Oración a los 7 espíritus infernales

Memorare

Con tanta maldad a la que nos enfrentamos en cada noticia de última hora, he aquí tres oraciones a San Miguel Arcángel, el gran arcángel antagonista de Satanás: “A Miguel se le representa invariablemente con la armadura de un guerrero, porque es el general del ejército angélico que se enfrentó a las legiones de Lucifer, que se había atrevido a arrogarse las prerrogativas de Dios. Luchó, no con espada y lanza, sino con el desafío incontestable de su propio nombre: Micha-el (¿Quién es como Dios?) “Leer más:Esculturas de madera tallada de San MiguelEn nuestra batalla contra el mal -el de nosotros mismos y el del mundo- invoquemos estas oraciones.Letanía de San MiguelSeñor, ten piedad de nosotros. Señor, ten piedad de nosotros.

Comentarios

¿Qué motiva a alguien a ser malo? ¿Realmente malo? ¿Es el demonio sobre su hombro o el trajeado que ofrece tratos demasiado buenos para dejarlos pasar? ¿O simplemente trabaja para alguien mucho, mucho peor? La palabra diablo viene del griego diábolos, que literalmente significa “calumniador”. El español diablo y el adjetivo diabólico también proceden de esta palabra.

Los griegos no hablaban de cualquier calumniador. No, hablaban de El Calumniador. El Engañador. El Tentador. El Padre de la Mentira. El Enemigo. El Maligno. La antigua fuerza maligna que en la Biblia recibe el nombre de Diablo. Sin embargo, este gobernante del infierno y señor de todos los males recibe muchos nombres diferentes. Acompáñenos a descender a las profundidades del fuego y el azufre para examinar un índice infernal de diferentes nombres del Diablo.

  Oración de san josé para casos imposibles

Quizá el nombre más conocido del Diablo sea Satanás. Este nombre aparece repetidamente en la Biblia, como en Lucas 22:3, cuando se culpa al Diablo de la traición de Judas Iscariote a Jesucristo:  Entonces entró Satanás en Judas, llamado Iscariote, que era del número de los doce.

Cómo realizar una oración de exorcismo

El término “exorcismo”” NO siempre denota un exorcismo solemne que implique a una persona poseída por el demonio. En general, el término denota oraciones para “frenar el poder del demonio y evitar que haga daño”. Como San Pedro había escrito en la Sagrada Escritura, “vuestro adversario el diablo, como león rugiente, anda alrededor buscando a quien devorar.” [1 St.Pet. 5,8]

El Santo Padre exhorta a los sacerdotes a rezar esta oración lo más a menudo posible, como un simple exorcismo para frenar el poder del demonio y evitar que haga daño. Los fieles también pueden rezarla en su propio nombre, con el mismo fin, como cualquier oración aprobada. Se recomienda su uso siempre que se sospeche la acción del demonio, causando malicia en los hombres, tentaciones violentas e incluso tormentas y diversas calamidades. Podría utilizarse como exorcismo solemne (ceremonia oficial y pública, en latín), para expulsar al demonio. Lo diría entonces un sacerdote, en nombre de la Iglesia y sólo con el permiso de un obispo.

  Oración con dos te veo con tres te ato

¿Dónde está la oración de exorcismo en la Biblia?

Entre los Santos Arcángeles, tres son particularmente distinguidos en las sagradas escrituras–SS. Miguel, Gabriel y Rafael. San Miguel, a quien la Iglesia honra hoy, fue el príncipe de los ángeles fieles que se opusieron a Lucifer y sus asociados en su rebelión contra Dios. Miguel, en hebreo, significa: “¿Quién es como Dios?” Este era, por así decirlo, su lema, que con humildad reprimió el orgullo de ese ángel apóstata, y levantó el estandarte contra él. Él continúa protegiendo a los santos de sus asaltos.

Este Santo Arcángel ha sido siempre honrado en la Iglesia Católica, bajo el mismo título de su guardián bajo Dios, y como protector de los fieles; porque Dios se complace en emplear el celo y la caridad de los ángeles buenos y de su jefe contra la malicia del demonio.

Se menciona en particular de este guardián y protector especial de la Iglesia, que, en la persecución del Anticristo, se levantará poderosamente en su defensa: “En aquel tiempo se levantará Miguel, el gran príncipe, que defiende a los hijos de tu pueblo”. No sólo es el protector de la Iglesia, sino de toda alma fiel. Él venció al demonio por la humildad; nosotros estamos alistados en la misma guerra. Sus armas fueron la humildad y el ardiente amor a Dios; las mismas deben ser las nuestras. Debemos considerar a este Arcángel como nuestro jefe bajo Dios; y resistiendo valerosamente al demonio en todos sus asaltos, gritar: “¿Quién puede compararse a Dios?”. Su fiesta es el 29 de septiembre.

  Oración al ángel de la guarda de mis hijos