Oración a san antonio por los hijos

Oración de San Antonio por la unidad familiar

En el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo. Amén.Oh Santo San Antonio, el más dulce de los Santos, tu amor por Dios y Caridad por sus criaturas, te hicieron digno, cuando estabas en la tierra, de poseer poderes milagrosos. Animado por este pensamiento, te imploro que me obtengas…

Oh dulce y cariñoso San Antonio, cuyo corazón estaba siempre lleno de simpatía humana, susurra mi petición a los oídos del dulce Niño Jesús, que amaba ser estrechado en tus brazos; y la gratitud de mi corazón será siempre tuya.

En el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo. Amén.Oh Santo San Antonio, el más gentil de los Santos, tu amor por Dios y Caridad por Sus criaturas, te hicieron digno, cuando estabas en la tierra, de poseer poderes milagrosos. Animado por este pensamiento, te imploro que me obtengas…

Oh dulce y amoroso San Antonio, cuyo corazón estaba siempre lleno de simpatía humana, susurra mi petición a los oídos del dulce Niño Jesús, que amaba ser estrechado en tus brazos; y la gratitud de mi corazón será siempre tuya.

¿A qué santo rezas por los niños?

San Nicolás, patrón de los niños de todo el mundo, ruega por nosotros.

¿Cuál es la oración más poderosa para rezar a San Antonio?

Oh Santo San Antonio, el más gentil y bondadoso de los Santos, tu ardiente amor a Dios, tu exaltada virtud y tu gran caridad hacia tus semejantes, te hicieron digno, cuando estabas en la tierra de poseer poderes milagrosos como no le fueron dados a ningún otro santo.

¿Quién es el santo de los niños desaparecidos?

Nunca lo encontraron. En 1983, en respuesta a su desaparición y a otras desapariciones destacadas, el Presidente Ronald Reagan designó el 25 de mayo Día de los Niños Desaparecidos. Pocas semanas después del Día de los Niños Desaparecidos se celebra este año la fiesta del Inmaculado Corazón de María. La fiesta se centra en la vida interior de María, sus alegrías y sus penas.

  Oración para abrir los registros akáshicos de otras personas

San Antonio ruega por nosotros

El 25 de mayo de 1979, Etan Patz, de 6 años, desapareció mientras caminaba las dos manzanas que separan su casa de Nueva York de la parada del autobús escolar. Nunca se le encontró. En 1983, en respuesta a esta y otras desapariciones destacadas, el Presidente Ronald Reagan designó el 25 de mayo como Día de los Niños Desaparecidos.

Pocas semanas después del Día de los Niños Desaparecidos se celebra este año la fiesta del Inmaculado Corazón de María. La fiesta se centra en la vida interior de María, sus alegrías y penas. Se puede pedir la intercesión de María para cualquier cosa, por supuesto, pero la casi coincidencia este año del Día de los Niños Desaparecidos y la fiesta señala la especial relevancia que ella y José tienen en este contexto. La lectura evangélica de la fiesta es uno de los acontecimientos que, según Lucas, María “atesoraba… en su corazón”: la pérdida de Jesús y su hallazgo en el Templo (Lucas 2, 41-51). Para ser una lectura en un día mariano, se recuerda mucho más como una historia sobre Jesús, no sobre María; sobre el hallazgo, no sobre la pérdida o el miedo que ella y José debieron sentir.

El trauma de la desaparición de un niño es único, con sus aterradoras incógnitas. Uno no sabe si el niño será encontrado, si aparecerá vivo o si habrá sufrido algún tipo de abuso. La mayoría de los padres experimentan brevemente la desaparición de sus hijos, e incluso estos breves sustos pueden ser aterradores, ya que la mente se tambalea con trágicas posibilidades. Hace una década y media, mi hija de 5 años se perdió, al menos ese era nuestro temor. Racionalmente, supusimos que estaba a salvo, y las estadísticas estaban de nuestro lado: De aproximadamente medio millón de niños desaparecidos cada año en Estados Unidos, casi todos regresan a casa. Pero hasta que no lo supimos, no lo supimos, y probablemente no fuimos muy racionales. Aún recuerdo el nudo en la garganta. Resultó que estaba jugando con unos amigos a unas cuantas casas de distancia, pero cuando fuimos a comprobarlo, la madre de los amigos no se había enterado. Probablemente sólo había estado fuera 20 minutos, pero fueron muchos minutos.

  Oración al espíritu santo emaus

Oración eficacísima a san antonio

Oración a San Antonio por los objetos perdidosSan Antonio, perfecto imitador de Jesús, que recibiste de Dios el poder especial de restaurar las cosas perdidas, concédeme encontrar lo que se me ha perdido. [Por lo menos devuélveme la paz y la tranquilidad de espíritu, cuya pérdida me ha afligido aún más que la pérdida material. A este favor, te pido otro: que permanezca siempre en posesión del verdadero bien que es Dios. Que prefiera perder todas las cosas antes que perder a Dios, mi bien supremo. Que nunca sufra la pérdida de mi mayor tesoro, la vida eterna con Dios. Amén.San Antonio, auxiliador en todas las necesidades, ruega por nosotros.

Oración de protección de San Antonio

San Antonio, cuando rezaste, tu libro de oraciones robado te fue devuelto. Ahora te pedimos que reces por todos los niños y adultos desaparecidos del mundo. Reza por sus amigos, familiares y seres queridos en estos momentos de sufrimiento y dolor. Rezad para que todas las personas desaparecidas nos sean devueltas. O, si debemos continuar en nuestra pérdida, reza para que nos sea dado el consuelo y la paz de Cristo.

  Oración para despedir a un difunto

Oh Santo San Antonio de Padua, el más gentil de los Santos, tu amor por Dios y Caridad por Sus criaturas te hicieron digno, cuando estabas en la tierra, de poseer poderes milagrosos. Los milagros esperaban tu palabra, que siempre estabas dispuesto a pronunciar en favor de los que estaban en apuros o angustiados. Animado por este pensamiento, te imploro que me obtengas el regreso de todos los niños y adultos desaparecidos en el mundo. La respuesta a mi oración requerirá un milagro. Aun así, tú eres el Santo de los Milagros.