Oración católica en momentos de angustia y miedo

Oración católica de milagro financiero

Share on LinkedInOración al Padre Pío por la ansiedad, el miedo y la preocupación – Padre Pío, obtén para mí la ayuda que necesito, para estar libre de ansiedad, libre de miedo y libre de preocupación – Te doy gracias porque en mi angustia y ansiedad puedo llamarte y Tú responderás – Padre Pío, no dejes que la ansiedad y la preocupación abrumen el bien. Haz que el amor venza al odio y que el bien triunfe siempre sobre el mal.

Padre Pío, alcánzame del Señor la ayuda que necesito para liberarme de la angustia, del miedo y de la preocupación. Señor, gracias por enviar a tu Hijo para reconstruir nuestra vida, y a tu Espíritu para iluminarla. Señor mío, Jesucristo, quiero abrir las puertas de mi ser y de mi existencia.

Pongo a tus pies mis preocupaciones: el miedo que siento hacia los demás y la inquietud de dar una mala impresión de mí a los demás. Líbrame de la ansiedad, del miedo a enfrentarme a un futuro incierto y a situaciones difíciles. Si Tú estás conmigo, ¿a quién temeré?

También pongo a tus pies mis inseguridades: la angustia de ser rechazado por los demás, las dudas sobre mí mismo, los complejos de inferioridad, el desprecio que a veces siento hacia mí mismo y hacia la vida. Me dirijo a ti, Padre Pío, con un corazón rebosante de confianza. Muéstrame una vez más tu amor. Alcánzame del Señor la ayuda que necesito para liberarme del desaliento, de la fatiga espiritual, de mis inseguridades y de la desesperación.Llena mi corazón de tu paz y serenidad, calma mi alma y dame descanso. Alivia mi mente de preocupaciones e inquietudes, calma mi corazón.

  Oración para sanar la soberbia

Oración católica para situaciones difíciles

La oración puede ayudarnos a ver el panorama general y a sentirnos reconfortados por el amor de Dios cuando las cosas no van como queremos. Si necesitas consuelo, ayuda u orientación, estás preocupado o sufres una pérdida, o te enfrentas a la incertidumbre, estas oraciones te ayudarán. Esperamos que te resulten alentadoras.

Ayúdame a no temer el futuro, sino a confiar con valentía en que Tú tienes el control cuando mis emociones me hunden y cuando estoy desesperado. Y cuando no pueda hablar y no sepa qué decir, ayúdame a “Callar y saber que Tú eres Dios”.

No te entiendo, ni siquiera sé si creo en ti, pero este es mi grito a ti, quienquiera que seas, me imagino que si eres tan grande como la gente dice que eres, no te vas a ofender si hago las cosas mal.

Dios, ayúdame a confiarte mis decisiones y mi futuro. Permíteme apoyarme en ti con todo mi corazón en lugar de confiar en mi propia comprensión imperfecta. Dame una guía clara en mi vida. Te pido ayuda para dirigir mi camino. Dame la confianza de que tu dirección es siempre el mejor camino a seguir. En el nombre de Jesús, Amén.

Oración para tiempos difíciles

La ansiedad y la depresión van en aumento. Incluso las personas llenas de fe y devotas cristianas se enfrentan a menudo a dificultades con la ansiedad, el miedo y la tristeza. Sin embargo, no estamos solos cuando experimentamos la angustia interior del sufrimiento mental. Jesús mismo sudó sangre en el Huerto de Getsemaní mientras se sumergía en oración, preparándose para su inminente Pasión y muerte en la Cruz. Nuestra Santísima Madre también encontró mucho sufrimiento, dolor y ansiedad, como anunció el profeta Simeón en la Presentación de Nuestro Señor. “Y a ti misma te atravesará una espada”, advirtió a María, prediciendo que sentiría los efectos del sufrimiento que iba a padecer su Hijo. Sin duda, gran parte del sufrimiento de Jesús y María

  Oración para quitar el mal de ojo en adultos

sería aflicción del alma, ya que soportaron las pruebas y tribulaciones de sus vidas en la tierra y los efectos devastadores de la Pasión y muerte de Jesús. Habiendo experimentado este sufrimiento, sin duda pueden entender y relacionarse con las dificultades de aquellos de nosotros que sufrimos en la mente o en el espíritu.

Oraciones de ángeles católicos

“Cuando una mujer está de parto, siente angustia porque ha llegado su hora; pero cuando ha dado a luz a un niño, ya no recuerda el dolor por su alegría de que haya nacido un niño en el mundo. Así también vosotros estáis ahora angustiados. Pero volveré a veros, y se alegrará vuestro corazón, y nadie os quitará vuestra alegría.” Juan 16:21-22

Una experiencia de angustia, ¿significa que no estás en gracia de Dios? ¿Significa que Dios te ha abandonado? ¿O significa que estás haciendo algo mal? Por supuesto que no. De hecho, todo lo que tenemos que hacer es mirar la vida de Jesús para ver que este no es el caso. Él estuvo en constante angustia a lo largo de su vida terrenal, mientras se adentraba cada vez más en la misión de su Padre. Justo antes de su ministerio público estuvo angustiado durante cuarenta días en el desierto. A lo largo de su ministerio público, experimentó la angustia y el agotamiento de su vida terrenal. Experimentó la crítica de los demás, la incomprensión, el ridículo, el rechazo, el trato duro y mucho más. Al final, conocemos Su destino en la Cruz.

  Oración del puro para limpieza