Oración a la virgen del perpetuo socorro para casos difíciles

Madre del perpetuo socorro oración todos los miércoles

La oración puede ayudarnos a ver el panorama general y a sentirnos reconfortados por el amor de Dios cuando las cosas no van como queremos. Si necesitas consuelo, ayuda u orientación, estás preocupado o sufres una pérdida, o te enfrentas a la incertidumbre, estas oraciones te ayudarán. Esperamos que te resulten alentadoras.

Ayúdame a no temer el futuro, sino a confiar con valentía en que Tú tienes el control cuando mis emociones me hunden y cuando estoy desesperado. Y cuando no pueda hablar y no sepa qué decir, ayúdame a “Callar y saber que Tú eres Dios”.

No te entiendo, ni siquiera sé si creo en ti, pero este es mi grito a ti, quienquiera que seas, me imagino que si eres tan grande como la gente dice que eres, no te vas a ofender si hago las cosas mal.

Dios, ayúdame a confiarte mis decisiones y mi futuro. Permíteme apoyarme en ti con todo mi corazón en lugar de confiar en mi propia comprensión imperfecta. Dame una guía clara en mi vida. Te pido ayuda para dirigir mi camino. Dame la confianza de que tu dirección es siempre el mejor camino a seguir. En el nombre de Jesús, Amén.

Nuestra señora del perpetuo socorro libro de oraciones

¡Oh con qué rapidez avanzan en la parte de la perfección los que se consagran a la veneración de Nuestra Señora! Esa preciosa devoción parece darles alas para volar a las alturas de la santidad; que hablen de ella los sacerdotes que la han inculcado a sus penitentes. Oh! sólo en el Cielo se sabrá cuántas almas han llegado a la perfección por ese medio tan fácil. Dedicaos, pues, almas piadosas, desde ahora, al servicio de esa Madre bondadosa y un día seréis su corona en la gloria.

  Oración ala sangre preciosa de jesucristo

Oración a Nuestra Señora de Guadalupe

¡Oh con qué rapidez avanzan en la parte de la perfección los que se consagran a la veneración de Nuestra Señora! Esa preciosa devoción parece darles alas para volar a las alturas de la santidad; que hablen de ella los sacerdotes que la han inculcado a sus penitentes. Oh! sólo en el Cielo se sabrá cuántas almas han llegado a la perfección por ese medio tan fácil. Dedicaos, pues, almas piadosas, desde ahora, al servicio de esa Madre bondadosa y un día seréis su corona en la gloria.

Por favor, instala la aplicación android con la mayor colección de oraciones y recursos católicos. Usted obtendrá lo siguiente en la aplicación: Libros Católicos, Todas las Novenas, Todas las Coronillas, Todas las Letanías, Catecismo, Lecturas de la Misa Diaria, Consejería, Curso de Mariología, Muchas Oraciones Católicas, Santos y Días de Fiesta, Videos, etc. Haga clic aquí para instalar la aplicación android

  Oraciones para el alma de un difunto

Madre del perpetuo socorro, hoy dedico libre y conscientemente mi cuerpo, mi alma y mi espíritu a tu Inmaculado Corazón y al Sagrado Corazón de Jesús. Que dos corazones de amor protejan mi vida y mi alma de los ataques del demonio y del fuego del infierno.

Nuestra señora del perpetuo socorro novena pdf

En el sexto mes, el ángel Gabriel fue enviado por Dios a una ciudad de Galilea llamada Nazaret, a una virgen desposada con un hombre llamado José, de la casa de David; el nombre de la virgen era María. Entró y le dijo: “Alégrate, tú que gozas del favor de Dios. El Señor está contigo’. Ella se sintió profundamente turbada por estas palabras y se preguntó qué podía significar este saludo, pero el ángel le dijo: ‘María, no temas; has ganado el favor de Dios.

Mira, vas a concebir en tu seno y darás a luz un hijo, y le pondrás por nombre Jesús. Será grande y se llamará Hijo del Altísimo. El Señor Dios le dará el trono de David, su antepasado; reinará sobre la casa de Jacob para siempre y su reinado no tendrá fin”.

María dijo al ángel: “Pero, ¿cómo puede suceder esto, si yo no conozco varón alguno? El ángel respondió: “El Espíritu Santo vendrá sobre ti y el poder del Altísimo te cubrirá con su sombra. Y así el niño será santo y se llamará Hijo de Dios.

  Oraciones para pedir perdon por nuestros pecados