La oración cristiana es y sus fuentes son

Cómo rezar

2652 El Espíritu Santo es el agua viva que “brota para vida eterna “3 en el corazón que ora. Él es quien nos enseña a acogerla en su fuente: Cristo. En efecto, en la vida cristiana hay varias fuentes donde Cristo nos espera para hacernos capaces de beber del Espíritu Santo.

2653 La Iglesia “exhorta enérgica y especialmente a todos los fieles cristianos . . . a aprender ‘el conocimiento superlativo de Jesucristo’ (Flp 3, 8) mediante la lectura frecuente de las divinas Escrituras. . . . Recuerden, sin embargo, que la oración debe acompañar la lectura de la Sagrada Escritura, de modo que se establezca un diálogo entre Dios y el hombre. Porque “hablamos con Él cuando oramos; le escuchamos cuando leemos los oráculos divinos””4.

2654 Los autores espirituales, parafraseando Mateo 7,7, resumen así las disposiciones del corazón alimentadas por la Palabra de Dios en la oración: “Buscad en la lectura y encontraréis en la meditación; llamad en la oración mental y se os abrirá por la contemplación”.5

2655 En la liturgia sacramental de la Iglesia, la misión de Cristo y del Espíritu Santo anuncia, actualiza y comunica el misterio de la salvación, que se continúa en el corazón que ora. Los autores espirituales comparan a veces el corazón con un altar. La oración interioriza y asimila la liturgia durante y después de su celebración. Incluso cuando se vive “en secreto “6 , la oración es siempre oración de la Iglesia; es comunión con la Santísima Trinidad7.

¿Cuáles son las fuentes de la oración?

2662 La Palabra de Dios, la liturgia de la Iglesia y las virtudes de fe, esperanza y caridad son fuentes de oración.

¿Cuántas fuentes de oración existen?

El Catecismo de la Iglesia Católica divide la oración en cinco formas: petición, intercesión, acción de gracias, alabanza y bendición. Petición: Pide a Dios que te ayude.

¿Cuáles son las tres oraciones poderosas

2558 “¡Grande es el misterio de la fe!” La Iglesia profesa este misterio en el Credo de los Apóstoles (primera parte) y lo celebra en la liturgia sacramental (segunda parte), para que la vida de los fieles se conforme con Cristo en el Espíritu Santo para gloria de Dios Padre (tercera parte). Este misterio exige, pues, que los fieles crean en él, que lo celebren y que vivan de él en una relación vital y personal con el Dios vivo y verdadero. Esta relación es la oración.

  San rafael arcángel oración de curación

2559 “La oración es la elevación de la mente y del corazón a Dios o la petición de bienes a Dios”.2 Pero, cuando oramos, ¿hablamos desde la altura de nuestro orgullo y voluntad, o “desde el fondo” de un corazón humilde y contrito?3 El que se humilla será exaltado;4 la humildad es el fundamento de la oración, Sólo cuando reconocemos humildemente que “no sabemos orar como conviene”,5 estamos dispuestos a recibir gratuitamente el don de la oración. “El hombre es un mendigo ante Dios “6.

2560 “¡Si conocieras el don de Dios!”7 La maravilla de la oración se revela junto al pozo donde acudimos en busca de agua: allí, Cristo sale al encuentro de cada ser humano. Es Él quien primero nos busca y nos pide de beber. Jesús tiene sed; su petición surge de lo más profundo del deseo que Dios tiene de nosotros. Nos demos cuenta o no, la oración es el encuentro de la sed de Dios con la nuestra. Dios tiene sed para que nosotros tengamos sed de Él.8

La oración de gracia

Padre nuestro, que estás en los cielos, santificado sea tu nombre. Venga a nosotros tu reino, hágase tu voluntad, así en la tierra como en el cielo. Danos hoy nuestro pan de cada día y perdona nuestras ofensas como también nosotros perdonamos a los que nos ofenden; y no nos dejes caer en la tentación, mas líbranos del mal.

  Oración por mi madre difunta

Dios te salve María, llena eres de gracia, el Señor es contigo. Bendita tú eres entre todas las mujeres, y bendito es el fruto de tu vientre, Jesús. Santa María, Madre de Dios, ruega por nosotros pecadores ahora y en la hora de nuestra muerte.

San Miguel Arcángel, defiéndenos en la batalla. Sé nuestra defensa contra la maldad y las asechanzas del Diablo. Que Dios lo reprenda, te rogamos humildemente, y tú, oh Príncipe de las huestes celestiales, con el poder de Dios, arroja al infierno a Satanás y a todos los espíritus malignos, que merodean por el mundo buscando la ruina de las almas.

Dios mío, de todo corazón me arrepiento de mis pecados. Al elegir hacer el mal y dejar de hacer el bien, he pecado contra ti, a quien debería amar sobre todas las cosas. Me propongo firmemente, con tu ayuda, hacer penitencia, no pecar más y evitar todo lo que me lleve a pecar. Nuestro Salvador Jesucristo sufrió y murió por nosotros. En su nombre. Dios mío, ten piedad.

Oración de quietud

La oración es una de las disciplinas espirituales más importantes. Sin ella, no podemos tener ninguna relación con Dios. En cierto modo, es la forma más básica y sencilla de conocer a nuestro Maestro y Creador. Pero a todos nos gustaría aprender a conectar con Dios de formas aún más íntimas. Estos cinco estudios son los que te han parecido más útiles.

¿Cómo conciliamos los cristianos el dolor y la confusión de la oración sin respuesta con nuestra creencia en un Dios de amor todopoderoso? Dios, que nos creó y no está limitado por el tiempo, sabe lo que es mejor para nosotros; tenemos que recordar que somos siervos de Dios, y él no es nuestro. El sufrimiento no significa la ausencia de Dios ni la presencia segura del fracaso. Este estudio examina una lucha común a todos los cristianos que han orado fervientemente y se han sentido desconcertados por los resultados.

  Oración para mi esposa amada

La oración es uno de los componentes más importantes de la vida cristiana. Sencillamente, no podemos conocer a Dios sin ella. Este estudio bíblico cubre algunos de los aspectos esenciales de la oración. Examina el hecho de que oramos a un Padre que siempre honra su nombre, y que la oración, por naturaleza, es entrega. También aborda aspectos prácticos de la oración, como el desarrollo de un estilo de vida de oración, el examen de las pautas que Dios nos ha dado para orar y el aprendizaje de cómo orar por nosotros mismos y por los demás.