Letras de dos y él oración al espíritu santo

Rezar al espíritu santo

“Este es el misterio de Pentecostés: El Espíritu Santo ilumina el espíritu humano y, revelando a Cristo crucificado y resucitado, indica el camino para parecerse más a Él, es decir, para ser ‘imagen e instrumento del amor que brota de Cristo'”. (Benedicto XVI, 4 de junio de 2006)

Querido Padre, en nombre de mi Señor Jesucristo, te pido que suscites en mí la plenitud de tu Espíritu Santo. Ayúdame a crecer en mi relación con la Tercera Persona de tu Santísima Trinidad y a vivir en su poder y utilizar sus dones.

Señor Jesús, Tú prometiste: “El Consolador, el Espíritu Santo, que el Padre enviará en mi nombre, os enseñará todas las cosas y os recordará todo lo que yo os he dicho” (Juan 14, 26). Ayúdame a recordar que no lo sé todo, y que eso está bien, porque el Espíritu Santo lo entiende todo. Lléname del Espíritu Santo y de su comprensión de todo lo que sucede en mi vida.

Oh Espíritu Santo, Jesús le pidió al Padre que me diera el Espíritu de la Verdad (Juan 14:17). Ayúdame a reconocerte en las Escrituras. Abre mi mente para que comprenda Tus verdades, y abre mi corazón para que acepte Tus verdades con fe, incluso antes de llegar a comprenderlas correctamente.

Oración a María

Al reunirnos hoy aquí en amistad y comunidad, sacando un momento de nuestras ajetreadas vidas… para aprender, compartir y reflexionar sobre las ideas, experiencias y sabiduría de los demás, recordamos lo bendecidos que somos todos. En el mundo actual que nos rodea hay muchos que sufren y se enfrentan a graves desafíos. Nos solidarizamos con ellos con compasión y practicando la bondad amorosa con nosotros mismos y con todos los que nos rodean. Tomando un par de estrofas de la meditación Metta o de la meditación de la compasión, participemos en el poder de la oración que nos conecta -independientemente de la religión- con nuestras creencias e ideales más profundamente, ayudándonos a mantenerlos en nuestra mente mientras realizamos nuestras actividades cotidianas, y ayudándonos a desarrollar un sentido más fuerte de convicción. Oremos lo siguiente en nombre de todo lo que es bueno.

  Oración para sanar mi enfermedad

Oh Señor, mientras trabajamos juntos para construir tu imperio, permítenos ser la luz que guíe al mundo hacia ti. Dios, enséñanos a ser buenos modelos para la gente que nos rodea, para que cuando te vean a ti y a tu amor en nosotros, quieran conocerte cada vez más. Dios, concédenos la paciencia para trabajar juntos, únenos a todos como una familia. Trabajemos juntos con comprensión y compasión en nuestros corazones. No seamos groseros ni arrogantes unos con otros, mientras iluminamos el camino hacia tu reino celestial.

Orar por el espíritu santo versículo de la biblia

687 “Nadie comprende los pensamientos de Dios sino el Espíritu de Dios”.7 Ahora bien, el Espíritu de Dios, que revela a Dios, nos da a conocer a Cristo, su Palabra, su Expresión viva, pero el Espíritu no habla de sí mismo. El Espíritu que “ha hablado por los profetas” nos hace oír la Palabra del Padre, pero no oímos al Espíritu mismo. Sólo lo conocemos en el movimiento por el que nos revela la Palabra y nos dispone a acogerlo en la fe. El Espíritu de verdad que nos “descubre” a Cristo “no habla por su cuenta “8. Esta renuncia propiamente divina explica por qué “el mundo no puede recibirlo, porque no lo ve ni lo conoce”, mientras que los que creen en Cristo conocen al Espíritu porque habita en ellos9.

  Oraciones para muertos descansen paz

689 Aquel a quien el Padre ha enviado a nuestros corazones, el Espíritu de su Hijo, es verdaderamente Dios.10 Consustancial al Padre y al Hijo, el Espíritu es inseparable de ellos, tanto en la vida interior de la Trinidad como en su don de amor al mundo. Al adorar a la Santísima Trinidad, dadora de vida, consustancial e indivisible, la fe de la Iglesia profesa también la distinción de personas. Cuando el Padre envía su Palabra, envía siempre su Aliento. En su misión conjunta, el Hijo y el Espíritu Santo son distintos, pero inseparables. Ciertamente, es Cristo quien es visto, imagen visible del Dios invisible, pero es el Espíritu quien lo revela.

La oración de nuestro padre

KJV King James Version NKJV New King James Version NLT New Living Translation NIV New International Version ESV English Standard Version CSB Christian Standard Bible NASB20 New American Standard Bible 2020 NASB95 New American Standard Bible 1995 LSB Legacy Standard Bible NET New English Translation RSV Revised Standard Version ASV American Standard Version YLT Young’s Literal Translation DBY Darby Translation WEB Webster’s Bible HNV Hebrew Names Version

¿Es correcto que los creyentes oren directamente al Espíritu Santo sin mencionar a Dios Padre o a Jesucristo? La respuesta es no. Los creyentes no deben hablar directamente, u orar, al Espíritu Santo. Hay varias razones por las que esto es así. Se pueden resumir de la siguiente manera.

  Oraciones cortas para aprender a leer

En primer lugar, el Espíritu Santo tiene el ministerio de hablar de Jesucristo. No habla de sí mismo. Jesús dijo que el Espíritu Santo fue dado para recordar a Sus discípulos las cosas que Él dijo.

Cuando venga el Espíritu de verdad, Él os guiará a toda la verdad. Porque no hablará por su cuenta, sino que dirá todo lo que oiga. También os anunciará lo que ha de venir. Él me glorificará, porque tomará de lo mío y os lo anunciará (Juan 16:13, 14).

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad