Dinámicas para reunión de oración

Breve mensaje para la reunión de oración

Cuando os reunís, uno tiene un himno, otro una instrucción que dar, otro una revelación que compartir, uno habla en una lengua, otro interpreta. Que todo sirva para edificar la comunidad.

La reunión se desarrolla en un ambiente distendido, en el que se pone de relieve la alegría y el amor de Dios, y en el que todos son bienvenidos. Se alaba a Dios con entusiasmo. La alabanza a Dios es característica de la Renovación Carismática Católica, en línea con la tradición católica en la que la alabanza impregna la liturgia, el canto y la oración.

Grandes partes de la reunión de oración son silenciosas. El silencio forma una parte importante de los periodos de adoración, y se anima a la gente a escuchar lo que el Señor les dice. Algunos sentirán que Dios tiene un mensaje de aliento, exhortación o consuelo para el grupo, y se sentirán movidos a expresarlo. Esto se conoce como el don de profecía.

Se lee y escucha la Palabra de Dios en las Escrituras, y la enseñanza regular sobre las Escrituras y aspectos de la vida cristiana instruye y ayuda a las personas a crecer en su vida espiritual. Cada reunión de oración tiene un programa de enseñanza. Además de estos tiempos, hay tiempos de ministerio de oración, y tiempos de intercesión. Se anima a la gente a compartir lo que Dios ha hecho en sus vidas como una forma muy importante de edificar la fe de los demás. A menudo se celebra la Eucaristía para el grupo de oración, y se puede pasar tiempo ante el Santísimo Sacramento. La reunión de oración es muy variada.

  Oración para encender una vela dorada

Cómo dirigir una reunión de oración

La reunión de oración está muy influenciada por quienes asisten a ella. Algunas reuniones de oración son sólo con invitación, quizás para los líderes de la iglesia. En otras, la invitación es abierta a todos los interesados.

He comprobado que las reuniones de oración de entre 30 y 45 minutos son eficaces. Suficientemente largas para respirar, pero suficientemente cortas para proporcionar urgencia y un ritmo rápido. En reuniones de oración más largas, es tentador llenar grandes porciones de la reunión con enseñanzas o tiempo para peticiones de oración. Esto está muy bien, pero no es oración.

De 2 a 5 personas puede ser un buen número para una reunión de oración efectiva. Durante media hora, cada persona tendrá amplia oportunidad de orar en voz alta. A menudo es más fácil concentrarse. El flujo de la oración se interrumpe menos a menudo con peticiones inconexas u oraciones sermoneadoras.

5-10 personas es también una cantidad maravillosa. Este tamaño es lo suficientemente pequeño como para tener un enfoque singular, y para que todos tengan la oportunidad de orar en voz alta. Un grupo de este tamaño también puede ser propicio para profecías y compartir durante la reunión.

Ideas para la reunión de oración del miércoles por la noche

La oración sosiega nuestros corazones y nos recuerda que no tenemos el control, que separados de Dios no podemos hacer nada. Es una forma activa de decir como individuos o como grupo: “Confío en Ti, Señor, y necesito que te muevas”.

Puedes orar por cada petición tan pronto como se comparta, o puedes hacer que alguien anote las peticiones en una hoja de papel o en un mensaje de texto o correo electrónico grupal. De este modo, los miembros del grupo podrán consultarlas durante la oración y a lo largo de la semana.

  Oración para activar la cruz de caravaca

Durante la oración conversacional, los miembros del grupo pueden hablar con Dios como hablarían con un amigo. Anima al grupo (especialmente a un grupo que no esté familiarizado con la oración en grupo) a que se sienta libre para rezar oraciones con frases cortas.

De forma similar al acróstico HECHOS anterior, los elementos de un tiempo de oración podrían ser la alabanza, el arrepentimiento (admitir nuestro pecado ante Dios y pedir perdón), un tiempo para pedir ayuda a Dios en nombre de los demás y un tiempo para pedir a Dios que satisfaga nuestras propias necesidades.

Jesús dijo a sus discípulos: “Se me ha dado toda autoridad en el cielo y en la tierra. Por tanto, id y haced discípulos a todas las naciones, bautizándolos en el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo. Enseñad a estos nuevos discípulos a obedecer todos los mandamientos que os he dado. Y estad seguros de esto: Yo estoy con vosotros todos los días, hasta el fin del mundo” (Mateo 28, 18-20).

Cómo dirigir oraciones con las Escrituras

Algunas personas repasan listas de tareas pendientes. Algunos intentan resolver un problema persistente con un proyecto en el trabajo. Otras deciden qué hay para cenar o a quién invitar a cenar. Otras sueñan con planes y posibilidades de futuro.

Es posible que tú entres en todas estas categorías y en alguna más, dependiendo del día. A veces, los minutos en la cinta de correr son los únicos que nos concedemos para procesar, planificar y reflexionar. Puede que incluso te parezcan ratos muertos para tu mente, pero no lo son. Tu cerebro necesita un respiro para procesar los acontecimientos de tu vida. Tu espíritu necesita espacio para conectar con Dios. Y a veces la cinta de correr es el lugar perfecto.

  Oración por las madres del papa francisco

Si te interesa practicar la oración estructurada mientras caminas o corres, prueba las cuatro etapas siguientes. Se basan en un formato muy conocido: A.C.T.S. = adoración, confesión, acción de gracias y súplica.