Oración a san juan de dios por los enfermos

Oración de curación de San Juan Maximovitch

Patriarca y fiel servidor tuyo, tan abundante caridad hacia los pobres, que se consagró a su servicio convirtiéndose en su Padre: concédenos servir a tus miembros sufrientes con una caridad que nos merezca la recompensa de estar unidos para siempre en el Cielo contigo, nuestra Divina Cabeza, que vives y reinas con el Padre en la unidad del Espíritu Santo por los siglos de los siglos. Amén.

¡afligido! Tú, que como premio a tu caridad, mereciste servir a Jesucristo bajo la apariencia de un peregrino: alcánzanos la gracia de ver siempre a Jesucristo en la persona de nuestro prójimo, para que seamos dignos de recibir la bienaventuranza eterna prometida a los que sirven al Divino Maestro en la persona del enfermo. Amén.

“Hermanos, haced el bien mientras tengáis tiempo”. Aún así, no faltaron los abusos y las injurias por parte de los mal dispuestos. San Juan también tuvo que sufrir mucho por las calumnias y persecuciones. Esto, sin embargo, no le impidió continuar con su vida de sacrificio. A sus enemigos respondía siempre con mansedumbre, y los pensamientos de venganza le eran ajenos. “Si quiero salvarme -decía-, tarde o temprano tendré que perdonar a mis enemigos.

Patrona de los problemas cardíacos

… “Si mi pueblo, que lleva mi nombre, se humilla y ora y busca mi presencia y se vuelve de sus malos caminos, yo mismo oiré desde el Cielo y perdonaré sus pecados…” (2 Cr. 7:14) – “Verás que en la oración encontrarás más conocimiento, más luz, más fuerza, más gracia y virtud de lo que jamás podrías conseguir leyendo muchos libros, o con grandes estudios. No consideres nunca como perdido el tiempo que empleas en la oración. Descubrirás que en la oración Dios te comunica la luz, la fuerza y la gracia que necesitas…” (Sor Lucia dos Santos)

  Oración a los tres arcángeles san miguel gabriel y rafael

Querido San Juan, eres el patrono de todos los que sufren enfermedades del corazón. Rezamos por ellos para que encuentren ayuda para su enfermedad. También rezamos por todos los que están enfermos del corazón, ya sea por el pecado o por un anhelo no correspondido. Que encuentren y sigan la voluntad de Dios. Rezamos especialmente por (menciona tu petición).

Querido San Juan, te escapaste de casa cuando eras joven. Te pedimos que intercedas por todos los fugitivos, para que encuentren a quienes puedan ayudarles y no a quienes puedan hacerles daño. Que nosotros tampoco intentemos huir de las realidades de la vida. Te pedimos especialmente por (menciona tu petición).

Oracion a san juan de dios por los enfermos del corazon

Mercenario portugués que luchó en varias guerras, vendió esclavos y vivió duramente, Juan era conocido por “pensar con el corazón” actuando impulsivamente. A los 40 años, retirado del ejército y librero en Granada, escuchó un sermón que cambió su vida. Se volvió tan extremista en la dedicación a su vida religiosa como antes lo había sido a su vida de soldado. Puso a prueba los límites físicos de su propio corazón sirviendo a los enfermos y a los pobres con un fervor intenso. Los enfermos del corazón lo invocan como protección contra los infartos.

  Oración poderosa de la mañana al levantarse

San Juan de Dios, celestial Patrono de los Enfermos, acudo a ti en oración para solicitar tu ayuda en mi enfermedad actual. Por el amor que Jesús te tuvo al elegirte para la sublime vocación de servir a los enfermos, y por el tierno afecto con que la Santísima Virgen María puso sobre tu cabeza una corona de espinas como símbolo de los sufrimientos que habrías de padecer en el servicio de los enfermos para alcanzar tu corona de gloria, te ruego que intercedas por mí ante Jesús y María para que me concedan la curación, si esto fuera conforme a la Voluntad de Dios.

Estampa de san juan de dios

San Juan de Dios, te honro como Patrono de los Enfermos, especialmente de aquellos que están afligidos por enfermedades del corazón. Te elijo para que seas mi patrono y protector en mi enfermedad actual. A ti confío mi alma, mi cuerpo, todos mis intereses espirituales y temporales, así como los de los enfermos de todo el mundo. A ti consagro mi mente, para que en todas las cosas sea iluminada por la fe sobre todo en aceptar mi cruz como una bendición de Dios; mi corazón, para que lo mantengas puro y lo llenes del amor a Jesús y a María que ardía en tu corazón; mi voluntad, para que como la tuya, sea siempre una con la Voluntad de Dios.

Buen San Juan, te honro como modelo de penitentes, pues recibiste la gracia de renunciar a una vida pecaminosa y expiar tus pecados con incansables trabajos en favor de los pobres y enfermos. Obtén para mí la gracia de Dios de estar verdaderamente arrepentido de mis pecados, de expiarlos y de no ofender nunca más a Dios. Ayúdame a dominar mis malas inclinaciones y tentaciones, y a evitar toda ocasión de pecado. Por tu intercesión, obtén de Jesús y de María la gracia de cumplir fielmente todos los deberes de mi estado de vida y de practicar las virtudes necesarias para mi salvación. Ayúdame a pertenecer a Dios y a la Virgen en la vida y en la muerte por el amor perfecto. Que mi vida, como la tuya, transcurra en el servicio incansable a Dios y al prójimo.

  Una oración con aprendizaje