Oración a san antonio de padua para la salud

Oración de San Antonio para pedir dinero

Dios amoroso, te ruego que me consueles en mis sufrimientos, prestes habilidad a las manos de mis curanderos y bendigas los medios empleados para mi curación. Dame tal confianza en el poder de tu gracia, que incluso cuando tenga miedo, pueda poner toda mi confianza en ti; por nuestro Salvador Jesucristo. Amén.

Señor Jesucristo, con tu paciencia en el sufrimiento santificaste el dolor terrenal y nos diste ejemplo de obediencia a la voluntad de tu Padre. Acércate a mí en mis momentos de debilidad y dolor; sostenme con tu gracia, para que no decaigan mi fuerza y mi valor; cúrame según tu voluntad; y ayúdame a creer siempre que lo que me suceda aquí es de poca importancia si me retienes en la vida eterna, Señor mío y Dios mío. Amén.

Señor, mírame con ojos de misericordia. Que Tu mano sanadora descanse sobre mí, que Tus poderes vivificantes fluyan en cada célula de mi cuerpo y en las profundidades de mi alma, limpiándome, purificándome, devolviéndome la integridad y la fuerza para servir en Tu Reino. Amén.

Jesús misericordioso, tú eres mi guía, la alegría de mi corazón, el autor de mi esperanza y el objeto de mi amor. Vengo en busca de refrigerio y paz. Muéstrame tu misericordia, alivia mis temores y ansiedades, y concédeme una mente tranquila y un corazón expectante, para que por la seguridad de tu presencia pueda aprender a permanecer en ti, que eres mi Señor y mi Dios. Amén.

Oraciones de San Antonio escuchadas

Querido Antonio, siempre has ayudado a los que te invocaban. Te ruego fervientemente por una persona enferma muy querida para mí. Te ruego que le obtengas el don de la curación, o al menos que alivies su dolor y encuentres en su interior la fuerza para ofrecer esas tribulaciones al Señor en unión con la Pasión de Cristo. Tú, que en tu vida terrena fuiste amigo de los que sufren y los apoyaste con tu profunda caridad y tu don de milagros, sé cercano a nosotros con tu protección, consuela nuestros corazones y convierte nuestro sufrimiento físico y mental en fuente de méritos para la vida eterna.

  Oración para vender una finca rápido

Petición de oración por San Antonio

En el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo. Amén.Oh Santo San Antonio, dulcísimo de los Santos, tu amor a Dios y Caridad para con sus criaturas, te hicieron digno, cuando estabas en la tierra, de poseer poderes milagrosos.    Animado por este pensamiento, te imploro que me obtengas…

Oh dulce y cariñoso San Antonio, cuyo corazón estaba siempre lleno de simpatía humana, susurra mi petición a los oídos del dulce Niño Jesús, que amaba ser estrechado en tus brazos; y la gratitud de mi corazón será siempre tuya.

En el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo. Amén.Oh Santo San Antonio, el más gentil de los Santos, tu amor por Dios y Caridad por Sus criaturas, te hicieron digno, cuando estabas en la tierra, de poseer poderes milagrosos.    Animado por este pensamiento, te imploro que me obtengas…

Oh dulce y amoroso San Antonio, cuyo corazón estaba siempre lleno de simpatía humana, susurra mi petición a los oídos del dulce Niño Jesús, que amaba ser estrechado en tus brazos; y la gratitud de mi corazón será siempre tuya.

  Origen de la oración bajo tu amparo

Oración de protección de San Antonio

Antonio de Padua es un santo católico que nació el 15 de agosto de 1195 cerca de Lisboa, Portugal, en el seno de una familia acomodada y recibió el nombre de Fernando. Fue enviado a la escuela catedralicia de Lisboa, pero en 1210, a la edad de 15 años, ingresó en el monasterio agustino de Sao Vicente de Lisboa, en contra de los deseos de su familia. Pero en su monasterio, cerca de su ciudad natal, se distraía con las visitas de parientes y amigos. Al cabo de dos años, Fernando pidió el traslado. Fue enviado a la Santa Cruz de Coimbra, gran centro de enseñanza y capital del Portugal de la época. Dedicó los siguientes ocho años de su vida al estudio y la oración, sumergiéndose en la Sagrada Escritura.

Cuando le llegaron noticias de los mártires franciscanos en Marruecos, ingresó en la Orden Franciscana en 1221, cuando tenía 26 años. A petición propia, fue enviado como misionero a Marruecos con la misión de predicar entre los moros. Tuvo que regresar a Europa por motivos de salud. Después de esto, San Antonio fue trasladado a Romaña (Italia) y pasó 9 meses como capellán de ermitaños. Era tan modesto que no le importaba pasar sus días realizando las tareas más humildes de la cocina y el convento. Pero el Señor tenía planes más grandes para este hombre santo. En una ceremonia de ordenación, el sacerdote que iba a pronunciar el sermón enfermó repentinamente y San Antonio fue llamado a dar el sermón en su lugar. Aunque al principio se negó con humildad, finalmente tuvo que hacerlo debido a su voto de obediencia a su superior. El resto, como suele decirse, es historia.

  Oraciones a san rafael para curar enfermedades