Oración antigua a la virgen de los dolores

Devoción a Nuestra Señora de los Dolores

La Santísima Virgen María reveló a Santa Brígida de Suecia (1303-1373) que se conceden siete gracias a las almas que la honran diariamente rezando siete Avemarías y meditando en sus lágrimas y dolores.

7) He obtenido (Esta Gracia) de mi divino Hijo, que aquellos que propaguen esta devoción a mis lágrimas y duelos, serán llevados directamente de esta vida terrenal a la felicidad eterna ya que todos sus pecados serán perdonados y mi Hijo y yo seremos su consuelo y gozo eternos.

San Alfonso de Ligorio da testimonio de revelaciones complementarias dadas por Nuestro Señor a Santa Isabel de Hungría (1207-1231) donde Jesús promete además cuatro gracias especiales a los que se dedican a los sufrimientos de la Madre corredentora:

Una letanía es una forma muy conocida y apreciada de petición responsiva, usada en servicios litúrgicos públicos, y en devociones privadas, para necesidades comunes de la Iglesia, o en calamidades – para implorar la ayuda de Dios o aplacar Su justa ira.

Oremos: – Oh Dios, en cuya Pasión, según la profecía de Simeón, una espada de dolor atravesó la dulcísima alma de tu gloriosa Santísima Virgen Madre María: concédenos, a nosotros que celebramos la memoria de sus Siete Dolores, obtener el feliz efecto de tu Pasión, que vives y reinas por los siglos de los siglos, Amén.

¿Cuál es la oración tradicional a la Virgen de los Dolores?

Concédenos, Señor Jesucristo, que la Santísima Virgen María, tu Madre, cuya alma santísima fue atravesada por la espada del dolor en la hora de tu propia Pasión, interceda por nosotros ante el trono de la Misericordia, ahora y en la hora de nuestra muerte. Amén.

¿Cuál es la antigua oración a la virgen?

“A Tu protección (defensa, asistencia) acudimos, oh Santa Madre de Dios. No desprecies nuestras súplicas en las dificultades, mas líbranos siempre de todos los peligros, oh gloriosa y bendita Virgen”.

Letanías

El Rosario de los Siete Dolores consta de 7 grupos de 7 cuentas, con 3 cuentas adicionales y un Crucifijo. Reza cada uno de los dolores a continuación seguidos de 7 Avemarías. Los 7 grupos de 7 Avemarías se recitan en recuerdo de los 7 Dolores de María:

  Oración al espíritu del odio para separar a dos personas

1. 1. La profecía de Simeón.2. La huida a Egipto.3. La pérdida del Niño Jesús en el Templo.4. María se encuentra con Jesús cargado con su cruz.5. La Crucifixión6. María recibe el Cuerpo de Jesús de la cruz7. El Cuerpo de Jesús es depositado en un sepulcro.

Oremos:Señor Jesús, imploramos ahora, tanto para el presente como para la hora de nuestra muerte, la intercesión de la Santísima Virgen María, tu Madre, cuya santa alma fue atravesada en el momento de tu pasión por una espada de dolor. Concédenos este favor, oh Salvador del mundo, que vives y reinas con el Padre y el Espíritu Santo, por los siglos de los siglos. Amén.

He aquí las 7 gracias especiales:1. Concederé la paz a sus familias.2. Serán iluminados sobre los divinos misterios.3. Los consolaré en sus penas y los acompañaré en sus trabajos.4. Les daré cuanto pidan con tal que no se oponga a la adorable voluntad de mi divino Hijo ni a la santificación de sus almas.5. Los defenderé en sus batallas espirituales contra el enemigo infernal y los protegeré en cada instante de sus vidas.6. Los ayudaré visiblemente en los momentos más difíciles de sus vidas. . les ayudaré visiblemente en el momento de su muerte; verán el rostro de su madre.7. He obtenido (esta gracia) de mi divino Hijo, que aquellos que propaguen esta devoción a mis lágrimas y dolores, serán llevados directamente de esta vida terrenal a la felicidad eterna ya que todos sus pecados les serán perdonados y mi Hijo y yo seremos su consuelo y gozo eternos.

Nuestra señora de los dolores oración ewtn

La devoción a Nuestra Señora de los Dolores es muy antigua y a lo largo del tiempo se han desarrollado costumbres piadosas para entrar en el corazón de María que fue traspasado para que “de muchos corazones salgan pensamientos” (Lucas 2, 35). Una de estas costumbres debe su origen a la Orden de los Servitas, fundada por un grupo llamado los Siete Santos Fundadores en 1233. Desde el principio buscaron vivir una vida dedicada a Nuestra Señora de los Dolores. A través de su espiritualidad desarrollaron lo que se ha llamado el “Rosario Servita”, también conocido como la “Coronilla de los Siete Dolores de María”. Recuerda siete acontecimientos de la vida de María en los que experimentó un gran dolor. Son los siguientes

  Porque es importante la oración en la vida del cristiano

Oración introductoria: Dios mío, te ofrezco este Rosario para tu gloria, para honrar a tu Santa Madre, la Santísima Virgen, para compartir y meditar sus sufrimientos. Te ruego humildemente que me des verdadero arrepentimiento de todos mis pecados. Dame sabiduría y humildad, para que pueda recibir todas las indulgencias contenidas en esta oración.

Acto de Contrición: Oh Dios mío, siento de todo corazón haberte ofendido, y detesto todos mis pecados porque temo la pérdida del Cielo y las penas del infierno; pero sobre todo porque te ofenden a Ti, Dios mío, que eres todo bondad y mereces todo mi amor. Resuelvo firmemente, con la ayuda de Tu gracia, confesar mis pecados, hacer penitencia y enmendar mi vida. Amén.

Oración de Nuestra Señora de los Dolores

Nuestra Señora de los Dolores, o Nuestra Señora de los Siete Dolores, es un nombre utilizado para la Virgen María, un título utilizado por deferencia a los muchos acontecimientos dolorosos de su vida. Las prácticas dirigidas a los Siete Dolores de María son devociones muy populares entre los católicos, y muchas oraciones y rituales están dedicados a María en esta forma.

Las diversas prácticas devocionales y oraciones dedicadas a Nuestra Señora de los Dolores se centran en el ejemplo que da María de mantener una fe y una devoción firmes frente a una angustia y un dolor casi indescriptibles. La Iglesia moderna celebra la fiesta de Nuestra Señora de los Dolores cada 15 de septiembre.

En esta oración a Nuestra Señora de los Dolores, los creyentes recuerdan el dolor sufrido tanto por Cristo en la Cruz como por María al contemplar la crucifixión de su Hijo. Al recitar la oración, pedimos la gracia de unirnos a ese dolor, para que podamos despertar a lo que es verdaderamente importante: no las alegrías pasajeras de esta vida, sino la alegría duradera de la vida eterna en el Cielo.

  Oración para que me llame pronto

Oh Santísima Virgen, Madre de Nuestro Señor Jesucristo: por el dolor sobrecogedor que experimentaste cuando presenciaste el martirio, la crucifixión y la muerte de tu divino Hijo, mírame con ojos de compasión, y despierta en mi corazón una tierna conmiseración por esos sufrimientos, así como una detestación sincera de mis pecados, para que, despojado de todo afecto indebido por las alegrías pasajeras de esta tierra, suspire por la Jerusalén eterna, y que en adelante todos mis pensamientos y todas mis acciones se dirijan a este único y más deseable objeto.