Oración de buenas noches para mis hijos

Breve oración para acostar al niño

Rezar la oración antes de acostarse con tus hijos es una forma estupenda de inculcarles el hábito de la oración. Mientras rezáis juntos, puedes explicarles qué significa cada oración y cómo pueden hablar con Dios y depender de él para todo en la vida.

Estas sencillas oraciones para que los niños recen por la noche contienen rima y cadencia para que los pequeños disfruten aprendiendo a rezar antes de acostarse. Comience a construir una base importante para el futuro mientras guía a sus pequeños en estas oraciones antes de acostarse.

La Biblia da esta instrucción a los padres en Proverbios 22:6: “Dirige a tus hijos por el buen camino, y cuando sean mayores no lo abandonarán”. Enseñar a tus hijos a rezar antes de acostarse es una forma excelente de dirigirlos por el buen camino y ayudarles a desarrollar una relación con Dios para toda la vida.

Padre celestial, en lo altoPor favor, bendice a esta niña que amo.Déjala dormir toda la nocheY que sus sueños sean pura delicia.Cuando se despierte, estate a su ladoPara que pueda sentir tu amor en su interior.A medida que crezca, por favor, no la sueltesPara que sepa que sostienes su alma.Amén.

¿Cuál es una buena oración nocturna para mis hijos?

Ahora me acuesto a dormir

Ruego al Señor que guarde mi alma. Que Dios me guarde durante la noche, Y me despierte con la luz de la mañana. Amén.

¿Cuál es la mejor oración para los niños?

Padre celestial, que mi hijo no tema, porque tú estás con él. Cuando pongo a mis hijos en tus poderosas y amorosas manos, dame paz, sabiendo que estás a su lado. Por favor, sustituye sus miedos por la fuerza y el coraje para afrontar cualquier cosa que les traiga el día. Da a mis hijos la sensación real de que Jesús está con ellos.

  Oración para las almas en pena

¿Cómo rezas por los niños antes de acostarse?

Oración para pedir a Dios que proteja a la niña mientras duerme

Padre celestial lleno de gracia, nuestra niña está a salvo en su cama, descansando no sólo bajo las sábanas, sino en tus poderosos brazos. Abrázala y guárdala mientras duerme, y ayúdala a despertarse renovada y preparada para crecer cada vez más a imagen de Jesucristo.

Oración para la hora de acostarse del niño católico

Gracias Dios, por este día, Gracias por nuestra familia. Te pedimos perdón por las cosas que hicimos y que no te hicieron feliz. Ayúdanos a ser mejores personas, ayúdanos a amarnos los unos a los otros. Ayúdanos a honrarte, Padre nuestro. Bendice a los pueblos del mundo. Bendice a nuestros seres queridos, lejanos y cercanos. Por último, elevamos a Ti esta petición para que la escuches: (Inserta cualquier intención especial) Te amamos, Señor.

Querido Dios, mientras me acuesto para dormir, relaja la tensión de mi cuerpo; calma la inquietud de mi mente; aquieta los pensamientos que me preocupan y me desconciertan. Ayúdame a descansar yo y todos mis problemas en tus brazos fuertes y amorosos. Permite que tu Espíritu hable a mi mente y a mi corazón mientras duermo, para que, cuando me despierte por la mañana, encuentre que he recibido en la noche luz para mi camino; fuerza para mis tareas; paz para mis preocupaciones; perdón para mis pecados. Concédeme dormir esta noche, y mañana poder para vivir.

Querido Dios, te damos gracias esta noche por el buen día y por la manera tan especial en que cuidas de nosotros todo el tiempo. Gracias por los ratos divertidos fuera y los ratos tranquilos dentro, y por ayudarnos a aprender cosas nuevas cada día.

Oraciones fáciles para niños pequeños

Skip to contentComo padre, una de tus responsabilidades hacia tu querido hijo es asegurarte de que está bien. Le gustaría saber cómo le ha ido el día y cómo puede ayudarle a pasar una buena noche. Te gustaría saber cómo le ha ido el día y cómo puedes ayudarle a pasar una buena noche. Sus experiencias nocturnas pueden, de un modo u otro, repercutir en el día siguiente. Por eso es esencial asegurarse de que pase una buena noche. Es estupendo saber que estás aquí por ese motivo, pero más estupendo aún es saber que quieres rezar por él en lugar de limitarte a decir “buenas noches”.Nunca se insistirá lo suficiente en el poder de las oraciones. Usted es el padre o la madre perfecto que ha pensado en llevar a su hijo a la noche con oraciones. Es por eso que se le ha concedido libre acceso a las mejores oraciones de buenas noches para mi hijo aquí. Si usted está lejos de él y quiere preservar su noche con oraciones o si usted está bajo el mismo techo y quiere hacerle sentir seguro y especial, las oraciones aquí son perfectas para su uso. No dude en consultarlas y hacer su elección. Y por favor, tenga en cuenta que las oraciones son adecuadas tanto para su hijo adulto como para su hijo pequeño.Contenido hide1

  Oración para que mi esposo cambie su forma de ser

Oraciones diarias para los niños

¿Tiene usted también en casa la costumbre de rezar la oración antes de acostarse? Si no es así, debe saber por qué es un buen hábito para inculcar a sus hijos. Rezar la oración antes de acostarse cada noche puede ayudar al niño a desarrollar el hábito de rezar con regularidad y a reflexionar sobre sus pensamientos, comportamiento y acciones del día. Enseñar a tu hijo a rezar antes de acostarse puede ser muy beneficioso. Si usted es religioso y quiere enseñar su religión también a su hijo, la oración antes de acostarse es una buena manera de empezar. Esto no sólo ayudará a su hijo a aprender buenos pensamientos, sino que también le recordará que hay un verdadero amigo en el cielo que es poderoso, cree en la bondad y no teme al mal.

  Oración para que regrese el ser amado en 3 días

Los estudios han demostrado que dedicar un tiempo cada noche a la autorreflexión y a la oración reduce los niveles de estrés tanto en adultos como en niños. Rezar aumenta la sensación de calma y bienestar, reduciendo así los efectos nocivos del estrés. Rezar también puede anular los efectos negativos del estrés sobre la salud física.

Las investigaciones han descubierto que las personas que rezan con regularidad tienen mejor disciplina y autocontrol que las que no rezan. Los estudios también han demostrado que los niños que rezan con regularidad son menos propensos a las rabietas y más disciplinados.