Oración del padre pío a su ángel de la guarda

Padre Pio: Envía a tu Ángel de la Guarda (Ángeles)

“Mantente siempre cerca de la Iglesia católica, pues sólo ella puede darte la verdadera paz, ya que sólo ella posee a Jesús, el verdadero Príncipe de la Paz, en el Santísimo Sacramento.” – Padre Pío de Peitrelcina

Cuando el Padre Pío era un joven fraile, escribió una carta a su confesor en la que le decía: “Cuando cierro los ojos y llega la noche, puedo ver el Cielo que aparece ante mí. Me anima esta visión para poder dormir con una dulce sonrisa en los labios y con una perfecta calma en la frente esperando que mi pequeña compañera de mi infancia venga a despertarme y comencemos a rezar juntos oraciones a la amada de nuestros corazones.”

El Padre Pío recomendaba a menudo que si la gente quería enviarle un mensaje o una petición podían enviarle a su ángel de la guarda. El padre Dominic, que se encargaba del correo americano del padre Pío, le preguntó: “Padre . . . una mujer quiere saber si le envía a su ángel de la guarda, ¿viene?”. El Padre Pío respondió: “Dile que su Ángel no es como ella. Su Ángel es muy obediente, y cuando ella lo envía, ¡él viene!”.

Padre Pío y los Ángeles Custodios.

Abajo está la oración personal del Padre Pío a su Ángel de la Guarda que rezaba diariamente. Oh, mi Santo Ángel de la Guarda, cuida de mi alma y de mi cuerpo.Ilumina mi mente para que pueda conocer mejor al Señor mi Dios y amarle con todo mi corazón.Vela sobre mí cuando rezo para que no ceda a las distracciones de la vida.Susténtame con tu consejo mientras vivo como cristiano recto, y ayúdame a hacer buenas obras con un corazón generoso. Protégeme de la astucia del adversario, y levántame cuando sea tentado para que pueda ganar la lucha contra el mal.Quédate a mi lado en todo momento, nunca dejes de velar por mí hasta que sea llamado de nuevo a la casa del padre, donde alabaremos juntos a nuestro Gran Dios por toda la eternidad. Amén.

  Oración contemplativa santa teresa

El Ángel de la Guarda y San Padre Pío | Parte 2

He aquí la oración personal del Padre Pío a su Ángel de la Guarda que rezaba diariamente. Oh, mi Santo Ángel de la Guarda, cuida de mi alma y de mi cuerpo.Ilumina mi mente para que pueda conocer mejor al Señor mi Dios y amarle con todo mi corazón.Vela sobre mí cuando rezo para que no ceda a las distracciones de la vida.Susténtame con tu consejo mientras vivo como cristiano recto, y ayúdame a hacer buenas obras con un corazón generoso. Protégeme de la astucia del adversario, y levántame cuando sea tentado para que pueda ganar la lucha contra el mal.Quédate a mi lado en todo momento, nunca dejes de velar por mí hasta que sea llamado de nuevo a la casa del padre, donde alabaremos juntos a nuestro Gran Dios por toda la eternidad. Amén.

  Oración de la noche para dormir tranquila letra

Oración del Padre Pío al Ángel de la Guarda

El Padre Pío trabajaba a menudo a través de los ángeles de la guarda de las personas. Cuando alguien pedía la ayuda del Padre Pío, él respondía: “Envíame a tu ángel de la guarda” y luego solicitaba la ayuda de ese ángel para responder a las oraciones de la persona.

San Padre Pío de Pietrelcina (1887-1968) actuaba a menudo a través de los ángeles de la guarda de las personas para ayudarlas. Sacerdote italiano que se hizo famoso en todo el mundo por sus estigmas, sus milagros místicos y su énfasis en la oración, San Padre Pío se comunicaba frecuentemente con los ángeles. “Envíame a tu ángel de la guarda”, les decía a quienes le pedían ayuda para resolver los problemas de sus vidas. He aquí cómo el Padre Pío enviaba mensajes a través de los ángeles, y algunas de sus citas sobre ellos.

Los ángeles de la guarda están constantemente presentes con las personas a lo largo de toda su vida, declaraba el Padre Pío. En una carta a Raffaelina Cerase, una persona que le había pedido oración, escribió: “Qué cerca de nosotros está uno de los espíritus celestiales, que desde la cuna hasta la tumba no nos abandona ni un instante. Nos guía, nos protege como un amigo, como un hermano. Esto debería ser una fuente de consuelo constante para nosotros, especialmente en los momentos más tristes de nuestra vida.”

  Oración del desespero san marcos de león