Oración a las llagas de jesús crucificado

7 llagas de jesucristo oración

Centro Católico Romano de Apostolado de Medios Electrónicos e Impresos — El IMMACULATA-CENTER en Suiza fue fundado en 1967 con el lanzamiento de una revista mensual llamada “DAS ZEICHEN MARIENS” (= El Signo de María) y un acompañamiento de venta de libros por correspondencia así como la publicación de una serie de libros de bolsillo y folletos. –

Le CENTRE IMMACULATA en Suisse a été fondé en 1967 par la publication du périodique mensuel en langue allemande “DAS ZEICHEN MARIENS” (= Le Signe de Marie) et par la distribution de livres catholiques ainsi que l’édition d’une série de livres brochés et brochures.

Coronilla de las cinco llagas de jesus pdf

Este artículo necesita citas adicionales para su verificación. Please help improve this article by adding citations to reliable sources. El material sin fuentes puede ser cuestionado y eliminado.Find sources:  “Herida del hombro de Jesús” – noticias – periódicos – libros – erudito – JSTOR (julio 2022) (Aprende cómo y cuándo eliminar este mensaje de la plantilla).

La oración tradicional en honor de la herida del hombro de Jesús evoca la herida que se dice que Jesús recibió al cargar la cruz en la que fue crucificado. Se atribuye a Bernardo de Claraval, a Gertrudis o a Matilde[1].

Según la leyenda piadosa, Bernardo preguntó a Jesús cuál era su mayor sufrimiento no registrado y la herida que más dolor le infligió en el Calvario. Jesús respondió: “Tuve en el hombro, mientras llevaba mi cruz en el Camino de los Dolores, una herida dolorosa que fue más dolorosa que las otras y que no está registrada por los hombres”[2].

  Oración en pareja cristiana

“Oh Jesús amoroso, manso Cordero de Dios, yo, miserable pecador, saludo y adoro la sacratísima herida de tu hombro sobre la que llevaste tu pesada cruz, que de tal modo desgarró tu carne y desnudó tus huesos que te infligió una angustia mayor que cualquier otra herida de tu benditísimo cuerpo. Te adoro, oh Jesús dolorosísimo; te alabo, te glorifico y te doy gracias por esta sacratísima y dolorosísima herida, suplicándote que, por este dolor excesivo y por el peso aplastante de tu pesada cruz, seas misericordioso conmigo, pecador, me perdones todos mis pecados mortales y veniales y me conduzcas al cielo por el camino de tu cruz. Amén”.

5.480 heridas de cristo

Mi buen y querido Jesús, me arrodillo ante ti, pidiéndote encarecidamente que grabes en mi corazón una fe, una esperanza y una caridad profundas y vivas, con verdadero arrepentimiento de mis pecados y la firme resolución de repararlos. Mientras reflexiono sobre tus cinco llagas y me detengo en ellas con profunda compasión y dolor, recuerdo, buen Jesús, las palabras que el profeta David pronunció hace mucho tiempo acerca de ti: “Han traspasado mis manos y mis pies; han contado todos mis huesos”. Amén.

  La oración que agrada a dios versículos

Nuestros colaboradores han distribuido decenas de millones de regalos católicos que han cambiado vidas desde 1991, convirtiéndonos en el mayor productor de Estados Unidos de herramientas de evangelización de alta calidad y muy asequibles. Únase hoy a nuestra labor.

Significado de las cinco llagas de Cristo

fieles que están en su agonía, y ten piedad de mí cuando yo también esté en la mía.    Por los méritos de tu preciosísima Sangre, concédenos en nuestra agonía una entera conformidad con tu divina voluntad, para que, dispuestos a vivir o

meditando según sus capacidades en los sufrimientos de Jesucristo, durante las tres horas que colgó de la cruz, y en las siete palabras que entonces pronunció, o bien, en lugar de la meditación, recitando

amargo dolor que sufriste.    Te doy gracias por ese amor que Te traspasó con tanta tortura y derramamiento de sangre para castigar mis extravíos y los placeres culpables que he concedido a mis pasiones desenfrenadas.

flagelos y la condenación eterna que mis pecados habían merecido.    Ofrezco al Padre Eterno el dolor y el amor de tu santísima humanidad, y te ruego que me enseñes a convertir en bien el tiempo de mi vida,

  Historia de winston churchill y la oración

contemplo con gran dolor y amor Tus cinco Llagas, y las medito en mi mente, teniendo ante mis ojos las palabras que, hace mucho tiempo, el profeta David pronunció en su propia persona acerca de Ti, Jesús mío: “Foderunt