Hombres y mujeres de oración en la biblia

Beneficios de una mujer que reza

Hace algunos años, tuve una discusión con Dios y decidí que no nos hablaríamos más. Puede imaginarse cómo acabó todo. Algunos amigos míos vinieron al rescate recientemente y en mi nuevo viaje encontré su ministerio y “Santiago para principiantes” dio vuelta a la nave. Gracias en gran parte a ustedes, estoy obligado a 1.000 millas de distancia a ser bautizado por inmersión y por las razones correctas. Gracias por ello. Quizá algún día nos encontremos y pueda estrecharle la mano. Que sepas que mientras tanto tu trabajo está produciendo milagros en gente de corazón duro como yo. Gracias.

El hombre de oración en la biblia

¿Está dividida la Biblia en la cuestión de género? Muchos eruditos evangélicos muy respetados creen que existe una tensión en la Biblia entre la afirmación de la igualdad de género y los roles de género. ¿Podemos llegar a una posición bíblica coherente sin violentar el texto? ¿Es necesario sacrificar la buena exégesis en aras de la teología sistemática? Sin duda, la buena exégesis y la buena teología sistemática van de la mano. He luchado en oración durante cuarenta y un años con las aparentes contradicciones de los textos sobre el género y puedo decir honestamente que los propios textos bíblicos han transformado mi comprensión. Desde la creación hasta la nueva creación, el mensaje bíblico sobre el género en la Iglesia y el matrimonio afirma sistemáticamente la igualdad entre el hombre y la mujer.

El Génesis presenta la igualdad de género, más que el liderazgo masculino, como el estado creado de la humanidad.1 Enseña que el hombre y la mujer son creados por igual a imagen de Dios y juntos dominan la tierra (Gn 1:26-27). Su igualdad no se limita a la posición espiritual ante Dios, sino que se aplica a su dominio sobre la tierra. Dios bendijo al hombre y a la mujer y les encomendó a ambos en el versículo 28 “Fructificad y multiplicaos; llenad la tierra y sojuzgadla; y dominad… a todo ser viviente que se mueve sobre la tierra”.

  Oración para que no pueda dormir y me llame

Poderosa mujer orante en la biblia

Las mujeres rezan más que los hombres. La encuesta Pew U.S. Religious Landscape Survey de 2008 reveló que dos tercios de todas las mujeres encuestadas rezan a diario, mientras que menos de la mitad de todos los hombres encuestados lo hacen. La encuesta de Pew fue inusualmente amplia, con más de 35.000 estadounidenses, pero las diferencias de género en la frecuencia de la oración se han encontrado antes (en particular por Paloma y Gallup en 1991). De hecho, la observación es tan común que entre los evangélicos se oye repetir como un tópico.

¿Por qué rezan más las mujeres? Algunos argumentan que es porque las mujeres son más conservadoras, que se atienen más a la tradición, mientras que otros creen que es porque las mujeres se sienten más responsables de la salud y el bienestar de sus familias que los hombres.

Como antropóloga que estudia el comportamiento religioso, tengo una explicación diferente: Las mujeres rezan más porque se sienten más cómodas con su imaginación, y para rezar hay que usar la imaginación.

Que quede claro. No estoy sugiriendo que Dios sea un producto de la imaginación. Más bien estoy señalando que para conocer a Dios íntimamente, es necesario utilizar la imaginación, porque la imaginación es el medio que los humanos deben utilizar para conocer lo inmaterial. Esto, por cierto, lo sabían muy bien los padres de la Iglesia. Para Agustín, el camino hacia Dios pasaba por la mente. Es nuestra época peculiar la que equipara la imaginación con lo frívolo y lo irreal. Por eso los cristianos contemporáneos a veces se ponen nerviosos ante la palabra imaginación. Pero no deberían. C. S. Lewis sabía tan bien que la imaginación era un camino hacia Dios que tituló un capítulo de Mero cristianismo “Finjamos”. “Finjamos”, escribe Lewis, “para convertir el fingimiento en realidad”.

  Cual es el santo de los perros y cual es su oración

Escrituras de la mujer que reza

La oración no es un intento de modelar el mundo según nuestros propios deseos, sino una comunión atenta con Dios concebido como Amor. Su fin u objetivo es que los hombres y las mujeres se den cuenta de sus potencialidades divinas y puedan expresarlas, ya que están “hechos a imagen de Dios”, en cooperación con el Amor divino y participando de él.

Muchos de nuestros contemporáneos, incluso cristianos comprometidos, tienen dificultades para entender la oración y una dificultad aún mayor para ver cómo comprometerse en ella. Para ellos, la oración es un problema. Han cambiado tantas cosas en el mundo, se han abandonado tantas creencias e ideas antiguas o, si no se han abandonado, se ha dudado gravemente de ellas, gran parte de nuestro modo de vida moderno parece hacer ininteligible la oración, que se sienten desconcertados ante toda esta empresa.

  Papa francisco sobre las cadenas de oración

La oración no es básicamente un problema que hay que resolver o una pregunta que hay que responder; es algo que hay que hacer -los escritores más antiguos hablaban de la “práctica de la oración”. Pero no vivimos en una época en la que los cristianos puedan cantar, sin dudas ni preguntas, un himno como el de James Montgomery, escrito en 1818: