Oración a san benito poderosa y de acción inmediata

Oración de San Benito en español

La Regla de San Benito es un documento importante en la tradición católica del cristianismo, un documento que informa una tradición comunitaria que permanece viva hoy en día. No sólo muchos monjes y monjas siguen la Regla, sino que muchos no monjes encuentran hoy en ella una nueva inspiración para vivir la vida cristiana. Dada esta importancia, una exploración de cómo la Regla contribuye a una visión de la comunidad católica en nuestro tiempo será un esfuerzo fructífero.

Esencial para un sentido de catolicidad es la comprensión de que las contribuciones individuales son parte de un esfuerzo comunitario. Este esfuerzo conjunto se encarna más claramente en el culto litúrgico, en el que son las acciones de toda la comunidad las que componen la liturgia, por importantes que sean las contribuciones de cada individuo. Los escritores cristianos se sirven constantemente de los pensadores que les han precedido para crear sus visiones personales del misterio católico.

La Regla de San Benito ilustra esta interdependencia en el sentido de que, lejos de crear el monacato de la nada, representa una destilación de las experiencias monásticas de la Iglesia anteriores a la época de San Benito. Por ejemplo, San Benito señala expresamente la importancia de los escritos de San Basilio de Cesarea y San Juan Casiano para comprender su visión del monacato. Los estudiosos han atribuido muchas expresiones de la Regla a estos dos escritores y a muchos otros. En contraste, una fuente que San Benito no menciona tuvo un efecto mucho más directo en el texto que cualquier otra. Se trata de la Regla del Maestro, una regla monástica anónima que ahora se cree que fue escrita entre treinta y cincuenta años antes de que San Benito escribiera la suya. El gran solapamiento de texto entre las dos reglas permite interesantes comparaciones entre las actitudes de San Benito y las del Maestro. Las comparaciones ofrecen pruebas de que San Benito reflexionó cuidadosamente sobre los escritos de sus antepasados monásticos, desarrollando así su propia visión a través de la visión corporativa que había heredado. Así, la Regla ofrece una imagen significativa de la naturaleza corporativa de la catolicidad en un abad que utiliza material anterior que le pareció bueno para presentar su muy diferente punto de vista.

  Hombres y mujeres de oración en la biblia

¿Cuál es la poderosa oración a San Benito para pedir protección?

Oración a San Benito para pedir protección

Por tu intercesión, líbranos de la tentación, la opresión espiritual, los males físicos y la enfermedad. Protégenos del abuso de las drogas y el alcohol, de la impureza y la inmoralidad, de los compañeros desagradables y de las actitudes negativas. En el nombre de Jesús. Amén.

¿Cuál es la oración diaria a San Benito?

Por la cruz de Jesucristo, te pido que por favor intercedas para que Dios me proteja a mí, a mis seres queridos, mi hogar, propiedades, posesiones y lugar de trabajo hoy y siempre por tu santa bendición, para que nunca nos separemos de Jesús, María y la compañía de todos los bienaventurados.

¿Cuál es la oración más poderosa que podría ofrecerse?

Se llama “Oración de Jesús”, y consiste simplemente en pronunciar la única palabra “Jesús” (o “Señor Jesús”, o “Señor Jesucristo, ten piedad de mí, pecador”) en cualquier situación, en cualquier momento y lugar, en voz alta o en silencio.

Breve oración a San Benito

La medalla de San Benito es una medalla sacramental cristiana que contiene símbolos y textos relacionados con la vida de San Benito de Nursia, utilizada por católicos romanos, luteranos, ortodoxos occidentales, anglicanos y metodistas, de tradición cristiana benedictina, especialmente por los votantes y oblatos[A][1].

Este objeto religioso es también un símbolo cristiano de apertura de puertas y de apertura de caminos difíciles. La tradición sostiene que protege de las maldiciones, el mal y el vicio, protege contra las enfermedades y protege la buena salud.

