Oración a la virgen de los ángeles por la salud

Poderosa Oración a los Santos Ángeles, Protección, Salud, Dinero

San Gregorio | San Efrén | San Ambrosio | San Atanasio | San Juan Crisóstomo | San Agustín | San Cirilo de Alejandría | Un Padre del Concilio de Éfeso | Santiago de Saroug | San Germán, Obispo de Auxerre | San Sofronio | San Anselmo | San. San Bernardo | San Francisco de Asís | San Antonio de Padua | San Alberto Magno | San Germán | San Ildefonso | San Juan Damasceno | San Metodio | San Pascual Radbertus | San Pedro Damián | San Gregorio de Narek | San Anselmo | San Buenaventura | Santo Tomás de Aquino | San Germán de Padua Santo Tomás de Aquino | Santa Gertrudis de Helfta, Sajonia | Santa Brígida | Santa Catalina de Siena | San Bernardino de Siena | Monasterio de Citeaux | San Felipe Neri | San Carlos Borromeo | San José Calasancio | San Francisco de Sales | San Aloysius Gonzaga | San Juan Eudes | San Luis de la Cruz San Juan Eudes | San Luis de Montfort | San Alfonso de Ligorio | San Vicente Pallotti | San Juan Vianney | Cardenal John Henry Newman | Santo Domingo Savio | Santa Bernadette | Santa Teresa de Lisieux | Santa Gema | Fulton J. Sheen | Madre Teresa de Calcuta

Anillo de Protección – Madre María, Ángel de la Guarda y San Miguel

Si es la voluntad de Dios, pido en este día que el don de la curación de todas las formas de cáncer sea concedido a (nombre). Consuélale en los momentos de angustia, dolor, confusión y desesperación. Pide a nuestro bondadoso Salvador que le conceda salud física, paz interior y paciencia en el sufrimiento.

  Oraciones para que la familia se reconcilie

Madre de Jesús, sé nuestra protectora y defensora contra todo lo que sea dañino o malo. Lleva nuestras necesidades ante Dios Todopoderoso, para que seamos rodeados por los Santos Ángeles de Dios, y danos la gracia de vencer todo peligro y superar todo lo que amenace nuestra salud y bienestar.

Sé para nosotros luz en tiempos de oscuridad, fuerza cuando somos débiles, sabiduría en nuestra confusión, curación en tiempos de enfermedad, y valor para trabajar a través de los problemas y dificultades de la vida. Danos alegría cuando estemos tristes, pan para saciar nuestra hambre y vida eterna para vencer el poder de la muerte.

Madre bendita, a través de los innumerables milagros atribuidos a tu intercesión, has puesto de manifiesto un corazón generoso y compasivo y un gran amor por los enfermos. Acompáñame en este tiempo de mala salud, y acompáñame mientras afronto la enfermedad y la dolencia. Ayúdame a experimentar el poder sanador de Dios a través de tus oraciones y de las mías.

Oración a Nuestra Señora de Lourdes – Muy poderosa

Con el brote mundial del coronavirus, nos enfrentamos una vez más a la fragilidad de nuestras vidas, y de nuevo se nos recuerda nuestra humanidad común – que los pueblos de este mundo son nuestros hermanos y hermanas, que todos somos una familia bajo Dios.

Dios no nos abandona, va con nosotros incluso ahora, en este tiempo de prueba. En este momento, es importante que anclemos nuestros corazones en la esperanza que tenemos en Jesucristo. Ahora es el momento de intensificar nuestras oraciones y sacrificios por amor a Dios y al prójimo. Acerquémonos unos a otros en nuestro amor por Él, y redescubramos las cosas que verdaderamente importan en nuestras vidas.

  Devocional para ayuno y oración

Unidos a nuestro Santo Padre el Papa Francisco, oremos en solidaridad por nuestros hermanos y hermanas enfermos aquí y en todo el mundo. Recemos por quienes han perdido a seres queridos a causa de este virus. Que Dios les consuele y les conceda la paz.

Recemos también por los médicos, enfermeras y cuidadores, por los funcionarios de la sanidad pública y por todos los líderes cívicos. Que Dios les conceda valor y prudencia para responder a esta emergencia con compasión y al servicio del bien común.

Nuestra Señora del Buen Suceso, Oración Milagrosa en Necesidades Urgentes

Padre Celestial, Te doy gracias por amarme. Te doy gracias por enviar a Tu Hijo, nuestro Señor Jesucristo, al mundo para salvarme y liberarme. Confío en Tu poder y gracia que me sostienen y restauran.Padre Amoroso, tócame ahora con Tus manos sanadoras, porque creo que Tu voluntad es que yo esté bien de mente, cuerpo, alma y espíritu. Cúbreme con la Preciosísima Sangre de Tu Hijo, nuestro Señor Jesucristo, desde la coronilla de mi cabeza hasta la planta de mis pies. Desarraiga cualquier célula anormal y enferma. Abre cualquier arteria o vena bloqueada y reconstruye y rellena cualquier área dañada. Elimina toda inflamación y limpia cualquier infección por el poder de la Sangre Preciosa de Jesús.Deja que el fuego de Tu amor sanador pase a través de todo mi cuerpo para sanar y hacer nueva cualquier área enferma para que mi cuerpo funcione de la manera en que Tú lo creaste para funcionar.  Toca también mi mente y mis emociones, hasta lo más profundo de mi corazón. Y Padre, lléname con Tu Espíritu Santo y dame poder para hacer Tus obras para que mi vida traiga gloria y honor a Tu Santo Nombre. Te lo pido en el nombre del Señor Jesucristo.    Amén.

  Para que sirve la oración de la mano poderosa