Oración del mediodía católica

Oración común

El Ángelus es una devoción católica que los fieles recitan para conmemorar la Anunciación del Señor y la encarnación de Jesucristo, Dios verdadero, se hizo hombre (se hizo carne), concibió en el seno de una mujer, María, y habitó entre nosotros.

Dios te salve María, llena eres de gracia,El Señor es contigo;Bendita tú eres entre todas las mujeres,Y bendito es el fruto de tu vientre, Jesús.Santa María, Madre de Dios,Ruega por nosotros pecadores,Ahora y en la hora de nuestra muerte. Amén

Derrama, Te suplicamos, Señor, Tu gracia en nuestros corazones, para que nosotros a quienes la Encarnación de Cristo Tu Hijo fue dada a conocer por el mensaje de un ángel, podamos por Su Pasión y Cruz ser llevados a la gloria de Su Resurrección. Por Cristo Nuestro Señor. Amén.

Ave Maria, gratia plena; Dominus tecum: benedicta tu in mulieribus, et benedictus fructus ventris tui Iesus. * Sancta Maria, Mater Dei ora pro nobis peccatoribus, nunc et in hora mortis nostrae. Amén.

Ave Maria, gratia plena; Dominus tecum: benedicta tu in mulieribus, et benedictus fructus ventris tui Iesus. * Sancta Maria, Mater Dei ora pro nobis peccatoribus, nunc et in hora mortis nostrae. Amén.

¿Qué es la oración del mediodía?

Sálvame, oh Dios, por Tu nombre, y vindícame por Tu fuerza. Escucha mi oración, oh Dios; presta oído a las palabras de mi boca. Porque extraños se han levantado contra mí, y opresores han buscado mi vida; no han puesto a Dios delante de ellos. He aquí que Dios es mi ayudador; el Señor está con los que sostienen mi vida.

¿Qué es la oración de media tarde?

Oración de media tarde

Señor Dios, gracias por la mañana, por velar por mí y caminar conmigo. Que esta tarde encuentre descanso y paz en todo lo que hago, para que pueda reunir fuerzas para trabajar por ti hasta el anochecer. Amén.

  Oración a santa lucía devocionario

¿Qué reza el católico durante las 6 de la mañana y las 12 del mediodía?

Durante el tiempo pascual, las palabras del himno “Regina Caeli” (“Reina del Cielo’) sustituyen a la oración del Ángelus, que tradicionalmente se recita a las 6 de la mañana, a mediodía y a las 6 de la tarde’. Reina del Cielo, alégrate, ¡aleluya!

La oración milagrosa

Otro tema de la reunión de RCIA de anoche fue la oración, y repartieron un librito de oraciones católicas que pensé en poner aquí como referencia, para poder acceder a ellas cuando esté fuera de casa, porque me encantan estas oraciones…

Oh Jesús, por el Inmaculado Corazón de María, te ofrezco mis oraciones, trabajos, alegrías y sufrimientos de este día, en unión con el Santo Sacrificio de la Misa en todo el mundo. Las ofrezco por todas las intenciones de tu Sagrado Corazón: la salvación de las almas, en reparación por el pecado, y la reunión de todos los cristianos. Las ofrezco por todas las intenciones del Santo Padre, de nuestros obispos, del Apostolado de la oración y, en particular, por [nombra tus intenciones]. Amén.

Te damos gracias de corazón, Padre celestial, por el descanso de la noche pasada y por el don de un nuevo día con sus oportunidades de vivir para tu gloria. Que podamos pasar sus horas en la perfecta libertad de tu servicio, para que cuando llegue la noche podamos dar gracias de nuevo, por Jesucristo nuestro Señor. Amén.

Oraciones de la tarde

MIDDAYAnt. Vivo yo, dice el Señor, que no quiero que muera el pecador, sino que vuelva a mí y viva.LECTURAZacarías 1,3b-4bVuelve a mí, dice el Señor de los ejércitos, y yo volveré a ti, dice el Señor de los ejércitos. No seáis como vuestros padres, a quienes amonestaron los antiguos profetas: Vuélvete de tus malos caminos y de tus obras perversas.Aparta tu rostro de mis pecados.- Borra toda mi culpa.Ve a la Conclusión

  Oración a San Juan Retornado para enemigos

MEDIA TARDE Armados con la justicia y el poder de Dios, probémonos a nosotros mismos mediante la paciencia.LECTURADaniel 4,24bPerdona tus pecados con buenas obras y tus fechorías con bondad para con los pobres; entonces tu prosperidad será larga.Mi sacrificio a Dios es un espíritu contrito.- Un corazón humilde y contrito, oh Dios, no lo despreciarás.

ORACIÓN FINAL Oremos. Señor,míranos y escucha nuestra oración.Por las buenas obras que inspiras,ayúdanos a disciplinar nuestros cuerposy a renovarnos en el espíritu.Concédenoslo por Cristo nuestro Señor.- Amén.O bien:Mira con bondad, Señor, te rogamos,la devoción de tu pueblo,para que los que por la abnegación se refrenan en el cuerpo,por el fruto de las buenas obras se renueven en el espíritu.Por Cristo nuestro Señor.- Amén.ACCLAMACIÓNAlabemos al Señor.- Y démosle gracias.

Oración católica a san josé

La Liturgia de las Horas (en latín: Liturgia Horarum) u Oficio Divino (en latín: Officium Divinum) u Opus Dei (“Obra de Dios”) son un conjunto de oraciones católicas que comprenden las horas canónicas,[a] a menudo también denominadas breviario,[b] de la Iglesia latina. La Liturgia de las Horas constituye el conjunto oficial de oraciones que “señalan las horas de cada día y santifican el día con la oración”[4] El término “Liturgia de las Horas” se ha aplicado retroactivamente a las prácticas de rezo de las horas canónicas tanto en el Oriente cristiano como en Occidente -particularmente dentro de los ritos litúrgicos latinos- antes del Concilio Vaticano II,[5] y es el término oficial para las horas canónicas promulgadas para su uso por la Iglesia latina en 1971. [6] Antes de 1971, la forma oficial para la Iglesia latina era el Breviarium Romanum, publicado por primera vez en 1568, con ediciones importantes hasta 1962.

  Oración para que me busque desesperadamente san cipriano

La Liturgia de las Horas, como muchas otras formas de las horas canónicas, consiste principalmente en salmos complementados con himnos, lecturas y otras oraciones y antífonas rezadas en momentos fijos de oración[7] Junto con la Misa, constituye la oración pública de la Iglesia. Los cristianos de las tradiciones occidentales y orientales (incluidas las iglesias católica latina, católica oriental, ortodoxa oriental, ortodoxa oriental, asiria, luterana, anglicana y algunas otras iglesias protestantes) celebran las horas canónicas de diversas formas y con distintos nombres. El canto o la recitación del Oficio Divino constituye, por tanto, la base de la oración en la vida consagrada, y algunas órdenes monásticas o mendicantes producen sus propias permutaciones de la Liturgia de las Horas y del antiguo Breviario Romano[2].