Oración de efusión del espiritu santo

ORACIÓN – LA EFUSIÓN DEL ESPÍRITU SANTO

Su transacción es segura Trabajamos duro para proteger su seguridad y privacidad. Nuestro sistema de seguridad de pagos encripta su información durante la transmisión. No compartimos los datos de su tarjeta de crédito con terceros y no vendemos su información a terceros. Más información

Descripción del producto De la contraportada El fin de los tiempos ha llegado. Dios está a punto de traer el gran final y ¡será la mayor producción del Espíritu de Dios en la historia de la raza humana! Ha llegado el momento de recoger la cosecha de las almas de la tierra en la familia de Dios. Dios ha prometido la primera y la segunda lluvia del Espíritu para traer a los Perdidos. Somos bendecidos no sólo por ser testigos de esta plenitud del poder de Dios, sino por ser aquellos a través de los cuales fluirá Su poder.

Oraciones para invitar al Espíritu Santo a su vida

Y sucederá después que derramaré mi Espíritu sobre toda carne; vuestros hijos y vuestras hijas profetizarán, vuestros ancianos soñarán sueños y vuestros jóvenes verán visiones. Incluso sobre los siervos y las siervas en aquellos días derramaré mi Espíritu…. Y sucederá que todo el que invoque el nombre del Señor se salvará. (Joel 2:28-29, 32)

Pedro citó al profeta Joel en Hechos 2:17-21 en su sermón del Día de Pentecostés. Ese día, 3.000 personas creyeron en Jesús, lo que dio origen a la Iglesia. Que nosotros, como seguidores de Jesús, miremos esta historia y digamos: “¡Hazlo otra vez, Jesús!”. Creyendo por fe que Dios puede y derramará su Espíritu sobre el mundo musulmán en todo el mundo dando como resultado iglesias sanas, vibrantes y que se reproduzcan.

  Oración a San Juan Retornado para enemigos

Efusión del Espíritu Santo -Oración del viernes

Leamos, pues, algo acerca de la efusión del Espíritu Santo sobre los creyentes primitivos en el sagrado día de Pentecostés. Versículos 1-4. “Cuando llegó el día de Pentecostés, estaban todos reunidos en un mismo lugar. Y de repente vino del cielo un estruendo como de un viento recio que soplaba, el cual llenó toda la casa donde estaban sentados. Y se les aparecieron lenguas repartidas, como de fuego, que se asentó sobre cada uno de ellos. Y fueron todos llenos del Espíritu Santo, y comenzaron a hablar en otras lenguas, según el Espíritu les daba que hablasen.” Cuando examinamos detenidamente las Sagradas Escrituras, encontramos que en ellas se hace mención de tres manifestaciones muy peculiares de la majestad y gloria divinas, en las que Dios se reveló de una manera más que ordinaria.

La primera de estas manifestaciones, que fue hecha al pueblo de Israel, tuvo lugar en el primer día de Pentecostés del Antiguo Testamento, en el quincuagésimo día después de la salida de los hijos de Israel de Egipto, cuando el Señor descendió sobre el monte Sinaí, y se reveló, con gran majestad, a tantos miles de hijos de los hombres del monte, con el sonido de una fuerte trompeta, con truenos y relámpagos, y con terremotos, de tal manera, que todo el monte tembló y humeó; como podemos leer en el capítulo xx del Éxodo. xx.

  Oración antigua para curar el mal de ojo

La efusión del Espíritu Santo | Película Completa | Dr. Neil Hudson

La Asamblea General de la Iglesia de Escocia comienza este fin de semana (22 de mayo), que es el fin de semana de Pentecostés. Creo que esto es significativo y la base de mi llamamiento pidiéndoos que recéis para que la Iglesia se llene a rebosar del Espíritu Santo. Necesitamos personas llenas del Espíritu, impulsadas por el Espíritu, inspiradas por el Espíritu y capacitadas por el Espíritu para dirigir y servir en nuestra iglesia, ¡en todas las iglesias!

“La iglesia que es administrada por el hombre en lugar de ser gobernada por Dios está condenada al fracaso. Un ministerio formado en la universidad pero no lleno del Espíritu no obra milagros. La iglesia que multiplica los comités y descuida la oración puede ser quisquillosa, ruidosa, entretenida y emprendedora, pero trabaja en vano y gasta sus fuerzas en vano. Es posible sobresalir en la mecánica y fracasar en la dinámica. Hay una superabundancia de maquinaria; lo que falta es potencia. La organización no necesita a Dios. El hombre puede suministrar la energía, la empresa y el entusiasmo por las cosas humanas. El verdadero trabajo de una iglesia depende del poder del Espíritu”. (Samuel Chadwick: El camino hacia Pentecostés)

  Oración al justo juez para mujer pdf