagas digno de estar a la diestra de tu gloria, por intercesión de tu Inmaculada Madre y de todos tus santos. Amén.

¿Qué oraciones rezas después de la comunión?

Envía tu Espíritu Santo para que, habiendo recibido con mi boca el santo Sacramento, obtenga por la fe y goce eternamente de tu divina gracia, el perdón de los pecados, la unidad con Cristo y la vida eterna; por Jesucristo mi Señor. Amén.

¿Cuáles son las 5 oraciones principales?

Hemos definido los principales tipos de oración: súplica, acción de gracias, adoración, confesión e intercesión.

¿Qué se dice después de la comunión?

El Sacerdote/Ministro de la Eucaristía sostendrá la Hostia delante de ti y dirá: “El Cuerpo de Cristo”. La respuesta correcta es simplemente “Amén”. No se debe decir ninguna otra respuesta.

  Oración para doblegar el orgullo de un hombre

La oración después de la comunión en Nigeria

Las siguientes oraciones se sugieren como formas sencillas de oración que siguen el modelo de las conversaciones directas con Cristo Eucarístico. Básicamente, son actos por los que el que ha recibido la Sagrada Comunión:

Señor Jesucristo, presente en mi corazón, te doy gracias por todo lo que has hecho por mí. Ciertamente soy, casi por encima de todos los demás, Tu hijo predilecto. Mi vida ha sido una sucesión de dones de Tus manos amorosas: mi nacimiento en un hogar católico y en un país cristiano; mi adopción en el Bautismo como hijo de Tu Padre celestial y como Tu hermano (hermana); el cuidado y la protección y el amor que rodearon mi infancia; la salud y la formación y la solidez de mente y cuerpo que marcaron mis años de crecimiento.

Me diste a Ti mismo en la alegría de mi primera Comunión, como me diste el Espíritu Santo para que fuera mi fuerza y mi luz en la Confirmación. Y cuando pequé contra Ti, me perdonaste en la Confesión y me llevaste de nuevo a Tu amor y gracia. He sido afortunado en mis amigos, feliz en mis asociaciones.

Oración de acción de gracias después de la comunión

Oh Maestro Cristo, Dios nuestro, Rey de los siglos, Creador de todas las cosas: Te doy gracias por todos los bienes que me has dado, especialmente por la Comunión con Tus Misterios Purísimos y Creadores de Vida. Te ruego, oh Bondadoso Amante del Hombre: ¡consérvame bajo Tu protección, bajo la sombra de Tus alas! Permíteme, incluso hasta mi último aliento, participar dignamente y con una conciencia pura de Tus Santas Cosas, para la remisión de los pecados y para la vida eterna. Porque Tú eres el Pan de Vida, la Fuente de Santidad, el Dador de todo Bien; a Ti atribuimos la gloria, con el Padre y el Espíritu Santo, ahora y siempre y por los siglos de los siglos. Amén.

  Oración shemá antes de dormir

Oh Señor Jesucristo, Dios nuestro: que Tu Santo Cuerpo sea mi vida eterna; Tu Preciosa Sangre, mi remisión de los pecados. Que esta Eucaristía sea mi gozo, mi salud y mi alegría. Hazme, pecador, digno de estar a la derecha de tu gloria en tu segunda venida, por las oraciones de tu purísima Madre y de todos los santos.

Señor, ahora deja que Tu siervo se vaya en paz, según Tu palabra. Porque mis ojos han visto Tu Salvación, que Tú has preparado ante la faz de todos los pueblos: ¡una Luz para iluminar a los Gentiles, y la gloria de Tu pueblo, Israel!

Oración después de la comunión santo tomás

Este artículo necesita citas adicionales para su verificación. Please help improve this article by adding citations to reliable sources. El material sin fuentes puede ser cuestionado y eliminado.Find sources: “Acción de gracias después de la comunión” – noticias – periódicos – libros – erudito – JSTOR (agosto de 2016) (Aprende cómo y cuándo eliminar este mensaje de plantilla).

La Acción de Gracias después de la Comunión es una práctica espiritual entre los cristianos que creen en la Presencia Real de Jesucristo en el pan de la Comunión, manteniéndose en oración durante algún tiempo para dar gracias a Dios y especialmente escuchando en su corazón la guía de su Divino invitado. Esta práctica fue y es altamente recomendada por santos, teólogos y Doctores de la Iglesia.

  Oración para que me busque desesperadamente san cipriano

En Juan 6:51, se cita a Jesús diciendo: “Yo soy el pan vivo que ha bajado del cielo; el que coma de este pan vivirá para siempre; y el pan que yo daré es mi carne para la vida del mundo”. Según la doctrina católica, el pan se transubstancia en el “Cuerpo y Sangre, Alma y Divinidad de Jesucristo”. Lo mismo ocurre con el vino, que según la doctrina católica es también “el Cuerpo, la Sangre, el Alma y la Divinidad de Jesucristo”.