Oración antes de comer cristiana

Oración judía antes de comer

Dios amoroso, bendice a todos los que nos hemos reunido hoy aquí en amistad y compañerismo. Gracias por las bendiciones de los dones individuales y colectivos que Dios nos ha dado. Pon en nuestros corazones el deseo de marcar la diferencia en nuestras familias, en nuestra comunidad, en nuestro país y en las muchas culturas y pueblos de todo el mundo. Danos equilibrio en tiempos de distracción e incertidumbre. Ayúdanos a avanzar hacia nuestros objetivos con determinación y siempre con abundante sentido del humor. Gracias por la comida en un mundo donde muchos sólo conocen el hambre; por nuestra fe en un mundo donde muchos conocen el miedo; por los amigos en un mundo donde muchos sólo conocen la soledad. Por favor, bendice esta comida que vamos a compartir, a quienes la han preparado, a quienes la sirven y a quienes han trabajado para que hoy sea una ocasión especial. Por todo ello te damos gracias. – Izola White

Que esta comida restaure nuestras fuerzas, dando nueva energía a los miembros cansados, nuevos pensamientos a las mentes fatigadas. Que esta bebida restaure nuestras almas, dando nueva visión a los espíritus secos, nuevo calor a los corazones fríos. Y una vez refrescados, que te demos un nuevo placer a ti, que nos das todo.

¿Cómo dan los cristianos las gracias antes de comer?

Señor Dios, Padre celestial, bendícenos a nosotros y a estos dones tuyos que recibimos de tu generosa bondad, por Jesucristo, nuestro Señor. Amén”. O, alternativamente: “Los ojos de todos te miran, Señor, y tú les das su alimento a su debido tiempo.

¿Qué es rezar antes de comer?

La oración antes de comer es una oportunidad para dar gracias a Dios por la comida que nos proporciona con la vista puesta en el alimento espiritual que nos proporciona en Jesucristo.

¿Qué dicen los cristianos antes de comer?

Bendícenos, oh Dios. Bendice nuestra comida y nuestra bebida. Ya que nos has redimido y liberado del mal, así como nos has hecho partícipes de este alimento, haznos partícipes de la vida eterna.

  Oración a los siete arcángeles para pedir ayuda

Breve oración antes de la comida

Me encanta encontrar formas de sentir a Dios en mi día, ya sea yendo a trabajar o preparando la cena. Me aseguro de estar conectada con Él escuchando relatos bíblicos, sermones, rezando y cantando canciones de alabanza. Todas las aplicaciones que pruebo las introduzco en mi vida cotidiana para poder sentir su utilidad en el día a día.

Como cristianos, deberíamos adquirir el hábito de rezar durante las comidas antes de comer. Es necesario mostrar nuestra gratitud a Dios incluso en los aspectos más básicos de nuestra vida.Debemos comprender que es Dios quien nos proporciona el alimento y eso es algo hermoso. Porque creemos en Él, no nos falta comida. Dios cuida de Su creación y, una de las formas en que lo hace es proveyendo alimento. Veamos brevemente un versículo de la Biblia que muestra el cuidado de Dios hacia nosotros: “Considerad los cuervos: no siembran ni cosechan, no tienen ni almacén ni granero, y sin embargo Dios los alimenta. Cuánto más valéis vosotros que las aves!”. Lucas 12:24Muchas personas ahí fuera son pobres y no tienen lo suficiente para mantenerse. Otros que tienen comida son discapacitados y no pueden comer. Porque Dios es bueno todo el tiempo, Él ha provisto para nosotros y nos ha mantenido en buena salud. Debemos mostrar agradecimiento orando por nuestra comida, con nuestros corazones sinceramente agradecidos y contentos. También podemos mostrar agradecimiento dando a los necesitados.

Divertidas oraciones de mesa

La mayoría de nosotros aprendimos a rezar antes de las comidas hace mucho tiempo. Los padres enseñan a sus hijos pequeños a rezar antes de las comidas y, a veces, incluso después. Esta oración antes de las comidas a veces se llama “gracia”, como en “vamos a dar las gracias”, que viene de la palabra latina gratia, que significa “gracias”.

  Oración para descruzar

La costumbre de rezar durante la comida es muy antigua en nuestra tradición religiosa. Incluso antes de Jesús, que rezó sobre las ofrendas de la Última Cena y sobre las ofrendas de la multiplicación de los panes y los peces, los antiguos judíos rezaban sobre sus comidas.

En Deuteronomio 8:10, vemos la antigua orden dada a la oración en las comidas atribuida a Moisés: “Pero cuando hayas comido y estés satisfecho, debes bendecir al Señor, tu Dios, por la buena tierra que te ha dado”. Los judíos modernos llaman a esto el Birkat HaMazon (“bendición sobre la alimentación”).

Siguiendo esta tradición, así como la costumbre de las oraciones de Jesús durante la comida, los primeros cristianos rezaban sobre sus propias comidas. Varios de los primeros Padres de la Iglesia mencionaron la necesidad de rezar antes de las comidas, tanto en acción de gracias como por el deseo natural de adorar a Dios. Por ejemplo, Tertuliano, que vivió y escribió a principios del siglo III, señaló en su tratado “Sobre la oración” que “conviene a los creyentes no tomar alimento… antes de interponer una oración; porque los refrigerios y los alimentos del espíritu deben tener prioridad sobre los de la carne, y las cosas celestiales sobre las terrenales” (capítulo 25).

Oraciones cristianas

A continuación se reúnen una serie de oraciones breves para la hora de la comida procedentes de distintas tradiciones de la fe cristiana, que incluyen gracias anglicanas y celtas (incluida la “Gracia de Selkirk”). También hay algunos buenos ejemplos bíblicos de oraciones de acción de gracias por la comida, dos oraciones breves para rezar antes de comer, una antigua bendición judía para la comida y oraciones de invocación inspiradoras:-

Señor, te damos gracias por los dones de tu generosidad que disfrutamos en esta mesa. Así como nos has provisto en el pasado, que nos mantengas a lo largo de nuestras vidas. Mientras disfrutamos de tus dones, que nunca nos olvidemos de los necesitados.

  Oración a san judas tadeo para ganar la lotería

Gracia irlandesa Bendice, Señor, este alimento que vamos a comer; y te rogamos, oh Dios, que sea bueno para nuestro cuerpo y para nuestra alma; y si hay algún pobre hambriento o sediento caminando por el camino, envíanoslo para que podamos compartir la comida con él, igual que Tú compartes tus dones con todos nosotros.

Por ejemplo, en la comida de los cinco mil, presentó la comida ante el cielo, dio gracias, y de cinco panes y dos peces, se dice que fueron alimentados cinco mil hombres (sin incluir a sus familias). En la última cena, cuando era consciente de su próximo sufrimiento, Jesús se acuerda de dar gracias por la comida: