Oración a las benditas almas del purgatorio para casos difíciles

Una forma breve y fácil de rezar por las almas del purgatorio

La Comunión de los Santos está formada por los fieles de la tierra, las almas del cielo y las almas del purgatorio (en términos tradicionales: la Iglesia militante, la Iglesia triunfante y la Iglesia sufriente).

Los que no estamos en el cielo necesitamos rezar y confiar en las oraciones de los demás, a menudo en gran medida. Los que han entrado en el cielo -ya sean canonizados por la Iglesia o no- ¡lo están haciendo muy bien! Sí, pueden rezar y rezan por nosotros en la tierra y por las almas del purgatorio, pero para los miembros de la Iglesia Triunfante, la vida eterna no puede ser mejor.

En su sabiduría (¡gracias, Espíritu Santo!) y a través de su calendario litúrgico, la Iglesia nos ofrece tres importantes recordatorios anuales de que las almas del cielo son santas y las del purgatorio necesitan nuestras oraciones. Estos recordatorios son: Todos los Santos, el 1 de noviembre; Todos los Difuntos, el 2 de noviembre; y, tradicionalmente, todo el mes de noviembre, dedicado a las almas santas.

El “quién es quién en el más allá” es fácil de entender. Si alguien ha muerto, está allí. Pero, ¿cuál? La Iglesia no lo dice, salvo en el caso de los santos canonizados y, por supuesto, de Nuestro Señor y Nuestra Señora.

¿Cuál es la oración más poderosa por las almas del purgatorio?

“Padre Eterno, Te ofrezco la Preciosísima Sangre de Tu Divino Hijo, Jesús, en unión con las Misas que hoy se dicen en todo el mundo, por todas las Santas Almas del Purgatorio, por los pecadores de todo el mundo, por los pecadores de la Iglesia universal, los de mi propia casa y los de mi familia. Amén”.

¿Cómo rezar por una situación difícil?

Ayúdame a no temer el futuro, sino a confiar con valentía en que Tú tienes el control cuando mis emociones me hunden y cuando estoy desesperado. Y cuando no pueda hablar y no sepa qué decir, ayúdame a “estar tranquilo y saber que tú eres Dios”. Sé mi consolador, mi sanador y tráeme la paz. En el nombre de Jesús, Amén.

  Oración a san benito para las verrugas

Mensajes de las almas del purgatorio

Hola a todos Algunos enlaces en esta página son enlaces de afiliados, lo que significa que, si usted decide hacer una compra, podemos ganar una pequeña comisión sin costo adicional para usted. ¡Gracias por apoyar a Beauty So Ancient!

“Cuanto más se anhela una cosa, más dolorosa resulta la privación de ella. Y porque después de esta vida, el deseo de Dios, el Bien Supremo, es intenso en las almas de los justos (porque este ímpetu hacia él no es obstaculizado por el peso del cuerpo, y ese tiempo de goce del Bien Perfecto habría llegado) si no hubiera habido obstáculo; el alma sufre enormemente por la demora.El Santo Sacrificio de la Misa”.

Uno de los beneficios de rezar por las pobres almas es que, un día, necesitaremos amigos que recen por nosotros. Estas pobres almas estarán un día en el cielo y rezarán por ti, cuando estés pasando por tu purificación.

“En la comunión de los santos, “existe un vínculo perenne de caridad entre los fieles que ya han llegado a la patria celestial, los que están expiando sus pecados en el purgatorio y los que todavía son peregrinos en la tierra. Entre ellos existe, además, un abundante intercambio de todos los bienes” (CIC 1475)

¿Pueden vernos las almas del purgatorio?

Durante el mes de noviembre, recordamos de manera especial a nuestros seres queridos difuntos. El Día de Todos los Santos (1 de noviembre) aclama a todos los santos del cielo, y el Día de los Difuntos (2 de noviembre) llama nuestra atención sobre las almas de los fieles difuntos del Purgatorio. A veces, rezar por las almas del purgatorio se ve como algo anticuado, algo que “ya no se hace”. Si descuidamos a las almas santas de esa manera o por ignorancia, ¡hacemos un flaco favor a nuestros hermanos y hermanas en el Señor! Ante todo, tenemos que reeducarnos sobre el Purgatorio.

  Juegos para formar oraciones online

Una crítica común por parte de muchos protestantes es que el Purgatorio hace que la gracia de Dios sea insuficiente para perdonar los pecados y remitir las penas. ¿Fue defectuosa la obra redentora de Cristo? ¿No desaparece el pecado cuando Dios lo perdona? El purgatorio no encaja en la soteriología protestante, y las raíces de sus objeciones se hunden en los debates sobre la sola fide (que el hombre se salva sólo por la fe) y la sola scriptura (que todo lo que se cree tiene que encontrarse en la Biblia). Esos argumentos han sido tratados muchas veces, y van más allá de nuestra discusión aquí.

¿Cómo saber si un alma está en el purgatorio?

Las Almas Santas del Purgatorio no pueden rezar por sí mismas ni hacer nada para aliviar su sufrimiento: Dependen de nuestras oraciones y esfuerzos para ayudarlas. Es lícito creer que pueden rezar por sus bienhechores. San Juan Vianney decía: “Si se supiera lo que podemos obtener de Dios por intercesión de las Almas Pobres, no estarían tan abandonadas. Recemos mucho por ellas, ellas rezarán por nosotros”. Santa Teresa de Ávila decía que “Ella obtenía siempre los favores que pedía a Dios, por intercesión de las Ánimas Pobres del Purgatorio”.

Cuando morimos ya no podemos rezar por nosotros mismos, pero los demás pueden rezar por nosotros. En la Biblia se alude a la existencia de un lugar que llamamos purgatorio con estas palabras “Es cosa santa y saludable orar por los muertos, para que sean liberados de sus pecados”. (II Macab. XII., 46)

Una señora que conozco se encontraba en una situación desesperada en la que se enfrentaba a la bancarrota. El ayuntamiento estaba empeñado en convertir su propiedad en “patrimonio protegido”, lo que significaba que no podría hacer ningún cambio en ella sin su permiso y que tampoco podría venderla. El caso se prolongó durante 18 meses en las reuniones del ayuntamiento. El día de la reunión final del consejo, se le aconsejó que ofreciera sus méritos del mes para el alivio de las Almas del Purgatorio y que pidiera su intercesión en el caso de su propiedad ante el consejo. En la reunión de esa noche, uno de los miembros del consejo se acordó de repente de un caso similar en el que el consejo se había quemado los dedos financieramente cuando el dueño de la propiedad llevó el caso al Tribunal de Tierras y Medio Ambiente y ganó el caso. El ayuntamiento “se acobardó” y la propietaria ganó el caso y pudo vender su propiedad. (No tenía dinero para pagar la hipoteca del mes siguiente, por eso era tan importante para ella vender la propiedad casi inmediatamente).

  Oración para calmar el dolor del alma