Oración a jesús de nazareno para casos difíciles y desesperados

Cómo rezar la novena de san judas

Cuando Jesús salía de Jericó con sus discípulos y una multitud considerable, Bartimeo, un ciego, hijo de Timeo, estaba sentado junto al camino pidiendo limosna. Al oír que era Jesús de Nazaret, comenzó a gritar y a decir: “Jesús, hijo de David, ten compasión de mí.” Marcos 10:46-47

¿Cómo rezas tú? ¿Alguna vez “clamas” a Jesús con profunda convicción e intensidad? Este ciego, Bartimeo, nos da un ejemplo maravilloso de cómo debemos orar a nuestro Señor. En primer lugar, el ciego estaba en estado de necesidad. Su ceguera simboliza todas las debilidades y necesidades que tienes en la vida. ¿Qué es lo que más te cuesta en la vida? ¿Cuál es tu mayor pecado habitual? ¿O qué es lo que más te aflige?

Ver nuestra debilidad es el primer paso. Una vez que somos conscientes de nuestras mayores necesidades, también debemos “clamar” a nuestro Señor como hizo Bartimeo. Al oír que era Jesús, Bartimeo sintió en su alma que Jesús quería curarle. ¿Cómo lo sintió? Escuchó la voz de Dios en su interior. Sí, oyó la conmoción de muchos que hablaban de Jesús a su paso. Pero esto por sí solo no podía haberle impulsado a gritar y a saber que Jesús era la fuente de la misericordia que necesitaba. Lo que le impulsó fue la clara voz de Dios, un impulso del Espíritu Santo, dentro de su alma, que le revelaba que necesitaba a Jesús y que Jesús quería curarle.

Novena que nunca falla

Oh Dios, que quisiste que tu Hijo Unigénito sufriera la Cruz para salvar al género humano, concédenos, te rogamos, que nosotros, que hemos conocido su misterio en la tierra, merezcamos la gracia de su redención en el cielo.

Meditación: Mi adorado Jesús, no fue Pilatos no, fueron mis pecados los que te condenaron a morir. Por este triste viaje tuyo, te ruego que me ayudes en el viaje que mi alma hace hacia la eternidad. Te amo, Jesús, mi amor’ más que a mí mismo. De todo corazón siento haberte ofendido. No permitas que vuelva a separarme de ti. Haz que te ame siempre, y luego haz de mí lo que quieras.

  Oracion de san judas tadeo para pedir un milagro

Oración: Oremos. Te rogamos, Señor Jesús, que perdones los juicios descuidados que hemos hecho en los tribunales de nuestras mentes. Ayúdanos a comprender que, aunque tenemos derecho a nuestras opiniones, el mundo no siempre está deseoso de que las expresemos. Las palabras de la Escritura, “Pero Jesús guardó silencio” y “No juzguéis para que no seáis juzgados”, resuenan ahora en nuestros oídos. Siguiendo su ejemplo, resolvemos no traicionar nunca la sangre inocente con nuestro juicio sobre los demás.

Oraciones para situaciones desesperadas

En la parábola de la viuda persistente (Lucas 18:1-8), una persona pobre y sin poder (la viuda) persiste en insistir a una persona corrupta y poderosa (el juez) para que le haga justicia. La parábola parte de la enseñanza de Juan el Bautista de que ocupar una posición de poder y liderazgo obliga a obrar con justicia, especialmente en favor de los pobres y débiles. Pero Jesús centra la parábola en un punto diferente, que debemos “orar siempre y no desfallecer” (Lucas 18:1). Identifica a los oyentes -nosotros- con la mujer, y a la persona a la que se reza -Dios- con el juez corrupto, una extraña combinación. Suponiendo que Jesús no quiera decir que Dios es corrupto, la cuestión debe ser que si la perseverancia vale la pena con un ser humano corrupto de poder limitado, cuánto más valdrá la pena con un Dios justo de poder infinito.

  Oraciones para un exorcismo

El propósito de la parábola es animar a los cristianos a perseverar en su fe contra viento y marea. Pero también tiene dos aplicaciones para quienes trabajan en puestos de liderazgo. En primer lugar, la yuxtaposición de un juez corrupto con un Dios justo implica que la voluntad de Dios actúa incluso en un mundo corrupto. El trabajo del juez es hacer justicia y, por Dios, hará justicia cuando la viuda haya acabado con él. En otras partes, la Biblia enseña que las autoridades civiles sirven por autorización de Dios, lo reconozcan o no (Juan 19:11; Romanos 13:1; 1 Pedro 2:13). Así que hay esperanza de que, incluso en medio de la injusticia sistémica, se pueda hacer justicia. La labor de un líder cristiano es trabajar por esa esperanza en todo momento. No podemos corregir todos los males del mundo a lo largo de nuestra vida. Pero nunca debemos perder la esperanza ni dejar de trabajar por el bien común[1] en medio de los sistemas imperfectos en los que se desarrolla nuestra labor. Los legisladores, por ejemplo, rara vez pueden elegir entre votar a favor de un buen proyecto de ley o de uno malo. Por lo general, lo mejor que pueden hacer es votar a favor de proyectos de ley que hagan más bien que mal. Pero deben buscar continuamente oportunidades para someter a votación proyectos de ley que hagan aún menos daño y aún más bien.

San judas tadeo patrón de los casos perdidos

San Judas fue uno de los apóstoles originales y también se le conoce como Tadeo. Es el autor de la epístola canónica y se describe a sí mismo como Judas, siervo de Jesucristo y hermano de Santiago el Menor. El término también podría significar “hermanos del Señor” describiendo su cercanía a JesúsLa epístola de su autoría está dirigida a las Iglesias de Oriente, en particular a los judíos conversos.Oración de San Judas

  Oración para dar gracias a los 7 arcángeles

Santísimo Apóstol, San Judas, fiel servidor y amigo de Jesús, la Iglesia te honra e invoca universalmente, como patrón de los casos difíciles, de las cosas casi desesperadas, Ruega por mí, que estoy tan desamparado y solo.  Intercede ante Dios por mí para que lleve ayuda visible y rápida allí donde la ayuda es casi desesperada. Venid en mi ayuda en esta gran necesidad para que pueda recibir el consuelo y la ayuda del cielo en todas mis necesidades, tribulaciones y sufrimientos, particularmente

Y que pueda alabar a Dios contigo y con todos los santos por siempre. Prometo, oh bienaventurado San Judas, tener siempre presente este gran favor que Dios me ha concedido y honrarte siempre como mi especial y poderoso patrono, y fomentar con gratitud la devoción a ti.