Oración de la coronilla dela divina misericordia

Coronilla de la divina misericordia pdf

No crecí sabiendo nada de la Coronilla de la Divina Misericordia. De hecho, no recé la Coronilla hasta bien entrada la edad adulta. Y lo que descubrí rápidamente es que las oraciones poderosas pueden ser breves y sencillas.

Cuando Sor Faustina era una monja de 20 años de la Congregación de las Hermanas de Nuestra Señora de la Misericordia, Jesús se le apareció como el Rey de la Divina Misericordia. Ella registró Sus palabras de amor misericordioso en lo que ahora se conoce como el Diario de Santa María Faustina Kowalska.

Comenzó cuando Faustina imaginó a un ángel que Dios enviaba para disciplinar a una ciudad en particular. Faustina rezó pidiendo misericordia, pero se dio cuenta de que sus oraciones eran impotentes. Entonces, recibió estas palabras en su corazón:

Padre eterno, te ofrezco el Cuerpo y la Sangre, el Alma y la Divinidad de tu amadísimo Hijo, Nuestro Señor Jesucristo, en expiación por nuestros pecados y los del mundo entero; por su dolorosa Pasión, ten piedad de nosotros.

Sarah Damm es colaboradora habitual del blog del BIS. Es una esposa católica y madre de seis hijos que vive en Minnesota. Pasa los días haciendo recados, ayudando con los deberes y manteniendo al día la colada y el horario familiar. Sarah ama su fe, el café y los buenos libros. Puedes saber más sobre ella aquí. Lee todos los posts de Sarah aquí.

¿Qué sucede cuando rezas la Coronilla de la Divina Misericordia?

Al rezar la Coronilla de la Divina Misericordia, ofrecemos el Cuerpo, la Sangre, el Alma y la Divinidad de Jesús, que une nuestras intenciones al sacrificio de la Misa. En otras palabras, la Coronilla de la Divina Misericordia es como un acto de Comunión Espiritual. A través de esta coronilla, obtenemos el perdón e intercedemos por la salvación de las almas.

  Qué es una oración transitiva

¿Por qué es tan poderosa la Coronilla de la Divina Misericordia?

La Coronilla de la DIVINA MISERICORDIA es una de las oraciones más poderosas que podemos rezar. JESÚS le dijo a Sor Fausitna Aunque hubiera un pecador muy endurecido, si recitara esta coronilla una sola vez, recibiría la gracia de Mi infinita misericordia.

¿Cuándo rezar la Coronilla de la Divina Misericordia?

Según la tradición católica romana, la coronilla puede rezarse en cualquier momento, pero se reza especialmente el Domingo de la Divina Misericordia y los viernes a las 15:00 horas.

Oración de la Divina Misericordia a las 3 en punto pdf

En la década de 1930, Jesús se apareció a santa Faustina Kowalska, una humilde y bondadosa monja polaca, y le reveló las profundidades de su misericordia. Santa Faustina ingresó en la Congregación de las Hermanas de Nuestra Señora de la Misericordia en 1925, pero falleció sólo trece años después a causa de la tuberculosis, en 1938. A lo largo de su vida de santidad, recibió continuamente revelaciones de Jesús y escribió diligentemente lo que Él le decía en su diario. Santa Faustina fue canonizada por San Juan Pablo II el 30 de abril de 2000.

En 1935, un ángel se apareció a Santa Faustina, y ella escuchó la llamada a rezar por misericordia. Al día siguiente, Cristo se le apareció y la instó a rezar la Coronilla ella misma y con los demás en la hora de la muerte. Anotó esta revelación en su diario:

Anima a las almas a rezar la Coronilla que te he dado. Quien la rece recibirá gran misericordia en la hora de la muerte. Cuando recen esta Coronilla en presencia del moribundo, Yo me pondré entre Mi Padre y el moribundo, no como Juez justo, sino como Salvador misericordioso. Los sacerdotes la recomendarán a los pecadores como su última esperanza de salvación. Aunque hubiera un pecador muy endurecido, si recitara esta Coronilla una sola vez, recibiría la gracia de Mi infinita misericordia. Deseo conceder gracias inimaginables a aquellas almas que confían en Mi misericordia. Por medio de la Coronilla obtendrás todo, si lo que pides es compatible con Mi voluntad.

  Oración a san gabriel arcángel por los hijos

Letanía de la oración de la divina misericordia

La oración de la Divina Misericordia también se conoce como Coronilla de la Divina Misericordia o simplemente Coronilla de la Divina Misericordia. Se basa en las apariciones cristológicas de Jesucristo relatadas por Santa Faustina Kowalska. Ella es la apóstol de la Divina Misericordia.

Como devoción católica romana, la oración de la Divina Misericordia suele rezarse en forma de rosario. Usamos el mismo juego de cuentas de rosario que usamos para rezar el Rosario o la Coronilla de las Santas Llagas. Pero, a diferencia del Rosario, sólo dura un tercio.

La oración se reza en cualquier momento en la Iglesia Católica Romana. Aunque normalmente se reza el Domingo de la Divina Misericordia y los viernes a las 15:00 horas. En el Santuario Nacional de la Divina Misericordia de Stockbridge, Massachusetts, la oración se reza todos los días.

Santa Faustina escribió todo sobre su encuentro con Jesús en su diario. Durante esta visión, el Señor Jesús le presentó la Coronilla de la Divina Misericordia. Ella escribió cómo Jesús le había pedido que rezara la Coronilla, y también instruyó a otros para que lo hicieran.

Oración de la Divina Misericordia a las 3 en punto Inglés

A lo largo de los años 30, Jesús se apareció a Santa Faustina, una hermana de la orden de Nuestra Señora de la Misericordia. Santa Faustina escribió todo lo que Jesús le dijo, este trabajo se publica como el Diario de Santa Faustina. La exhortó a rezar por misericordia: “Aunque hubiera un pecador muy endurecido, si recitara esta Coronilla una sola vez, recibiría la gracia de Mi infinita misericordia. Deseo conceder gracias inimaginables a las almas que confían en Mi misericordia. Por medio de la Coronilla obtendrás todo, si lo que pides es compatible con Mi voluntad”.

  Oración por los matrimonios papa francisco

Esta coronilla se reza con las cuentas tradicionales del Rosario y se recita para obtener misericordia para el mundo, el prójimo, la familia y la comunidad. Nos recuerda nuestra propia pobreza y pide una profunda entrega al amor misericordioso y a la gracia de Jesús. ¡Jesús, confiamos en Ti!