Oración a la virgen maría por los difuntos

Señal de la cruz

Dios te salve, María, llena eres de gracia, el Señor es contigo; bendita tú eres entre todas las mujeres, y bendito es el fruto de tu vientre, Jesús. Santa María, Madre de Dios, ruega por nosotros pecadores, ahora y en la hora de nuestra muerte. Amén.

Santa María, ayuda a los necesitados, da fuerza a los débiles, consuela a los afligidos, ruega por el pueblo de Dios, asiste al clero, intercede por los religiosos. María,todos los que buscan tu ayuda,experimentan tu protección indefectible.Amén.

Reina mía,Madre mía,me ofrezco enteramente a ti. Y para mostrarte mi devoción, te ofrezco hoy mis ojos, mis oídos, mi boca, mi corazón, todo mi ser sin reservas. Por lo tanto, buena Madre, ya que soy tuyo, guárdame, guárdame como tu propiedad y posesión. Amén.

Oh Santísima Virgen María, Reina del Santísimo Rosario, que te complaciste en aparecer a los niños de Fátima y revelarles un mensaje glorioso. Te suplicamos que inspires en nuestros corazones un ferviente amor por el rezo del Rosario. Que, meditando los misterios de la redención que en él se recuerdan, obtengamos las gracias y virtudes que te pedimos, por los méritos de Jesucristo, nuestro Señor y Redentor.Amén.

¿Cuál es la mejor oración para un difunto?

Bendice a los que lloran, Dios eterno, con el consuelo de tu amor para que puedan afrontar cada nuevo día con esperanza y la certeza de que nada puede destruir el bien que se les ha dado. Que sus recuerdos sean alegres, sus días enriquecidos con la amistad y sus vidas rodeadas de tu amor.

¿Cuál es la poderosa oración a la Virgen María?

Oh María, Madre de Dios, como eres más que todas las criaturas del cielo y de la tierra, más gloriosa que los Querubines, más noble que todos los de aquí abajo, Cristo te ha dado a su pueblo, firme baluarte y protectora, para escudar y salvar a los pecadores que vuelen a ti.

  Oración a san josé antes de dormir

¿Cuál es la oración católica por las almas difuntas?

Oh Señor, Creador y Redentor de todos los fieles, concede al alma de tu siervo difunto la remisión de todos sus pecados, para que obtenga, por medio de nuestras súplicas, el perdón que siempre ha deseado, por Cristo Nuestro Señor. Amén.

Gloria patri

Padre nuestro, que estás en los cielos, santificado sea tu nombre. Venga a nosotros tu reino, hágase tu voluntad, así en la tierra como en el cielo. Danos hoy nuestro pan de cada día y perdona nuestras ofensas como también nosotros perdonamos a los que nos ofenden; y no nos dejes caer en la tentación, mas líbranos del mal.

Dios te salve María, llena eres de gracia, el Señor es contigo. Bendita tú eres entre todas las mujeres, y bendito es el fruto de tu vientre, Jesús. Santa María, Madre de Dios, ruega por nosotros pecadores ahora y en la hora de nuestra muerte.

San Miguel Arcángel, defiéndenos en la batalla. Sé nuestra defensa contra la maldad y las asechanzas del Diablo. Que Dios lo reprenda, te rogamos humildemente, y tú, oh Príncipe de las huestes celestiales, con el poder de Dios, arroja al infierno a Satanás y a todos los espíritus malignos, que merodean por el mundo buscando la ruina de las almas.

Dios mío, de todo corazón me arrepiento de mis pecados. Al elegir hacer el mal y dejar de hacer el bien, he pecado contra ti, a quien debería amar sobre todas las cosas. Me propongo firmemente, con tu ayuda, hacer penitencia, no pecar más y evitar todo lo que me lleve a pecar. Nuestro Salvador Jesucristo sufrió y murió por nosotros. En su nombre. Dios mío, ten piedad.

Breve oración a la madre María

Rezar para que el Señor sea misericordioso al juzgar a quienes nos han precedido en la fe es una tradición muy arraigada. Esta particular novena (palabra que representa un período de oración de 9 días) procede de la cultura filipina. Puede utilizarse en su totalidad o adaptarse según las necesidades.

  Oración para bendecir casa nueva

Señor, abre nuestros labios e inflama nuestros corazones y límpialos de pensamientos inútiles y malos. Ilumina nuestras mentes para que meditemos seriamente en Tu sufrimiento y muerte, y en los dolores soportados por Tu madre. Escúchanos y recíbenos ante Tu gran majestad, porque Tú que vives y reinas por los siglos de los siglos. Amén.

Oh Dios, Creador y Redentor de todos los fieles, concede al alma de tu siervo difunto N. la remisión de sus pecados; que por sus oraciones obtenga el perdón que siempre ha deseado. Concédelo, oh Dios, que vives y reinas por los siglos de los siglos. Amén.

Oh Dios Eterno, que además del precepto general de la caridad, has ordenado un respeto particular a los padres, parientes y bienhechores; concédenos, te suplicamos, que así como ellos fueron los instrumentos por los cuales Tu Providencia nos concedió nuestro nacimiento, educación e innumerables otras bendiciones, así nuestras oraciones puedan ser el medio para obtener para ella/él una pronta liberación de su sufrimiento, y la libre admisión a Tus infinitas alegrías, por Jesucristo, nuestro Señor, Amén.

Oracion a la madre maria por la familia

La Iglesia reza por los difuntos, y esta oración dice mucho sobre la realidad de la propia Iglesia. Dice que la Iglesia sigue viviendo en la esperanza de la vida eterna. La oración por los difuntos es casi una lucha contra la realidad de muerte y destrucción que pesa sobre la existencia terrena del hombre. Es y sigue siendo una revelación particular de la Resurrección. En esta oración, Cristo mismo da testimonio de la vida y de la inmortalidad a la que Dios llama a todo ser humano.

  Oración de fe cristiana evangélica

Cuando la familia se reúne por primera vez en torno al cuerpo, antes o después de prepararlo para el entierro, pueden utilizarse todas o algunas de las oraciones siguientes. Es muy conveniente que los miembros de la familia participen en la preparación del cuerpo para el entierro.

Hermanos y hermanas, Jesús dice: “Venid a mí todos los que estáis fatigados y agobiados, y yo os aliviaré. Llevad mi yugo y aprended de mí, que soy manso y humilde de corazón, y hallaréis descanso para vuestras almas. Sí, mi yugo es fácil y mi carga ligera”.

Aparte del tiempo de luto, el mes de noviembre, incluyendo especialmente el día de Todos los Santos y el día de Todos los Difuntos, es un tiempo tradicional para visitar tumbas, al igual que el aniversario de la muerte. Algunas o todas las oraciones siguientes pueden utilizarse junto a la tumba de un familiar o amigo.