Objetivos de la oración a dios

Versículo bíblico sobre la oración

Antes de empezar nada, todos necesitamos motivación. Para ello, necesitamos una meta, un objetivo. Este objetivo creará una fuerza de voluntad que se traducirá en acción. El alcance y la intensidad de nuestra motivación están directamente relacionados con el objetivo que queremos alcanzar. Estudiamos para adquirir conocimientos intelectuales y prácticos que nos permitan tener una carrera. Tenemos una carrera para ganar un sueldo y vacaciones porque necesitamos descansar: “El Señor hace que todo llegue a su fin” (Proverbios 16:4). Del mismo modo, el alcance de nuestra motivación se nutre de nuestra comprensión del objetivo de la oración. ¿Cuál es el objetivo de la oración? ¿Qué ocurre cuando rezo? ¿Y cuando no rezo? ¿Cuál es el objetivo principal de la oración?

El objetivo de la oración es glorificar a Dios. Jesús, en Juan 17, comienza y termina su oración con su deseo de glorificar a Dios: “Glorifica a tu Hijo, para que tu Hijo te glorifique a ti” (v. 1), y los demás “verán mi gloria, la gloria que me has dado” (v. 24).

¿Qué es la gloria de Dios? En el Antiguo Testamento, la palabra “gloria” es la traducción de una palabra hebrea que significa “peso”. Los teólogos nos dicen que la gloria de Dios es la suma de todos sus atributos, apariencias, intervenciones y rasgos de carácter. Esta gloria también significa luz, honor, esplendor. Es omnipresente desde el Génesis hasta el apocalipsis del Apocalipsis.

Objetivos de la oración en la escuela

La oración ha sido la respuesta natural de los seres humanos para hacer frente a situaciones difíciles de la vida, como la pobreza, la petulancia, la enfermedad, la muerte o las catástrofes. Tradicionalmente rezamos a un poder superior o a un dios para pedir cosas de necesidad y carencia. La oración cultiva una actitud de humildad y aceptación, y establece nuestra relación con la fuente de forma correcta. Crea un sentimiento similar al de un bebé acunado en los brazos de su madre. La oración debe derretir el corazón. No debe ofrecerse memorizándola, sin sentimiento ni comprensión.

  Oración al arcángel jofiel para abrir caminos

Puede llevarnos más allá de las palabras, al ámbito de lo sagrado. Es natural compartir nuestras penas durante la oración, pero compartamos también nuestras alegrías de la misma manera. Permanecer conectado con Dios en todo momento en un estado de humildad y entrega es haber entrado en un estado de oración. Este estado de oración se resuelve en una meditación profunda, en la que trascendemos las relaciones y avanzamos hacia una cercanía infinita, e incluso hacia la unidad. La oración es una expresión interior de inmensa gratitud.

Finalidad del ministerio de oración de intercesión

La oración es una parte importante de la vida cristiana. Es la forma en que nos comunicamos con el Señor y le alabamos. Para entender el propósito de la oración, es importante entender primero lo que no es la oración. Hay muchos puntos de vista erróneos en el mundo y en la cultura acerca de la oración, incluso entre los cristianos, y estos deben ser abordados en primer lugar. La oración no es

Mucha gente cree que la oración consiste únicamente en pedir cosas a Dios. Aunque la súplica es una parte de la oración (Filipenses 4:6), no es el único propósito de la oración. Orar por nuestras necesidades y las de los demás es necesario y beneficioso, pero la oración es mucho más que eso. A. W. Tozer advirtió: “La oración entre los cristianos evangélicos corre siempre el peligro de degenerar en una glorificada ‘fiebre del oro'” (Mornings with Tozer: Daily Devotional Readings, compilado por Gerald Smith, Moody Publishers, 2008, entrada del 26 de febrero). Pero Dios no es un genio mágico que responde a todos nuestros deseos, ni tampoco es un Dios débil que pueda ser controlado por nuestras oraciones.

  Descubre la fuerza y esperanza en una oración a la Virgen María - ¡Conecta con lo divino y transforma tu vida!

La mejor manera de aprender sobre el propósito de la oración es estudiar el ejemplo de Jesús durante Su ministerio terrenal. Jesús oraba por sí mismo y por los demás, y oraba para estar en comunión con el Padre. Juan 17 es un gran lugar para ver el uso que Jesús hizo de la oración. No sólo ora para que el Padre sea glorificado, sino que también ora por Sus discípulos y “por los que creerán en mí por medio del mensaje de ellos” (Juan 17:20). El sometimiento a la voluntad del Padre fue otro aspecto de la vida de oración de Jesús, que se puso de relieve en su oración del huerto de Getsemaní: “No hagas lo que yo quiero, sino lo que tú quieres” (Mateo 26:39). Ante cualquier petición, debemos someternos a la voluntad de Dios.

Metas y objetivos del ministerio de oración

La Mano de Oración es una forma sencilla de recordar los cinco aspectos esenciales de la oración: confesión, petición, intercesión, acción de gracias y alabanza. Utilice este útil diagrama en su vida personal de oración o cuando enseñe a orar a otras personas.

Muchos creyentes consideran que la oración puede ser una de las partes más difíciles de la disciplina espiritual. La Mano de Oración es una manera fácil de recordar cinco aspectos esenciales de la oración: confesión, petición, intercesión, acción de gracias y alabanza. Utilice el recurso de la Mano de Oración para recorrer cada uno de estos cinco propósitos. Recuerde que el propósito es, en última instancia, alinear nuestros propios corazones con el de Dios, y tal como explica el quinto aspecto a continuación (ilustrado por el pulgar), las alabanzas a Dios deben impregnar cada parte de nuestra oración.

  Oración para sanar al enfermo

Efesios 6:18-19-“Y orad en el Espíritu en toda ocasión con toda clase de oraciones y peticiones. Por tanto, estad alerta y orad siempre por todo el pueblo del Señor. Oren también por mí, para que siempre que hable, me sean dadas palabras para dar a conocer sin temor el misterio del Evangelio…”