Oración de la divina misericordia a las 3 dela tarde

Poderosas oraciones católicas a las 3 de la mañana

La Coronilla de la Divina Misericordia, también llamada Coronilla de la Divina Misericordia, es una devoción cristiana a la Divina Misericordia,[1] basada en las apariciones cristológicas de Jesús relatadas por Faustina Kowalska (1905-1938), conocida como “la Apóstol de la Misericordia”[2][3], religiosa polaca de la Congregación de las Hermanas de Nuestra Señora de la Misericordia y canonizada como santa católica en 2000[4].

Kowalska declaró que recibió la oración a través de visiones y conversaciones con Jesús, que le hizo promesas específicas sobre la recitación de las oraciones[2] Su biografía vaticana cita algunas de estas conversaciones[4].

Como devoción católica romana, la coronilla se reza a menudo como una oración basada en el rosario con el mismo juego de cuentas que se utiliza para rezar el Rosario o la Coronilla de las Santas Llagas. Como devoción anglicana, la Sociedad de la Divina Misericordia de la Iglesia Anglicana afirma que la coronilla también puede rezarse con cuentas de oración anglicanas[5]. La coronilla también puede rezarse sin cuentas, normalmente contando oraciones con las yemas de los dedos[2], y puede ir acompañada de la veneración de la imagen de la Divina Misericordia[6][7].

¿Qué oración rezas a las 3 de la tarde?

Padre eterno, por la dolorosa Pasión y la Resurrección de tu Hijo, ten piedad de nosotros y del mundo entero. Amén.

¿A qué hora debe rezarse la Divina Misericordia?

Práctica. Según la tradición católica romana, la coronilla puede rezarse en cualquier momento, pero se reza especialmente el Domingo de la Divina Misericordia y los viernes a las 15:00.

¿Por qué las 3 son la hora de la gran misericordia?

La hora de las tres es la hora en que Cristo murió en la cruz. Fue en ese momento cuando las puertas del Cielo se abrieron para las almas, y según el Diario de Santa Faustina, Jesús dijo que es la hora de la gran misericordia.

  Oración para dejar atrás la tristeza y ser feliz

Divina misericordia oración de las 3 en tamil

La hora de la muerte del Señor Jesús, las 3 de la tarde, es un momento privilegiado en lo que se refiere a la devoción a la Divina Misericordia. A esa hora, en espíritu, nos colocamos bajo la cruz de Cristo para implorar misericordia para nosotros y para el mundo entero por los méritos de Su pasión. El Señor Jesús dijo a Sor Faustina: “A las tres, implora Mi misericordia, especialmente para los pecadores, y sumérgete, aunque sea por un breve momento, en [la contemplación de] Mi Pasión, particularmente cuando fui abandonado en el momento de la muerte. Esa es la hora de la gran misericordia para el mundo entero” (Diario 1320). Inmediatamente, hay que explicar que lo que se quiere decir aquí no son sesenta minutos, sino el momento de la agonía de Jesús en la cruz, por lo tanto – la oración a las 15 horas.

El Señor Jesús no dijo cuál debía ser el texto exacto de la oración de las tres de la tarde, pero dijo que podemos hacer el Vía Crucis, visitar el Santísimo Sacramento y, si no hay tiempo para ello -aunque sólo sea por un breve instante-, podemos unirnos a Él, que agoniza en la cruz, dondequiera que nos encontremos en ese momento. El tema de la oración es el misterio de la Pasión del Señor. La oración de la Hora de la Misericordia debe cumplir determinadas condiciones, a saber: debe rezarse a las 15 horas (cuando el reloj marca la hora), debe dirigirse directamente a Jesús y, en sus súplicas, la oración debe referirse a los valores y méritos de su dolorosa pasión.

Coronilla de la Divina Misericordia

En la década de 1930, Jesús se apareció a Santa Faustina Kowalska, una humilde y bondadosa monja polaca, y le reveló las profundidades de Su misericordia. Santa Faustina ingresó en la Congregación de las Hermanas de Nuestra Señora de la Misericordia en 1925, pero falleció sólo trece años después a causa de la tuberculosis, en 1938. A lo largo de su vida de santidad, recibió continuamente revelaciones de Jesús y escribió diligentemente lo que Él le decía en su diario. Santa Faustina fue canonizada por San Juan Pablo II el 30 de abril de 2000.

  Oración padre nuestro actualizado

En 1935, un ángel se apareció a Santa Faustina, y ella escuchó la llamada a rezar por misericordia. Al día siguiente, Cristo se le apareció y la instó a rezar la Coronilla ella misma y con los demás en la hora de la muerte. Anotó esta revelación en su diario:

Anima a las almas a rezar la Coronilla que te he dado. Quien la rece recibirá gran misericordia en la hora de la muerte. Cuando recen esta Coronilla en presencia del moribundo, Yo me pondré entre Mi Padre y el moribundo, no como Juez justo, sino como Salvador misericordioso. Los sacerdotes la recomendarán a los pecadores como su última esperanza de salvación. Aunque hubiera un pecador muy endurecido, si recitara esta Coronilla una sola vez, recibiría la gracia de Mi infinita misericordia. Deseo conceder gracias inimaginables a aquellas almas que confían en Mi misericordia. Por medio de la Coronilla obtendrás todo, si lo que pides es compatible con Mi voluntad.

Cómo rezar la oración de la divina misericordia a las 3 en punto

“Deseo que conozcas más profundamente el amor que arde en Mi Corazón por las almas, y lo comprenderás cuando medites en Mi Pasión. Invoca Mi misericordia en favor de los pecadores; Yo deseo su salvación. Cuando reces esta oración, con corazón contrito y con fe en favor de un pecador, le concederé la gracia de la conversión. Esta es la oración: Oh Sangre y Agua, que brotaste del Corazón de Jesús como fuente de Misericordia para nosotros, confío en Ti” (Diario 187).

  Oración para los negocios abrecaminos

“A las tres, implora Mi misericordia, especialmente por los pecadores; y, aunque sólo sea por un breve instante, sumérgete en Mi Pasión, particularmente en Mi abandono en el momento de la agonía. Esta es la hora de la gran misericordia para el mundo entero. Te permitiré entrar en Mi dolor mortal. En esta hora, no negaré nada al alma que Me lo pida en virtud de Mi Pasión…” (Diario T. 51, p. 1320).

“…cuantas veces oigas el reloj dar la tercera hora, sumérgete por completo en Mi misericordia, adorándola y glorificándola; invocando su omnipotencia para el mundo entero (…). En esta hora puedes obtenerlo todo para ti y para los demás con sólo pedirlo; fue la hora de la gracia para el mundo entero: la misericordia triunfó sobre la justicia…”.