Oración a san blas patrón de la garganta

Estampa de San Blas doblada

Aunque separados por costumbres, idioma, política y otros factores, los católicos de todo el mundo celebran muchos de los mismos actos devocionales, prácticas y rituales inspirados por Dios y transmitidos a lo largo de los siglos por la Santa Madre Iglesia. Tal devoción es la conmemoración optativa que celebra San Blas y la bendición de las gargantas cada 3 de febrero en la Iglesia Occidental y el 11 de febrero en la Iglesia Oriental.

Se conocen pocos datos sobre San Blas, salvo que fue obispo del siglo IV en la ciudad de Sebaste, Armenia Occidental, y que murió mártir. Era médico, se le consideraba un hombre justo y, a una edad temprana, fue elegido obispo por los ciudadanos de Sebaste. Más allá de estos pocos hechos, gran parte de lo que sabemos de Blas procede de leyendas. Durante la Edad Media, se convirtió en uno de los santos más populares y hoy sigue siendo muy apreciado, especialmente en Armenia. Es el patrón de Dubrovnik (Croacia). Su relación con Dubrovnik es única, ya que nunca visitó la ciudad. En 971, se le apareció en una visión a un lugareño advirtiéndole de que una fuerza veneciana estaba a punto de invadir la ciudad. Los habitantes de la ciudad respondieron con medidas defensivas y los venecianos, habiendo perdido el factor sorpresa, se marcharon.

¿Quién es el santo patrón de los problemas de garganta?

Blaise era venerado como patrón de las enfermedades de garganta en la Iglesia de Oriente en el siglo VI y en Occidente en el siglo IX, según la Enciclopedia Católica. El ritual de la bendición de las gargantas comenzó en el siglo XVI, cuando su culto estaba en su apogeo.

¿Quién es el santo que cura la garganta?

Blaise fue martirizado en el año 316. San Blas es conocido como el patrón de las enfermedades de garganta. Puede utilizar esta novena para pedir la intercesión de este santo médico en su vida.

  Oración por los matrimonios papa francisco

Nunca dejes de rezar a san blaise

Blas de Sebaste (armenio: Սուրբ Վլասի, Surb Vlasi; griego: Ἅγιος Βλάσιος, Hágios Blásios; latín: Blasius) fue un médico y obispo de Sebastea, en la Armenia histórica (actual Sivas, Turquía), venerado como santo y mártir cristiano.

Blasio es venerado como santo en las iglesias católica, ortodoxa oriental y ortodoxa oriental, y es el patrón de los peinadores de lana y de las enfermedades otorrinolaringológicas. En la Iglesia latina, su fiesta cae el 3 de febrero; en las Iglesias orientales, el 11.[1] Según las Acta Sanctorum, fue martirizado a golpes, torturado con peines de hierro y decapitado.

Marco Polo informó del lugar donde “Messer San Blas obtuvo la gloriosa corona del martirio”, Sebastea;[2] el santuario cercano al monte de la ciudadela fue mencionado por Guillermo de Rubruck en 1253.[3] Sin embargo, parece que ya no existe.

De sanador de dolencias corporales, san Blas pasó a ser experto en almas, retirándose durante un tiempo a una caverna donde permanecía en oración. Como obispo de Sebastea, Blaise instruyó a su pueblo tanto con su ejemplo como con sus palabras, y las grandes virtudes y la santidad del siervo de Dios fueron atestiguadas por muchos milagros. De todas partes acudía la gente a él para curar males corporales y espirituales[4] Se dice que curó animales (que acudían al santo por su cuenta para que los asistiera) y que fue asistido por animales.

San Blas curando el santo coche

Es posible que muchos católicos recuerden la festividad de San Blas por la Bendición de la Garganta que se celebraba ese día. Se bendicen dos velas, se mantienen ligeramente abiertas y se presionan contra la garganta mientras se pronuncia la bendición. Al parecer, la protección de San Blas a los enfermos de garganta se debe a una leyenda que cuenta que le llevaron a un niño que tenía una espina de pescado atascada en la garganta. El niño estaba a punto de morir cuando San Blas lo curó.

  Oración por los hermanos apartados

La leyenda de su vida, surgida en el siglo VIII, cuenta que nació en el seno de una familia rica y noble que lo educó cristianamente. Tras convertirse en obispo, comenzó una nueva persecución contra los cristianos. Recibió un mensaje de Dios para ir a las colinas y escapar de la persecución. Unos hombres que cazaban en las montañas descubrieron una cueva rodeada de animales salvajes que estaban enfermos. Entre ellos caminó Blaise sin miedo, curándolos de sus enfermedades. Reconociendo a Blaise como obispo, lo capturaron para llevarlo de vuelta a juicio. En el camino de vuelta, convenció a un lobo para que soltara a un cerdo que pertenecía a una pobre mujer. Cuando Blaise fue condenado a morir de hambre, la mujer, en agradecimiento, se coló en la prisión con comida y velas. Finalmente, Blaise fue asesinado por el gobernador.

San Blas papel h

Cita: “Por intercesión de San Blas, obispo y mártir, que Dios te libre de la enfermedad de la garganta y de cualquier otro tipo de enfermedad. En el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo. Amén”. Bendición tradicional de la garganta

Todas las Iglesias católicas del mundo honran la tradición de la Bendición de la Garganta el 3 de febrero, invocando a San Blas, martirizado hace diecisiete siglos. Un sacerdote cruza dos velas blancas en forma de “y” sobre la garganta y recita la invocación a San Blas para evitar las afecciones de garganta, que a menudo desembocan en enfermedades más graves, durante todo el año.

Blaise, obispo de Segeste, en Armenia (actual Turquía), era famoso por sus conocimientos médicos y su capacidad curativa. Se trasladó a una cueva para evitar la persecución por sus creencias cristianas. Cuando encontraba un animal enfermo, lo curaba con la señal de la cruz. Poco a poco, los animales acudían a él. Cuando un grupo de cazadores se topó con un grupo de osos, tigres y leones alrededor de la cueva, llevaron a rastras a Blaise ante el magistrado romano. Encarcelado por sus ideas cristianas, Blaise siguió curando a los enfermos con el signo de la cruz. Cuando una pobre mujer acudió a él porque el único cerdito que tenía se lo había llevado un lobo, Blaise le dijo que no se preocupara. El lobo le devolvió inmediatamente el cerdito. Más tarde, la mujer intentó recompensar a Blaise llevándole velas a la cárcel. Blaise le aconsejó que devolviera las velas y llevara una a la iglesia como ofrenda cada año, y así siempre gozaría de buena salud y fortuna.

  Plegaria para un difunto