Oración para el mal de ojo y la envidia

Poderoso DUA contra el mal de ojo, el mal destino, los celos

Si algo así le ha sucedido a nuestro amigo, ya sea que su belleza, su valor, su felicidad (o cualquier cosa) haya sido objeto de celos o envidia -que este mal haya sido provocado por algún escrito o por el ataque del mal de ojo- Tú, Señor, amigo de los hombres, extiende sobre él tu mano poderosa, tu brazo fuerte e invencible, ayuda a tu siervo N. Envía un ángel de paz cuya fuerza preserve su alma y su cuerpo, para que rechace y destierre de él todas las malas ideas y todos los ataques de los ojos envidiosos.

Hermoso Dua Contra Enemigos, Mal de Ojo, Magia Negra Sihir

Los celos no necesitan explicación. Nos los encontramos en todas partes. A veces dentro de nosotros y a veces en otros que nos rodean. El “mal de ojo” forma parte de muchas culturas. El mal de ojo, también conocido como ‘ojo envidioso’ u ‘ojo invidioso’, es causado por quienes tienen celos o envidia. Examinemos lo que dice la Biblia sobre los celos y cómo los ve Dios.

¿Sabes quién fue la primera persona celosa? Fue Satanás. Isaías habla de Satanás en 14:13-14 “Y dijiste en tu corazón: Subiré al cielo; sobre las estrellas de Dios levantaré mi trono; en el monte de la asamblea me sentaré, en el extremo norte. Subiré sobre las alturas de las nubes; me haré semejante al Altísimo”.

Satanás no estaba satisfecho de ser un ángel con poderes para los que el Señor Dios lo creó. Quiso usurpar el trono de Dios y convertirse en dios. Satanás es la fuente de todo mal en este mundo. Efesios 2:2 habla de aquellos que siguen a Satanás, “Vosotros seguíais la corriente y la moda de este mundo [estabais bajo el dominio de la tendencia de este siglo], siguiendo al príncipe de la potestad del aire. [Obedecíais y estabais bajo el dominio del espíritu [demoníaco] que todavía obra constantemente en los hijos de desobediencia [los descuidados, los rebeldes y los incrédulos, que van en contra de los propósitos de Dios]”.

  Oración para abrir el tercer ojo

Poderosa dua que destruirá el mal de ojo, la magia negra

o lejos, Satanás, no tienes nada aquí, especialmente con este Espíritu Santo, el Señor está conmigo. No te tengo miedo, y no quiero seguirte a pesar de todas las cosas. Amo al Señor mi Dios, Creador del universo, y mi Creador. Aléjate, malvado. Tu camino no está en mi camino, Fuera de aquí.

Creí en ti, y me guiaste a mí y a mi fuerza y me entrenaste en tu amor, y me abofeteaste cada vez que intenté apartarme de tu camino. Te quiero a mi lado y conmigo y con todos mis sentidos que me dotaron que no oigo ni veo ni siento solo la voz del Señor y su palabra, te quiero tanto y se que no te rendirás Porque soy una persona débil.

Bendíceme, Señor, y purifícame, porque quiero estar en la línea de la justicia. Y tú, demonio, lárgate de aquí. ¿Y si no ves que mi amor por mi madre María y por Jesús es más grande que todo? Vete y no vuelvas más.

La Virgen Santa, Santa María, y los siete arcángeles que están en la presencia de Dios, y todos los pactos celestiales, los tiranos angélicos, todos los santos del Paraíso, los laicos, los justos, los monjes, y todos los bienaventurados del Señor de la gloria. Abrázame y poséeme, Señor.

  Oración a nuestro señor de la misericordia

Salmos contra el mal de ojo | Protección contra el humano

Dolor de cabeza repentino que no desaparece con un simple analgésico. Somnolencia inexplicable, dolor de estómago insoportable, molestas sensaciones de debilidad y mareos insoportables, sensación de ahogo, presión alta o malestar sin causa biológica. Estos son algunos de los síntomas más comunes que -si no hay una enfermedad evidente- se atribuyen al mal de ojo, vaskania, (, mala energía). Se llame como se llame, en esencia no es más que una fuerte influencia negativa de una persona sobre otra, a causa de la envidia o los intensos celos que una puede sentir por la otra.

Pero ¡cuidado! El mal de ojo puede producirse involuntariamente, es decir, sin que nadie lo quiera, simplemente con una simple mirada. Cualquiera que sea el motivo, ya sea causado por la envidia y los celos o por una mirada aparentemente inocente pero fuerte y penetrante, es importante que el mal de ojo sea un problema serio, real y atemporal, que sólo puede resolverse con la oración contra la vaskania, o con oraciones para su recuperación.

Por supuesto que es así. De lo contrario, la Iglesia no habría compilado una oración contra la vaskania (y la “mala lengua”, es decir, cuando uno habla de otro, alabándolo o criticándolo, pero lo hace de tal manera que ejerce una fuerte influencia negativa sobre el otro). De hecho, los Padres de la Iglesia atribuyen la vaskania a la intervención del espíritu maligno y la consideran obra del diablo. Hay decenas de escritores eclesiásticos que asocian la vaskania con la envidia, y la consideran mala tanto para los demás como para quien la provoca. La Iglesia ha escrito decenas de oraciones para recuperarse contra la vaskania y el mal de ojo, mientras que San Basilio escribió un discurso específico sobre el asunto. Según la tradición eclesiástica, para una recuperación completa se necesita un sacerdote que lea la oración adecuada a la persona afectada. Hasta que se busque un sacerdote, la Iglesia también acepta oraciones que también puede leer la persona afectada.

  Oración a san antonio para aprobar exámenes