Dominar oración del desespero fuerte para un hombre

Oración poderosa

Preocuparse por nuestros seres queridos es la peor preocupación del mundo, sobre todo cuando son nuestros hijos quienes nos preocupan. Desde el momento en que nacen, nuestros pequeños ocupan un lugar incomparable en nuestros corazones, y sentimos una carga interminable por su bienestar. Hacemos todo lo posible por mantenerlos y protegerlos. Pero a veces, como el padre pródigo de Lucas 15, lo único que podemos hacer es confiarlos al Señor, amarlos y darles tiempo para que encuentren su camino. No hay nada más difícil.

Oraciones y promesas para padres preocupados ofrece esperanza para su hijo pródigo y ayuda para usted. En más de cien lecturas breves, Robert J. Morgan ofrece dosis de esperanza: estímulos de las Escrituras, oraciones eficaces, historias de la vida real, promesas de la Palabra de Dios, citas oportunas y consejos útiles para sobrellevar los momentos difíciles, tanto para usted como para su hijo.

“La mayoría de los cristianos tienen un familiar que es o fue pródigo. Al usar hábilmente versículos bíblicos pertinentes y relatar respuestas notables a las oraciones y la fe de padres con hijos pródigos, el libro de Rob ofrece esperanza y consuelo a los lectores. Recomiendo de todo corazón Oraciones y promesas para padres preocupados. Serán bendecidos”.

Oración católica contra los malos pensamientos

A este lado del Cielo, es imposible para nuestras mentes humanas comprender plenamente la naturaleza infinita e inspiradora de Dios. En la Biblia, sin embargo, Él ha compartido suficientes verdades sobre Sí mismo para atraernos a la fe y la adoración.

El nombre del ser independiente y completo en sí mismo – “YO SOY EL QUE SOY”- sólo pertenece a Jehová Dios. Nuestra respuesta adecuada a Él es postrarnos en temor y reverencia ante Aquel que posee toda autoridad. Éxodo 3:13-15

  Descubre las 10 poderosas oraciones para rezar el Padre Nuestro y fortalecer tu conexión espiritual

Dios es todopoderoso. Él dio origen a todas las cosas, y todas las cosas -cada célula, cada aliento, cada pensamiento- son sostenidas por Él. Nada es demasiado difícil para Él. Jeremías 32:17-18; Jeremías 32:26-27

“El Dios que provee”. Así como Él proveyó ayer, proveerá hoy y mañana. Él concede la liberación del pecado, el aceite de la alegría para las cenizas de la tristeza, y la ciudadanía eterna en Su Reino para todos aquellos adoptados en Su casa. Génesis 22:9-14

“El Dios de la paz”. Estamos destinados a conocer la plenitud de la paz perfecta de Dios, Su “shalom”. La paz de Dios sobrepasa todo entendimiento y nos sostiene en los momentos difíciles. Es el producto de ser plenamente aquello para lo que fuimos creados. Jueces 6:16-24

Oración de acción de gracias

Cuando la señorita Clara y Elizabeth se reúnen para sus sesiones de tutoría, Elizabeth sólo quiere hablar de todas las cosas que su marido Tony hace mal. Pero la señorita Clara le pregunta: “Elizabeth, ¿con qué frecuencia rezas por tu marido?”.

Elizabeth respira hondo y admite que reza muy poco por él. La señorita Clara le dice a Elizabeth que no puede cambiar a Tony ni las circunstancias en las que se encuentra, pero que puede rezar para que Dios intervenga en la vida de Tony.

Este concepto era nuevo para Isabel y puede que también lo sea para ti. Nuestro primer instinto cuando nuestro esposo está luchando es tratar de arreglar la situación o tal vez incluso reprenderlo por ceder o meterse en la situación. O puede que intentemos ignorar el problema con la esperanza de que desaparezca por sí solo. Tal vez intentemos demostrarle más amor y afecto, pero nos sentimos rechazadas cuando él está preocupado por su lucha.

  Oración para alejar almas en pena

Algunos maridos no quieren hablar del problema ni que se lo recuerden. Quieren quedarse en su cueva de televisión, juegos electrónicos, deportes, aparatos electrónicos, o tal vez esconderse literalmente en el garaje o en el taller, o quedarse hasta tarde en el trabajo. Su aislamiento nos hace sentir rechazados y heridos, por lo que a menudo tomamos represalias regañándoles, enfadándonos o arremetiendo contra ellos… y el problema se agrava.

Oración para calmar el corazón

La oración, en una fase de su funcionamiento, es un desinfectante y un preventivo. Purifica el aire; destruye el contagio del mal. La oración no es algo pasajero y efímero. No es una voz que grita sin ser oída ni escuchada en el silencio. Es una voz que llega al oído de Dios, y vive mientras el oído de Dios está abierto a las súplicas santas, mientras el corazón de Dios está vivo para las cosas santas.

Dios modela el mundo mediante la oración. Las oraciones no tienen muerte. Los labios que las pronunciaron pueden estar cerrados por la muerte, el corazón que las sintió puede haber dejado de latir, pero las oraciones viven ante Dios, y el corazón de Dios está puesto en ellas, y las oraciones sobreviven a la vida de quienes las pronunciaron; sobreviven a una generación, sobreviven a una época, sobreviven a un mundo.

Ese hombre es el más inmortal que más y mejor ha rezado. Son los héroes de Dios, los santos de Dios, los siervos de Dios, los vicerregentes de Dios. Un hombre puede rezar mejor gracias a las oraciones del pasado. Un hombre puede vivir más santamente gracias a las oraciones del pasado.

  Oración de la luz completa

El hombre de muchas y aceptables oraciones ha hecho el más verdadero y grande servicio a la generación entrante. Las oraciones de los santos de Dios fortalecen a la generación venidera contra las olas desoladoras del pecado y del mal. Ay de la generación de hijos que encuentran sus incensarios vacíos del rico incienso de la oración; cuyos padres han estado demasiado ocupados o han sido demasiado incrédulos para orar, y peligros inexpresables y consecuencias indecibles son su infeliz herencia. Afortunados aquellos cuyos padres y madres les han dejado un rico patrimonio de oración.