La oración de ana en la biblia

1 samuel 2 la oración de hannah

ANA se afanaba en los preparativos del viaje, tratando de mantener la mente ocupada. Debería haber sido un momento feliz; Elcana, su esposo, acostumbraba llevar a toda la familia en estos viajes anuales para adorar en el tabernáculo de Silo. Jehová quería que esas ocasiones fueran alegres (lea Deuteronomio 16:15.) Y sin duda Ana, desde su niñez, se había deleitado en esos festivales. Pero las cosas habían cambiado para ella en los últimos años.

2 Tuvo la bendición de tener un marido que la amaba. Sin embargo, Elcana tenía otra esposa. Se llamaba Penina y parecía empeñada en amargarle la vida a Ana. Penina había encontrado la manera de hacer que incluso estas ocasiones anuales fueran una fuente de agudo dolor para Ana. ¿Cómo? Más aún, ¿cómo la fe de Ana en Jehová la ayudó a sobrellevar lo que a menudo parecía una situación imposible? Si usted se enfrenta a retos que le privan de la alegría de vivir, puede que la historia de Ana le resulte especialmente conmovedora.

3 La Biblia revela dos grandes problemas en la vida de Ana. Tenía poco control sobre el primero y ninguno sobre el segundo. En primer lugar, tenía un matrimonio polígamo, con una esposa rival que la odiaba. En segundo lugar, era estéril. Esa condición es difícil para cualquier esposa que anhela tener hijos; pero en la época y la cultura de Ana, era una fuente de intenso dolor. Cada familia contaba con la descendencia para llevar el nombre de la familia. La esterilidad parecía un amargo reproche y una vergüenza.

¿Cuál era la oración de Ana en la Biblia?

Rezar. Dios, creador nuestro, ¿quieres sacudirnos y darnos el deseo de vivir una vida de devoción a ti?

¿Cuál es el significado de Ana en la Biblia?

Ana (hebreo: חַנָּה, griego antiguo: Ἄννα) o Ana la Profetisa es una mujer mencionada en el Evangelio de Lucas. Según ese Evangelio, era una anciana de la tribu de Aser que profetizó sobre Jesús en el Templo de Jerusalén. Aparece en Lucas 2:36-38 durante la presentación de Jesús en el Templo.

  Fortalece tu fe: Descubre cómo hacer peticiones de oración en las iglesias cristianas

¿Qué es la unción de Anna en la Biblia?

Dios liberó la gracia sobre Ana para que ayunara y orara hasta la revelación de Jesús a la tierra por primera vez. Dios esta liberando una gracia similar sobre toda una generacion de mujeres que operaran en una uncion similar a la de Ana para la revelacion de Jesus a la tierra en Su segunda venida.

La oración de Ana por un hijo

Una de las cosas que siempre ha conmovido mi corazón durante la época navideña es la profundidad de significado que encierran las letras de muchos villancicos clásicos. En un villancico poco conocido escrito en 1781, The People That in Darkness Sat, se encuentra esta breve oración: “Señor Jesús reina en nosotros, te rogamos, Y haznos sólo Tuyos”.

Esta oración busca que Jesús ocupe el lugar que le corresponde en nuestras vidas. El Niño Jesús nació para ser Rey, no sólo de los judíos, sino también para ser Rey de nuestros corazones. Nacimos para pertenecerle, para conocerle, para adorarle y para vivir para Él. Esta oración de entrega al Señorío de Cristo fue evidente en la vida de Ana. Su corazón estaba puesto en el Señor, y su vida estaba apartada para el Señor, mucho antes de que Jesús viniera al mundo.

En Lucas 2:36-38 se nos presenta a Ana, una de las mujeres de fe de la Biblia. Es el único lugar de la Escritura donde se la menciona. Sólo se nos ofrece una instantánea de su vida, pero ¡qué imagen tan poderosa! Las Escrituras nos dicen que Ana era una mujer muy anciana en el momento del nacimiento de Jesús. Había enviudado siendo joven, tras perder a su marido después de siete años de matrimonio. Después de la muerte de su marido, vivió separada del Señor, yendo con frecuencia al Templo a orar y adorar.

  Oración poderosa para casos difíciles urgentes y desesperados

Oración de acción de gracias de Ana

KJV King James Version NKJV New King James Version NLT New Living Translation NIV New International Version ESV English Standard Version CSB Christian Standard Bible NASB20 New American Standard Bible 2020 NASB95 New American Standard Bible 1995 LSB Legacy Standard Bible NET New English Translation RSV Revised Standard Version ASV American Standard Version YLT Young’s Literal Translation DBY Darby Translation WEB Webster’s Bible HNV Hebrew Names Version

Ana es una de las profetisas mencionadas en la Palabra de Dios como tales. En sus primeros años de vida se casó, pero bien podemos creer que el Señor estuvo con ella en todas las tareas comunes del hogar y los deberes domésticos. El mismo Dios que después le dio su vocación fue su Consejero y Fortaleza. Siempre que Dios da a una mujer una vocación espiritual especial, generalmente se encontrará que su vida hogareña fue preparada por Dios para ello.

En la Iglesia primitiva, uno de los requisitos para el cargo de obispo era que fuera “uno que gobierne bien su casa, que tenga a sus hijos sujetos con toda compostura; porque si alguno no sabe gobernar su casa, ¿cómo cuidará de la Iglesia de Dios?” (1Ti 3:4-5) ¡Con cuánta más razón debe una mujer, cuya vocación ordinaria es la casa, ser fiel y verdadera en las cosas pequeñas, si Dios ha de llamarla a algún ministerio inesperado en su viña!

Puntos de oración de Hannah

Elcana tenía dos esposas, Penina y Ana. Penina se burlaba de Ana porque Ana no tenía hijos. Cuando Ana acompañó a Elcana al tabernáculo, oró y lloró cerca de la entrada. En su oración prometió al Señor que si le daba un hijo, se lo daría todos los días de su vida. La oración de Ana fue tan intensa que el Sumo Sacerdote, Elí, la vio y pensó que estaba borracha. La oración de Ana fue escuchada y dio a luz a un hijo. Se llamaba Samuel.

  Poema para bebes recien nacidos

La historia de Samuel comienza en la región montañosa de Efraín (EE-fray-m), en un lugar llamado Ranataim (RAY-mah-THAY-m), cerca de Silo. Un hombre llamado Elcana tenía dos esposas, una práctica común en los primeros tiempos de la Biblia. En aquellos días la poligamia era tolerada por la Ley de Moisés (Deuteronomio 21:15-17). Sin embargo, no era la intención original de Dios, pues como enseñó Jesús, podía causar gran miseria (Mateo 19:3-8).

En el caso de las dos esposas de Elcana, las cosas fueron realmente miserables. Se llamaban Ana y Penina. Sólo Penina tuvo hijos”. Penina provocaba a Ana por no tener hijos. Tal vez Penina estaba celosa de la atención especial que Elcana prodigaba a Ana.