Oración de la buena muerte san benito

Oración de San Miguel

En la catequesis de la semana pasada, inspirada también en San José, reflexionamos sobre el significado de la comunión de los santos. Y a partir de ahí, hoy quiero profundizar en la especial devoción que el pueblo cristiano ha tenido siempre por San José como patrón de la buena muerte. Una devoción nacida del pensamiento de que José murió cuidado por la Virgen María y Jesús, antes de abandonar la casa de Nazaret. No hay datos históricos, pero como ya no vemos a José en la vida pública, se piensa que murió allí en Nazaret, con su familia. Y Jesús y María le acompañaron hasta su muerte.

Hace un siglo, el Papa Benedicto XV escribió “por José vamos directamente a María, y por María al origen de toda santidad, que es Jesús”. Tanto José como María nos ayudan a ir a Jesús. Y alentando las prácticas piadosas en honor de San José, recomendaba una en particular, diciendo: “Puesto que es merecidamente considerado como el más eficaz protector de los moribundos, por haber expirado en presencia de Jesús y de María, será preocupación de los sagrados Pastores inculcar y alentar aquellas piadosas asociaciones que se han establecido para implorar a José en favor de los moribundos, como las ‘de la Buena Muerte’, del ‘Tránsito de San José’ y ‘para los Moribundos'”. (Motu proprio Bonum sane, 25 de julio de 1920): eran las asociaciones de la época.

  Oración san benito para enfermos

Oración de protección de San Benito

En el capítulo 4 de la Regla de San Benito para los monasterios, nuestro patrono siguió el espíritu de otros monásticos antiguos y no trató de suprimir los pensamientos sobre la muerte y las últimas cosas. Benito dice simplemente: “Acuérdate de tener cada día la muerte ante tus ojos”.

He aquí una historia de los padres del desierto anterior a la época de Benito: “Corrió la noticia de que un padre anciano yacía moribundo en el desierto de Skete. Llegaron los hermanos, se pusieron alrededor de su lecho de muerte, lo vistieron y se pusieron a llorar. Pero él abrió los ojos y se echó a reír. Y volvió a reír, y luego otra vez. Los hermanos, sorprendidos, le preguntaron: “Dinos, Abba, ¿por qué ríes mientras nosotros lloramos? Al principio me reí porque teméis a la muerte. Luego me reí porque no estáis preparados. Una tercera vez me reí porque voy a dejar mi duro trabajo para entrar en mi descanso, ¡y vosotros lloráis por eso!’ Entonces cerró los ojos y murió”.

San Benito probablemente conocía esta historia y otras similares. Aunque reconocen el miedo y la ansiedad naturales ante la muerte, estas antiguas historias también dan cabida a una experiencia sorprendentemente alegre y positiva en el proceso morir y morir.

Oración a San Benito para la curación

San Benito nació en el seno de una noble familia italiana hacia el año 480. De joven fue enviado a Roma y colocado en las escuelas públicas. La falta de disciplina y la pereza de la juventud romana le desanimaron, por lo que huyó a las montañas desiertas de Subiaco y vivió como ermitaño durante tres años en una cueva profunda. Cuenta la leyenda que un cuervo le llevó comida volando hasta su cueva.

  San judas tadeo madrid oración

Allí vivió completamente desconocido, excepto por el monje Romanus, que lo vistió con un hábito monástico. El ejemplo de oración y santidad de Benito pronto atrajo a otros a unirse a él. La severidad de su regla también provocó el desprecio de otros, uno de los cuales llegó a envenenarle la bebida. Pero cuando Benito hizo la señal de la Cruz sobre el cuenco, éste se rompió y cayó en pedazos al suelo.

San Benito tenía la capacidad de leer conciencias, profetizar y detener los ataques del demonio. Destruyó templos y estatuas paganas y expulsó a los demonios de los lugares sagrados paganos. Llegó a haber más de 40.000 monasterios guiados por la regla benedictina que era (básicamente): “Rezar y trabajar”.

Oración para evitar el purgatorio

El propio San Benito reveló a Santa Gertrudis -también una de las mayores santas de la historia de la Iglesia católica, y ella misma monja benedictina- que “quien me recuerde el extraordinario privilegio con que Dios se dignó glorificar mis últimos momentos, experimentará mi particular asistencia en su combate final. Seré un fiel protector contra los asaltos del enemigo. Fortificado por mi presencia, escapará a las asechanzas del maligno y alcanzará con seguridad la felicidad eterna.”

  Oración a San Marcos de León para casos difíciles y deseperados

TÍTULO: Las cuatro últimas cosas: Muerte. El Juicio. Infierno. El Cielo. “Recuerda tu último fin, y nunca pecarás”. Un clásico católico tradicional para la reforma espiritual.AUTOR: Padre Martin Von CochemEDITOR: Pablo Claret