La fecha y la época exactas de la primera medalla de San Benito no están claras. Originalmente, la medalla era una cruz, dedicada a la devoción en honor de San Benito. En algún momento se acuñaron medallas con la imagen de San Benito sosteniendo en alto una cruz en la mano derecha y su Regla para los monasterios en la otra mano. A continuación, se colocó una secuencia de letras mayúsculas alrededor de la gran figura de la cruz molina en el reverso de la medalla. El significado de las letras se perdió con el tiempo, hasta que hacia 1647 se descubrió un antiguo manuscrito en la abadía benedictina de San Miguel de Metten. En el manuscrito, escrito en 1415, aparecía una imagen de San Benito sosteniendo en una mano un báculo terminado en cruz y un pergamino en la otra. En el báculo y el pergamino estaban escritas íntegramente las palabras de las que las misteriosas letras eran las iniciales,[3] una oración latina de exorcismo contra Satanás[4]. El manuscrito contiene la fórmula de exorcismo Vade retro satana (“Retrocede, Satanás”), y se descubrió que las letras correspondían a esta frase[5].

  Oración a jesús de nazaret poderoso protector mío

Libro de oraciones de san benedicto pdf

“¡Oh Glorioso San Benito, sublime modelo de todas las virtudes, vaso puro de la gracia de Dios! Contémplame, humildemente arrodillado a tus pies. Imploro a tu corazón amoroso que ruegue por mí ante el trono de Dios. A ti recurro en todos los peligros que diariamente me rodean. Escúdame contra mis enemigos, inspírame a imitarte en todo. Que tus bendiciones me acompañen siempre, para que pueda rehuir todo lo que Dios prohíbe y evitar las ocasiones de pecado.”

“Alcánzame bondadosamente de Dios los favores y gracias de que estoy tan necesitado, en las pruebas, miserias y aflicciones de la vida. Tu corazón estaba siempre tan lleno de amor, compasión y misericordia hacia aquellos que estaban afligidos o atribulados de alguna manera. Nunca dejaste sin consuelo y asistencia a nadie que recurriera a ti. Por lo tanto, invoco tu poderosa intercesión con la confiada esperanza de que escucharás mis plegarias y me obtendrás la gracia y el favor especiales que tan fervientemente imploro (menciónala), si es para la mayor gloria de Dios y el bienestar de mi alma.”

Oración de San Benito para la protección espiritual

Escucha, hijo mío, los preceptos de tu maestro, e inclina el oído de tu corazón. Recibe de buen grado y cumple eficazmente los consejos de tu amoroso padre, para que por el trabajo de la obediencia vuelvas a Aquel de quien te habías apartado por la pereza de la desobediencia.

A ti, pues, se dirigen ahora mis palabras, quienquiera que seas, que renuncias a tu propia voluntad para combatir bajo el Señor Cristo, el verdadero Rey, y tomas las armas fuertes y brillantes de la obediencia.

Y ante todo, cualquiera que sea la buena obra que comencéis a hacer, rogadle con la oración más ferviente que la perfeccione, para que Aquel que ahora se ha dignado contarnos entre sus hijos no se aflija en ningún momento por nuestras malas obras. Porque debemos servirle siempre de tal modo con los bienes que nos ha dado, que nunca como Padre airado desherede a sus hijos, ni nunca como Señor temeroso, provocado por nuestras malas acciones, nos entregue al castigo eterno como siervos perversos que no quisieron seguirle a la gloria.

  Oración para bendecir una tumba

Levantémonos, pues, de una vez, porque la Escritura nos despierta diciendo: “Ahora es la hora de levantarnos del sueño”. Abramos nuestros ojos a la luz deificadora, oigamos con oídos atentos la advertencia que la voz divina nos grita diariamente: “Hoy, si oís su voz, no endurezcáis vuestros corazones.” Y de nuevo: “El que tenga oídos para oír, que oiga lo que el Espíritu dice a las Iglesias”. ¿Y qué dice Él? “Venid, hijos míos, escuchadme; os enseñaré el temor del Señor. Corred mientras tenéis la luz de la vida, no sea que os alcancen las tinieblas de la muerte.”