Oración de consagración a la virgen de la asunción

Novena de la Asunción pdf

Oh Virgen inmaculada, Madre de Dios y Madre de la humanidad, creemos con todo el fervor de nuestra fe en tu asunción triunfal en cuerpo y alma al cielo, donde te aclaman como reina todos los coros de ángeles y todas las legiones de santos; nos unimos a ellos para alabar y bendecir al Señor que te ha exaltado sobre todas las demás criaturas puras y para ofrecerte el tributo de nuestra devoción y nuestro amor.

Sabemos que tu mirada, que en la tierra veló por la humilde y doliente humanidad de Jesús, en el cielo se llena con la visión de esa humanidad glorificada y con la visión de la sabiduría increada, y que el gozo de tu alma en la contemplación directa de la adorable trinidad hace palpitar tu corazón con una ternura sobrecogedora; y nosotros, pobres pecadores cuyo cuerpo lastra el vuelo del alma, te suplicamos que purifiques nuestros corazones para que, mientras permanezcamos abajo, aprendamos a ver a Dios y sólo a Dios en las bellezas de sus criaturas.

Confiamos en que tus ojos misericordiosos se dignen contemplar nuestras miserias y angustias, nuestras luchas y debilidades; que tu semblante sonría ante nuestras alegrías y victorias; que oigas la voz de Jesús que te dice de cada uno de nosotros, como un día te dijo de su discípulo amado:

¿Cuál es la oración a la Virgen de la Asunción?

Madre mía, subida al Cielo, te quiero. Dame un amor más grande por Jesús y por ti. María, Asunta al Cielo y Reina del Universo, siempre Virgen Madre de Dios, alcánzanos la paz y la salvación con tus oraciones, porque has dado a luz a Cristo Señor, Salvador de todos los hombres.

  Oración del tabaco para la suerte

¿Qué oración se recita en la fiesta de la Asunción de María?

La oración de Fátima: “Oh Jesús mío, perdona nuestros pecados, sálvanos del fuego del infierno y conduce a todas las almas al Cielo, especialmente a las más necesitadas de Tu Misericordia”. ¡La Salve, Santa Reina: ¡Salve, Santa Reina, Madre de Misericordia! nuestra vida, nuestra dulzura y nuestra esperanza!

Letanía de la asunción

Oh María, Madre de Dios y Madre nuestra, en este tiempo de prueba nos dirigimos a ti. Como Madre nuestra, nos amas y nos conoces: no se te oculta ninguna preocupación de nuestro corazón. Madre de misericordia, ¡cuántas veces hemos experimentado tu cuidado vigilante y tu presencia serena! Nunca dejas de guiarnos hacia Jesús, Príncipe de la paz.

Sin embargo, nos hemos desviado de ese camino de paz. Hemos olvidado la lección aprendida de las tragedias del siglo pasado, el sacrificio de los millones de caídos en dos guerras mundiales. Hemos hecho caso omiso de los compromisos que adquirimos como comunidad de naciones. Hemos traicionado los sueños de paz de los pueblos y las esperanzas de los jóvenes. Hemos enfermado de codicia, hemos pensado sólo en nuestras propias naciones y en sus intereses, hemos crecido indiferentes y atrapados en nuestras necesidades y preocupaciones egoístas. Elegimos ignorar a Dios, contentarnos con nuestras ilusiones, volvernos arrogantes y agresivos, suprimir vidas inocentes y almacenar armas. Dejamos de ser guardianes de nuestro prójimo y administradores de nuestra casa común. Hemos devastado el jardín de la tierra con la guerra y, con nuestros pecados, hemos roto el corazón de nuestro Padre celestial, que desea que seamos hermanos y hermanas. Nos hemos vuelto indiferentes a todos y a todo, excepto a nosotros mismos. Ahora con vergüenza clamamos ¡Perdónanos, Señor!

  Oración por los matrimonios papa francisco

Oración de Nuestra Señora de la Asunción

Consagrarse significa ponerse al servicio de Dios. La Iglesia siempre ha preconizado consagrarse a Jesucristo por medio de la Santísima Virgen María, modelo perfecto de seguimiento.

Desde la primera oración conocida a María, el Sub Tuum Praesidium (c. 200), pasando por San Juan Damasceno (m. 750), hasta San Luis de Montfort (m. 1716), la devoción a María y la consagración total a Ella tienen raíces antiquísimas. En nuestros tiempos, el Papa Juan Pablo II recomendaba un “acto de entrega” a María (su lema papal era un entusiasta Totus Tuus-“Totalmente tuya”). San Maximiliano Kolbe añade una fuerte dimensión misionera a la consagración mariana.

La consagración mariana, por tanto, no es una espiritualidad arcaica, sino un medio vivo y activo de hacer avanzar la Fe como Pueblo de Dios. No es una “devoción” más, sino una espiritualidad completa, que no se emprende a la ligera.

En 1992, el Santo Padre desarrolló aún más nuestra comprensión de esta consagración. Al morir por otro y “consagrar su vida a la Virgen lmmaculada”, San Maximiliano se ha convertido, sugirió el Santo Padre, en un “profeta y un signo de la nueva era, la civilización del amor”. San Juan Pablo II refrendó el ejemplo kolbeo de la Consagración Mariana como elemento crítico de la “Nueva Evangelización” para el tercer milenio cristiano, y a San Maximiliano como principal intercesor.

Novena de la Asunción ewtn

María, Reina asunta al cielo en cuerpo y alma, eleva mi corazón contigo, en la gloria de tu Asunción, por encima del toque espantoso del pecado y de la impureza. Enséñame cuán pequeña se vuelve la tierra vista desde el cielo. Hazme comprender que la muerte es la puerta triunfal por la que pasaré a tu Hijo, y que algún día mi cuerpo se reunirá con mi alma en la dicha sin fin del cielo. Te pido este favor: (Menciona tu petición).Cuando haya llegado la hora de mi muerte, condúceme sano y salvo a la presencia de Jesús para gozar de la visión de mi Dios por toda la eternidad junto a ti.Amén.

  Una oración con habilidad