Oracion a las animas del purgatorio para pedir un favor

Oración por las almas del purgatorio católica

Oh DIOS MÍO! para tu mayor gloria, y para imitar lo más posible el Corazón generoso de Jesús, mi Redentor, y también para testimoniar mi devoción a la Santísima Virgen María, mi Madre, que es también la Madre de las Almas del Purgatorio, pongo en sus manos todas mis obras satisfactorias, así como el fruto de todas las que se ofrezcan por mi intención después de mi muerte, para que Ella las aplique a las Almas del Purgatorio según su sabiduría y beneplácito. Amén.

Quien entrega el mérito satisfactorio de toda obra buena hecha en vida y entrega también los sufragios que puede recibir después de la muerte, realiza una obra excelentísima, llamada comúnmente Acto Heroico de Caridad.

Los que hacen este acto deben cumplir después en el Purgatorio todas las penas debidas a sus faltas. Pero hay algo que ganar en esto. A una persona ignorante le parece inútil, incluso perjudicial, dar su dinero al banco; sin embargo, éste es un buen medio no sólo para conservar el capital, sino también para aumentarlo. Lo mismo sucede en el orden espiritual. Los méritos propios se ponen en manos de Dios y de Nuestra Señora en beneficio de las almas del purgatorio y se aumentan sus méritos de gloria eterna, porque se sostienen con la caridad. Comúnmente se cree que los que hacen el Acto Heroico, tienen poco tiempo en el Purgatorio, con la esperanza de que el Señor se sirva de su misericordia para con las almas del purgatorio. Se basa en las palabras de Jesús “¡con la medida con que hayáis medido a los demás, se os medirá también a vosotros! … ¡Dad uno y recibiréis cien!”.

Que las almas de los fieles difuntos latinen

Desde los tiempos de la Iglesia antigua hemos honrado, respetado y rezado por los difuntos. La Iglesia ofrece una gran oportunidad para ayudar a los difuntos realizando actos de devoción, arrepentimiento y caridad. Estos actos proporcionan la remisión de la pena temporal y se denominan indulgencias. La Iglesia nos brinda una oportunidad especial de ganar indulgencias para los difuntos en el mes de noviembre.

  Oración del tabaco para atraer un hombre difícil

La fiesta de Todos los Santos y el Día de Difuntos dan expresión litúrgica a nuestra creencia de que nosotros, como miembros de la Iglesia, somos también miembros de la Comunión de los Santos. Expresamos la creencia en esta Santa Comunión cada domingo al recitar el Credo. En nuestra celebración de la Sagrada Eucaristía se renueva nuestra comunión con los que nos han precedido en la fe.

Desde los tiempos de la Iglesia antigua hemos honrado, respetado y rezado por los difuntos. En el Libro de los Macabeos se reza por los muertos “porque es un pensamiento santo y saludable rezar por los muertos para que sean liberados de sus pecados”. No podemos ser recibidos en la intimidad con Dios sin haber sido purificados de las consecuencias del pecado personal. Purgatorio es el nombre de este proceso de purificación. En este proceso se satisface el castigo temporal que queda de los pecados cometidos durante la vida. Siguiendo las huellas de Cristo, nosotros, los vivos, podemos ayudar a los difuntos en el proceso de purificación mediante nuestra oración, nuestras obras espirituales y nuestra expiación penitencial. Nuestra comunión en la gracia y en las buenas obras beneficia mutuamente a los vivos y a los fieles difuntos.

Almas purgatorio tradicional

Para muchos cristianos, su creencia religiosa dicta que el purgatorio es un lugar entre el cielo y el infierno donde tendrás la oportunidad de limpiar tu alma antes de ir a tu eternidad final con Dios. Por lo tanto, hay muchos amigos y familiares de personas que han muerto que hacen una petición de oración especial que incluye oraciones por las almas del purgatorio. Con sus peticiones de oración junto con las oraciones por los difuntos, usted puede enviar a Dios sus intenciones de que Él continúe guiando a estas almas al arrepentimiento para que puedan pasar la eternidad con Él.

  Oración a san miguel arcángel para cortar brujería

¡¡Alabado y agradecido sea Dios!! Y os agradezco a todos vuestras oraciones por mi novio. Su médico finalmente encontró un medicamento que funciona para su enfermedad. Lleva tomándolo más de un año y ha vuelto a llevar una vida normal. ¡Aleluya!

Dios os bendiga a todos por hacer lo que hacéis. Nunca me hubiera imaginado poder rezar en la tumba de Jesús y, al ofrecer este servicio, siento que él me escuchó igual que si yo hubiera estado allí. Por favor, sepan cuánto los aprecio. Dios les bendiga.

¿Pueden vernos las almas del purgatorio?

Las Almas Santas del Purgatorio no pueden rezar por sí mismas ni hacer nada para aliviar su sufrimiento: Dependen de nuestras oraciones y esfuerzos para ayudarlas. Es lícito creer que pueden rezar por sus bienhechores. San Juan Vianney decía: “Si se supiera lo que podemos obtener de Dios por la intercesión de las Almas Pobres, no estarían tan abandonadas. Recemos mucho por ellas, ellas rezarán por nosotros”. Santa Teresa de Ávila decía que “Ella obtenía siempre los favores que pedía a Dios, por intercesión de las Ánimas Pobres del Purgatorio”.

Cuando morimos ya no podemos rezar por nosotros mismos, pero los demás pueden rezar por nosotros. En la Biblia se alude a la existencia de un lugar que llamamos Purgatorio con estas palabras: “Es cosa santa y saludable orar por los muertos, para que sean liberados de sus pecados”. (II Macab. XII., 46)

Una señora que conozco se encontraba en una situación desesperada en la que se enfrentaba a la bancarrota. El ayuntamiento estaba empeñado en convertir su propiedad en “patrimonio protegido”, lo que significaba que no podría hacer ningún cambio en ella sin su permiso y que tampoco podría venderla. El caso se prolongó durante 18 meses en las reuniones del ayuntamiento. El día de la reunión final del consejo, se le aconsejó que ofreciera sus méritos del mes para el alivio de las Almas del Purgatorio y que pidiera su intercesión en el caso de su propiedad ante el consejo. En la reunión de esa noche, uno de los miembros del consejo se acordó de repente de un caso similar en el que el consejo se había quemado los dedos financieramente cuando el dueño de la propiedad llevó el caso al Tribunal de Tierras y Medio Ambiente y ganó el caso. El ayuntamiento “se acobardó” y la propietaria ganó el caso y pudo vender su propiedad. (No tenía dinero para pagar la hipoteca del mes siguiente, por eso era tan importante para ella vender la propiedad casi inmediatamente).

  Oración a San Benito para la protección de los hijos: Guía para fortalecer tu fe y asegurar la seguridad de tus seres queridos