Oración para que me pida perdón de rodillas

Oración católica para el perdón de los pecados mortales

El pecado envenena el manantial de mi vida. Me oculta la verdad y hace que mi corazón se vuelva inmune a la virtud. El pecado es la muerte de mi espíritu. Que cada día muera al pecado. Abjuro del pecado. Me alejo de él. Abjuro del pecado. Renuncio a él. Expío mi transgresión con la sincera resolución de redimir mi pasado pecaminoso con buenas acciones de ahora en adelante. Lucharé, romperé y venceré mi voluntad de volver a pecar. Mi arrepentimiento ha obrado un cambio en mi corazón. Producirá enmienda en mi conducta. El fuego de mi penitencia sincera limpiará mi corazón de su impureza. Que mi penitencia barra el pecado de mi corazón como un viento poderoso barre la llanura y se lo lleva todo. Que mi pecado sea absuelto, porque enmendaré mi camino y no pecaré más.

Con el corazón herido y destrozado, te pido perdón. Perdona mis pecados, porque ilimitada es Tu misericordia, Tú que eres todo compasión y perdón, Ahura Mazda. Dame Tu mano para ayudarme a salir del fango del pecado en el que me he deslizado y hundido. Ponme en el camino correcto de donde me he alejado. Ayúdame a reparar el mal, mientras haya tiempo. Llévame de nuevo a Ti y devuélveme a Tu comunión. No puedo soportar mi vida sin Ti. No ayunaré de comida y enflaqueceré mi cuerpo, pero ayunaré del pecado y llenaré mi alma de salud, como enseñó mi Señor Zarathushtra.

Oración por el perdón y la protección

Señor, me arrodillo ante Ti en humilde sumisión y te ruego que en Tu misericordia y bondad me ayudes a simplemente dejar ir todos los miedos y preocupaciones, problemas y dudas, culpas y decepciones que parecen estar llenando mi corazón y mi mente tan a menudo, durante el curso de un día.Llena mi alma herida con Tu amor y paz te ruego. Llena el vacío y el dolor que desgarran mi vida. Señor, Tú sabes lo que hay en mi corazón y por qué estoy pasando por este momento de miedo y preocupación. Ayúdame Señor, a llevar cautivo todo pensamiento, a entregártelo a Ti cuando surja en mi mente, y ayúdame a reemplazarlo con pensamientos y palabras de las Escrituras que hablen de Tu gran poder y Tu maravillosa fuerza.Señor, Tú nos has dicho que pensemos en todo lo que es bello y puro y santo y bueno, y te ruego que me ayudes a volver los ojos de mi corazón a Jesús y mirarlo a Él día a día. Te lo ruego en el nombre de Jesús,

  Cuál es la oración de la serenidad

Me pregunto por qué las cosas no van como yo quiero que vayan. Me olvido de parar y preguntar qué quieres, Señor. Por favor, ayúdame a darte el control, Jesús. Quiero seguirte. Quiero lo que deseas para mí.

Oración por el perdón y la limpieza

¿Has estado alguna vez tan débil, tan cansado, tan herido que te fallaron las piernas? Ni siquiera tenías fuerzas para levantarte. De vez en cuando, he oído a la gente utilizar la expresión “débil de rodillas”. No es más que otra forma de expresar lo que todos experimentamos en algún momento: ¡no podemos mantenernos en pie por nosotros mismos!

Espiritualmente hablando, esta es la realidad que Dios está trabajando para que comprendamos. El Salmo 147:10 dice que Dios “no se complace en las piernas del hombre”. A Él no le impresiona nuestra habilidad para mover las cosas hacia adelante, cuán alto podemos estar parados, o cuán rápido podemos movernos. Todos somos carne débil y debemos aprender a no apoyarnos en nuestras propias fuerzas (Proverbios 3:5).

  Oración para que ninguna mujer se acerque a mi esposo

Cuando figurativamente tus piernas te fallan y caes de bruces, es un recordatorio de que tu mayor necesidad es inclinarte ante el Señor y depender de Su poder. En los días más oscuros de la Guerra Civil, el presidente Abraham Lincoln dijo: “Me he puesto de rodillas muchas veces al darme cuenta de que no tenía a dónde ir”.

Dios incluso permitirá que las muletas en las que has descansado sean derribadas para enseñarte a apoyarte sólo en Él. Cualquier cosa -todo- que te haga caer es en realidad un regalo. Cuanto más bajo caes, más cerca estás de Dios. “Cercano está el Señor a los quebrantados de corazón…” (Salmo 34:18). “Aunque Jehová sea sublime, respeta a los humildes; pero a los soberbios conoce de lejos” (Salmo 138:6).

Breve oración católica para pedir perdón

21Entonces Pedro se acercó a Jesús y le preguntó: “Señor, ¿cuántas veces perdonaré a mi hermano cuando peque contra mí? ¿Hasta siete veces?” 22Jesús respondió: “Te digo que no siete veces, sino setenta y siete veces.

23Por eso, el Reino de los Cielos es semejante a un rey que quiso ajustar cuentas con sus siervos. 24Al empezar a ajustar cuentas, le presentaron a un hombre que le debía diez mil talentos. 25Como no podía pagar, el señor ordenó que lo vendieran a él, a su mujer, a sus hijos y todo lo que tenía, para saldar la deuda. 26El siervo cayó de rodillas ante él. Ten paciencia conmigo -le suplicó- y te lo devolveré todo. 27El señor se compadeció de él, le perdonó la deuda y lo dejó ir. 28 “Pero cuando aquel siervo salió, encontró a uno de sus compañeros que le debía cien denarios. Lo agarró y empezó a estrangularlo. Devuélveme lo que me debes”, le dijo. 29 “Su consiervo cayó de rodillas y le suplicó: ‘Ten paciencia conmigo y te pagaré’. 30 “Pero él se negó. En vez de eso, se fue y mandó meterlo en la cárcel hasta que pudiera pagar la deuda. 31Cuando los otros siervos vieron lo que había sucedido, se entristecieron mucho y fueron a contarle a su amo todo lo que había pasado. 32Entonces el señor llamó al siervo. Siervo malvado -le dijo-, he cancelado toda tu deuda porque me lo suplicaste. 33¿No deberías haberte apiadado de tu consiervo como yo me he apiadado de ti? 34Encolerizado, el señor lo entregó a los carceleros para que lo torturaran hasta que pagara todo lo que debía. 35Así tratará mi Padre celestial a cada uno de vosotros, si no perdonáis de corazón a vuestro hermano.”

  Oración contra el maleficio y todo mal