Oración a jesús dela divina misericordia

Oración de la Divina Misericordia pdf

En la década de 1930, Jesús se apareció a Santa Faustina Kowalska, una humilde y bondadosa monja polaca, y le reveló las profundidades de Su misericordia. Santa Faustina ingresó en la Congregación de las Hermanas de Nuestra Señora de la Misericordia en 1925, pero falleció sólo trece años después de tuberculosis, en 1938. A lo largo de su vida de santidad, recibió continuamente revelaciones de Jesús y escribió diligentemente lo que Él le decía en su diario. Santa Faustina fue canonizada por San Juan Pablo II el 30 de abril de 2000.

En 1935, un ángel se apareció a Santa Faustina, y ella escuchó la llamada a rezar por misericordia. Al día siguiente, Cristo se le apareció y la instó a rezar la Coronilla ella misma y con los demás en la hora de la muerte. Anotó esta revelación en su diario:

Anima a las almas a rezar la Coronilla que te he dado. Quien la rece recibirá gran misericordia en la hora de la muerte. Cuando recen esta Coronilla en presencia del moribundo, Yo me pondré entre Mi Padre y el moribundo, no como Juez justo, sino como Salvador misericordioso. Los sacerdotes la recomendarán a los pecadores como su última esperanza de salvación. Aunque hubiera un pecador muy endurecido, si recitara esta Coronilla una sola vez, recibiría la gracia de Mi infinita misericordia. Deseo conceder gracias inimaginables a aquellas almas que confían en Mi misericordia. Por medio de la Coronilla obtendrás todo, si lo que pides es compatible con Mi voluntad.

Oración de la Divina Misericordia a las 3 en punto

¿Qué es la Coronilla de la Divina Misericordia? Siempre está disponible para nosotros, y Él está esperando para dárnosla. Por desgracia, no siempre la pedimos y no siempre confiamos en ella. Porque Él anhela compartir Su Divina Misericordia con nosotros, Jesús nos ofrece una hermosa manera de obtenerla, y es a través de la devoción a la Coronilla de la Divina Misericordia.

  Oraciones catolicas para confirmacion

Conocemos la Coronilla de la Divina Misericordia gracias a una monja polaca llamada Santa Faustina. Jesús se le apareció a Santa Faustina varias veces y le reveló la Coronilla de la Divina Misericordia. A través de una serie de milagros, Jesús le mostró el poder salvador que proviene de rezar la coronilla de la Divina Misericordia. Rezándola devotamente, Santa Faustina ayudó a innumerables almas a llegar al Cielo. Siguiendo el consejo de su director espiritual, Santa Faustina escribió sus visiones de Jesús, y hoy podemos leerlas en Diario de Santa María Faustina Kowalska.

El poder de la Coronilla de la Divina MisericordiaAdemás de la Misa y el Rosario, la Coronilla de la Divina Misericordia es la oración más poderosa que tenemos. Al rezar la Coronilla de la Divina Misericordia, ofrecemos el Cuerpo, la Sangre, el Alma y la Divinidad de Jesús, que une nuestras intenciones al sacrificio de la Misa. En otras palabras, la Coronilla de la Divina Misericordia es como un acto de Comunión Espiritual. A través de esta coronilla, obtenemos el perdón e intercedemos por la salvación de las almas. Jesús concede abundantes gracias a quienes rezan la coronilla, y ésta aplaca la ira de Dios. Cuando alguien reza la Coronilla de la Divina Misericordia por un moribundo, especialmente un pecador moribundo, el alma de esa persona encontrará la paz, y su hora de la muerte será feliz. Jesús promete que: “Ninguna alma que haya invocado mi misericordia ha sido defraudada ni avergonzada”.

Oración a la misericordia divina para la curación

Dios eterno, en quien la misericordia no tiene fin y el tesoro de la compasión es inagotable, míranos bondadosamente y aumenta Tu misericordia en nosotros, para que en los momentos difíciles no desesperemos ni nos desanimemos, sino que con gran confianza nos sometamos a Tu santa voluntad, que es el Amor y la Misericordia misma. Por nuestro Señor Jesucristo, Rey de misericordia, que contigo y el Espíritu Santo nos muestras misericordia ahora y siempre.  Amén.

  Oraciones bonitas para bautizos

Perdí a mi marido por un cáncer, y en ese momento caí en las drogas, pero Dios puso un sacerdote maravilloso en mi vida, y luego hice la misericordia divina rogando a Dios que me alejara del pecado y rezando el rosario y la misericordia divina ahora estoy libre de todos esos pecados y ahora en el camino de amar a Jesús y su Misericordia.Anita, 2023-01-12Mi padre fue diagnosticado con una enfermedad hepática casi en la última etapa. Los médicos no tenían esperanzas y dijeron que no iba a sobrevivir. Pero yo no perdí la esperanza. Recé el Rosario y la coronilla de la Divina Misericordia. Asistí a un retiro sólo por mi padre y un predicador que estaba con el sacerdote en el altar durante la adoración de curación dijo (…)Bess, 2022-11-11En los últimos 2 meses me han concedido tantas peticiones que no merezco. Quiero animar a todos los que vean esto a no rendirse y a confiar plenamente en la misericordia de Jesús. Tuve una terrible pelea con mi hermano y temí perderlo para siempre, fue así de malo. Recé fervientemente por la paz y un día mi hermano (…)Bobby Pace, 2022-09-02

Oración diaria de la Divina Misericordia

En la década de 1930, Jesús se apareció a Santa Faustina Kowalska, una humilde y bondadosa monja polaca, y le reveló las profundidades de Su misericordia. Santa Faustina ingresó en la Congregación de las Hermanas de Nuestra Señora de la Misericordia en 1925, pero falleció sólo trece años después de tuberculosis, en 1938. A lo largo de su vida de santidad, recibió continuamente revelaciones de Jesús y escribió diligentemente lo que Él le decía en su diario. Santa Faustina fue canonizada por San Juan Pablo II el 30 de abril de 2000.

En 1935, un ángel se apareció a Santa Faustina, y ella escuchó la llamada a rezar por misericordia. Al día siguiente, Cristo se le apareció y la instó a rezar la Coronilla ella misma y con los demás en la hora de la muerte. Anotó esta revelación en su diario:

  Cual es el arcángel del amor y su oración

Anima a las almas a rezar la Coronilla que te he dado. Quien la rece recibirá gran misericordia en la hora de la muerte. Cuando recen esta Coronilla en presencia del moribundo, Yo me pondré entre Mi Padre y el moribundo, no como Juez justo, sino como Salvador misericordioso. Los sacerdotes la recomendarán a los pecadores como su última esperanza de salvación. Aunque hubiera un pecador muy endurecido, si recitara esta Coronilla una sola vez, recibiría la gracia de Mi infinita misericordia. Deseo conceder gracias inimaginables a aquellas almas que confían en Mi misericordia. Por medio de la Coronilla obtendrás todo, si lo que pides es compatible con Mi voluntad.