Oración a obatalá para los enemigos

Oración a ogun y ochosi

Obatala, que significa rey de la tela blanca, es el mayor de todos los Orishas. Considerado la figura paterna por excelencia, Obatala vigila a todos los Orishas más jóvenes. Es venerado como el rey de reyes y el creador de toda la humanidad. Bajo el poder de su padre Olorun, Obatala creó la Tierra y todos los seres vivos que la habitan. Es el Orisha del liderazgo, el conocimiento, la justicia, los discapacitados y los militares.

Esta deidad paciente y compasiva, que antaño fue un fuerte guerrero testigo de terribles actos de violencia, proporciona bondad a quienes le rezan. Obatala preside a los demás Orishas e interviene en sus discusiones y desacuerdos. Es muy respetado como juez justo y paciente. Obatala está casado con Yemana, la diosa del océano, y es el padre de muchos Orishas.

Siempre vestido de blanco, Obatala representa la pureza y la calma. El blanco se considera el más sagrado de todos los colores de la santería, ya que simboliza a Obatala. Su inquebrantable dedicación a la verdad y la claridad está simbolizada por su atuendo totalmente blanco. Se le representa como un hombre mayor vestido de blanco que sostiene un bastón o una antorcha. Las montañas, colinas y otros lugares elevados son los favoritos de este orisha. Él encuentra la claridad y la pureza de pensamiento conectándose con la naturaleza por encima de las distracciones de la vida cotidiana.

Oración de protección Obatala

La santería (pronunciación española: [san̪.t̪eˈɾi.a]), también conocida como Regla de Ocha, Regla Lucumí o Lucumí, es una religión de la diáspora africana que se desarrolló en Cuba a finales del siglo XIX. Surgió a través de un proceso de sincretismo entre la religión tradicional yoruba de África Occidental, la forma católica romana del cristianismo y el espiritismo. No hay una autoridad central que controle la santería y existe una gran diversidad entre sus practicantes, conocidos como creyentes.

  Oración del tabaco para limpiar a otra persona

La santería es politeísta y gira en torno a deidades llamadas oricha. Derivan sus nombres y atributos de las divinidades tradicionales yoruba, y se equiparan a los santos católicos romanos. Se cree que cada ser humano tiene un vínculo personal con un oricha concreto que influye en su personalidad. Se cuentan varios mitos sobre estos oricha, que se consideran subordinados a Olodumare, una deidad creadora trascendente. Se cree que Olodumare es la fuente última del aché, una fuerza sobrenatural que impregna el universo y que puede manipularse mediante acciones rituales. Los practicantes veneran a la oricha en altares, ya sea en el hogar o en la casa (templo), dirigida por un santero (sacerdote) o una santera (sacerdotisa). La pertenencia a la casa requiere iniciación. Las ofrendas a la oricha incluyen fruta, licor, flores y animales sacrificados. Un ritual central es el toque de santo, en el que los practicantes tocan tambores, cantan y bailan para animar a un oricha a poseer a uno de sus miembros y comunicarse así con él. Se utilizan varias formas de adivinación, como Ifá, para descifrar los mensajes de los oricha. También se hacen ofrendas a los espíritus de los muertos, y algunos practicantes se identifican como médiums espirituales. Los rituales de curación y la preparación de hierbas medicinales y talismanes también desempeñan un papel destacado.

Obatala oración para el amor

La oración a Obatala, consiste en la recitación de un poderoso ceremonial, ofrecido en forma de oraciones, con el fin de honrar o simplemente hacer peticiones de favores especiales a este Orisha de la religión yoruba. Existen muchas formas de elevar estas plegarias, por lo que a través de este artículo, se mostrará el camino a seguir para realizar la petición, ya sea por prosperidad, amor, entre otros.

  Oración para pedir a dios un milagro económico urgente

Antes de realizar cualquier oración a Obatalá, se debe saber que esta es una deidad que pertenece al Panteón Yoruba, un tipo de religión de origen africano y cuyos fundamentos se establecen sobre una serie de tradiciones y creencias de carácter espiritual, profundamente arraigadas en las diferentes manifestaciones culturales del pueblo africano, especialmente de aquellos que habitan en África Occidental.

De esta región, podemos hablar principalmente de Nigeria, aunque con el paso del tiempo, se han ido extendiendo a otras naciones del mundo, como por ejemplo, República Dominicana, Venezuela, Cuba y Puerto Rico, a través de la práctica que implica su culto. o ceremonial, bien conocido como el rito de la Santería.

Oración del shango

Critical Role WikiEsta wiki contiene spoilers de todas las historias de Critical Role. Esto incluye la historia de los episodios no emitidos de La Leyenda de Vox Machina, ya que está basada en la primera campaña de Critical Role de 2015-2017.

Campeón es el término utilizado para referirse a diferentes individuos que se convierten en leales partidarios de una deidad o de una causa. Suelen ser poderosos guerreros, magos o una combinación de ambos. Muchos campeones son mortales, y su condición les otorga nuevas habilidades, a veces incluso cambiando su propia naturaleza a algo más divino.

Debido a la Puerta Divina, ni las Deidades Primigenias ni los Dioses Traidores pueden interactuar directamente con Exandria. Los campeones divinos suelen ser los encargados de velar por los intereses de sus deidades en el Plano Material, derrotando a sus enemigos, defendiendo su culto o representándolas en grandes misiones.

  Oración para dejar ir un amor

Los campeones divinos no tienen por qué ser seguidores activos de su dios para obtener ese puesto: un momento de necesidad e intereses comunes puede forjar esa relación (quizá tras algún tipo de prueba), y a veces conduce a que el campeón se convierta en seguidor real de su benefactor divino. En una situación menos ideal, también es posible que una deidad obtenga a un campeón por la fuerza mediante el chantaje, la tortura y/o la corrupción; en esos casos, el campeón se convierte en una herramienta para el dios, obedeciendo órdenes sin elección.