Oración a la santísima trinidad antigua

Oración católica a la Santísima Trinidad

Ven, Espíritu Santo es una oración cristiana de guía.[1] Se trata en el Catecismo de la Iglesia Católica, párrafos 2670-2672.[2] Se utiliza en la Iglesia Católica, así como en algunas denominaciones anglicanas y luteranas.

La oración se utiliza como cántico en la Iglesia Luterana Nórdica de Suecia. Aunque rara vez se canta en el culto regular, es parte habitual de la apertura de los sínodos clericales y durante las ordenaciones de sacerdotes,[3] normalmente durante el rito final, la investidura, después de que los sacerdotes recién ordenados hayan completado sus votos. En estos casos, suele cantarse primero en el original latino, seguido de la traducción sueca[4].

¿Cuál es la oración tradicional a la Santísima Trinidad?

Un Dios, tres Personas, Unidad Trina, estate cerca de mí en el templo de mi alma. Atráeme a compartir tu vida y tu amor y a gozar amándote por toda la eternidad.

¿Qué es la oración de consagración a la Santísima Trinidad?

Santísima Trinidad, me consagro a mí mismo, a mi hogar y a mi familia. Habita en nosotros y con nosotros, para que seamos para los demás como tú eres, y como debemos ser a tu semejanza. Atráenos a compartir tu vida y tu amor, para que lleguemos a la gloria de tu Reino y nos regocijemos en amarte por toda la eternidad. Amén.

¿Cuál es la oración católica más antigua?

Esta oración, conocida en latín como Sub tuum Praesidium y hallada por primera vez en un papiro griego, hacia el año 300 d.C., es la oración a la Virgen más antigua que se conoce.

Oración a la Santísima Trinidad pdf

Al defender la deidad de Jesucristo en un artículo anterior, mostré a partir de las Escrituras (y la tradición) que es apropiado que los cristianos oren a Jesús, y no sólo al Padre. En este artículo, trataré el tema más amplio de cómo se relaciona la oración con los miembros de la Trinidad (habrá cierto solapamiento en estos artículos). Me gustaría mostrar cómo nuestra visión de los miembros de la Trinidad debería conformar nuestra visión de la oración. Dedicaré algún tiempo a la forma en que los autores del Nuevo Testamento (NT) relacionan la oración con la Trinidad. Luego, en la sección teológica, mostraré cómo la oración trinitaria incluye la oración a Jesús, así como al Espíritu Santo. En tercer lugar, destacaré algunas prácticas de la Iglesia a lo largo de la historia. Terminaré con algunas sugerencias personales para poner en práctica la oración al Dios trinitario en tu iglesia y en tu hogar.

  Oración para reconciliar padre e hijo

A efectos de este debate, reconoceré cinco tipos de oración: petición, intercesión, acción de gracias, alabanza/adoración y oración benedictícia. En la medida de lo posible, daré al menos un ejemplo neotestamentario de cada forma de oración dirigida a cada miembro de la Trinidad.1

Oración a la santísima trinidad, ewtn

El Valle de la Visión es una colección de oraciones antiguas que ejemplifican la intencionalidad, la pasión y el enfoque bíblico de la oración. El lenguaje puede parecer extraño a los lectores modernos, ya que se asemeja a una lengua más elevada de tiempos pasados. Sin embargo, el contenido de estas oraciones es de tan alta calidad que los cristianos modernos sin duda se beneficiarán de estos ejemplos.

  Oraciones para rezar frente al santisimo

Padre celestial, Hijo bendito, Espíritu eterno, Te adoro como un solo ser, una sola esencia, un solo Dios en tres personas distintas. Tú traes a Tu conocimiento a los pecadores y acoges en Tu reino a los súbditos indignos.

Tres personas en un solo Dios, Te bendigo y Te alabo, Dios trino. Me das amor abundante y escandalosamente. Tu amor es tan inmerecido, tan indecible, tan maravilloso y tan poderoso para salvar a los perdidos y elevarlos a la gloria.

Espíritu Santo, Tú estás dispuesto a ayudar mis debilidades, a mostrarme mi necesidad, a suplirme con palabras, a orar dentro de mí, y a fortalecerme para que no me canse de hacerte conocer mis peticiones.

Oh Dios trino, que diriges el universo, Tú me has ordenado pedir por aquellas cosas que conciernen a Tu reino y a mi alma. Permíteme vivir y orar como alguien que ha sido bautizado en Tu triple nombre: Padre, Hijo y Espíritu.

Oración a la Santísima Trinidad para pedir protección

Invoquemos cada día al Espíritu Santo, para que nos recuerde hacer de la mirada de Dios sobre nosotros nuestro punto de partida, tomar decisiones escuchando su voz y caminar juntos como Iglesia, dóciles a Él y abiertos al mundo.

Como cristianos, creemos que Dios es tres personas en Una: Dios Padre, Dios Hijo (Jesús) y Dios Espíritu Santo. Es común pensar principalmente en Dios Padre y Dios Hijo y descuidar a la tercera persona de la Trinidad, el Espíritu Santo. Sin embargo, el Espíritu Santo es tan instrumental y está tan presente en nuestras vidas como las otras dos personas de la Trinidad. En el Credo de Nicea, afirmamos que el Espíritu Santo es el dador de vida:

  Oraciones para grupos juveniles

Leemos sobre el Espíritu Santo en todo el Antiguo Testamento, pero el Libro de Isaías es especialmente importante para entender por qué rezamos al Espíritu Santo. El Libro de Isaías no sólo profetiza la venida de Cristo (la rama de Jesé), sino que también comparte con nosotros los siete dones del Espíritu Santo.

Dios nos concede estos siete dones -sabiduría, inteligencia, consejo, fortaleza, ciencia, piedad y temor del Señor- durante el Sacramento del Bautismo. En la tradición católica, creemos que estos siete dones se fortalecen a través del Sacramento de la Confirmación.