Oración a fray leopoldo su ritual

Libro de oraciones para capellanes militares

Con estas palabras, Martín Lutero, en su rito bautismal revisado de 1526, recomendó la práctica del exorcismo bautismal a las iglesias de la Confesión de Augsburgo. Si bien el texto podría indicar que se exorciza a un espíritu maligno para liberar al catecúmeno de una posesión demoníaca corporal, ésta no es la intención del exorcismo bautismal. En la Edad Media y en la Reforma existían distintos ritos de exorcismo para la posesión demoníaca del cuerpo. El exorcismo, tanto en el antiguo catecumenado de adultos como en el rito infantil medieval, buscaba a través del bautismo rechazar el señorío de Satanás en la vida del catecúmeno. Como indicaba el epílogo de Lutero al rito bautismal de 1523,

Recordad, por tanto, que no es ninguna broma tomar partido contra el diablo y no sólo alejarlo del niño pequeño, sino cargarle con un enemigo tan poderoso y para toda la vida. Recordad también que es muy necesario ayudar al pobre niño con todo el corazón y con una fe fuerte, intercediendo fervientemente por él para que Dios, de acuerdo con esta oración, no sólo lo libre del poder del demonio, sino que también lo fortalezca, para que pueda resistir noblemente al demonio en la vida y en la muerte.2

Libro de oraciones del capellán pdf

¡Amados hermanos párrocos y queridos sacerdotes y monjes! ¡Queridas monjas, hermanos y hermanas de vida consagrada! ¡Queridos creyentes y catecúmenos de la archidiócesis de Belgrado! ¡Que la gracia y la paz estén con todos vosotros!

La semana pasada entramos con gran amor en el tiempo de Cuaresma, tiempo de ayuno, oración y buenas obras; pero en esta segunda semana de Cuaresma, estamos escuchando atentamente las palabras particulares de Dios en estos momentos históricos.

  Fuerte oración para curar empacho

Como comunidad de la Arquidiócesis, entramos en la etapa crítica de nuestro Sínodo: la alineación de todos los individuos y comunidades de toda la comunidad de la Arquidiócesis con respecto a lo que el Espíritu Santo nos dice aquí y ahora. Vivimos en tiempos especiales y en condiciones completamente diferentes. Llegaremos a ser “un solo corazón y una sola alma” a pesar de todas las diferencias sólo si permitimos que el Espíritu Santo nos coordine. Así, podremos dar testimonio de Dios y ser instrumentos del amor de Dios hoy.

Dios nos libre, hermanos y hermanas, de que algunos de nosotros desoigamos esta llamada ardiente del Amor de Dios y excluyamos obras de la misericordia de Dios en nosotros. Por eso, recemos, cada día en la santa misa, para que la fuerza del cielo nos ilumine, nos renueve y nos una. Recemos con alegría el rosario todos los días por estas intenciones y contemplemos el Vía Crucis. Cada una de nuestras comunidades esperará con impaciencia la llegada de los delegados responsables del Sínodo para responder mejor al espíritu de Dios en las búsquedas conjuntas.

Ejemplos de invocaciones y bendiciones militares

El santo del día 31 de agosto es San Raimundo Nonato. Es el patrón de las mujeres embarazadas, las comadronas, los obstetras, las parejas estériles y los recién nacidos. Raimundo nació en Portella (Cataluña, España) en 1204, hijo de padres ricos. Nació por cesárea cuando su madre murió en el parto. De ahí su nombre non natus (no nacido). En su infancia, sólo parecía encontrar placer en sus devociones y deberes serios. Su padre, intuyendo que Raimundo se sentía atraído por la vida religiosa, le ordenó que administrara una de las granjas de la familia. Raimundo obedeció de buen grado, pero pasaba el tiempo con los pastores y los trabajadores, estudiando y rezando, hasta que su padre abandonó la idea de convertir a su hijo en un éxito mundano. Más tarde, Raimundo ingresó en la Orden de Nuestra Señora de la Merced o de los Mercedarios, fundada por San Pedro Nolasco, que se dedicaba a rescatar a los cristianos capturados por los moros. Sucedió a Pedro como jefe de los rescatadores y fue a Argelia a rescatar esclavos. Permaneció como hosta

  Oración para alejar el mal de una persona

Por Jean M. Heimann El 12 de noviembre, la Iglesia celebra la memoria de san Josafat, monje basiliano ucraniano. El nacimiento del santo tuvo lugar durante un periodo sombrío para la Iglesia rutena. A principios del siglo XVI, la Iglesia rutena sufrió mucho tras su separación de Roma, y todo su clero se hizo famoso por su ignorancia y brutalidad. Tras la Unión de Berest en 1596, la Iglesia rutena se dividió en dos partidos opuestos -los uniatas y los que persistieron en el cisma-, cada uno con su propia jerarquía. Josafat es conocido por ser una de las víctimas de este cisma. San Josafat nació en Ucrania, de padres ortodoxos rutenos, hacia el año 1580, y recibió el nombre de Juan en el bautismo. Sus padres le educaron en la santidad. Se aplicó con gran celo a sus estudios religiosos y a su vida de oración, aprendiendo el breviario y recitándolo desde muy joven. También se relacionó con hombres de carácter

  Oración poderosa a san miguel arcángel para abrir caminos

Oración de invocación para la ceremonia militar

Había tres milagros necesarios para la beatificación de La Salle. Había un Hermano Adelminian que se había curado de una enfermedad por intercesión de La Salle, y otras dos personas (Victoria Ferry y Stephen Suzanne) que también se habían curado. El Venerable Juan Bautista de La Salle fue beatificado en una ceremonia en la basílica de San Pedro de Roma el 19 de febrero de 1988. Asistieron doscientos Hermanos. Ahora se le puede llamar Beato Juan Bautista de La Salle.

Los otros dos milagros necesarios para elevar su nombre al rango de los santos ocurrieron en 1889, al año siguiente. Las citas que siguen proceden de una descripción escrita en una obra histórica de Georges Rigault, SJ.