Oración a san cipriano para librarse de todo mal

LAS ORACIONES DE EXORCISMO MÁS PODEROSAS PARA

Padre nuestro que estás en los cielos, no somos dignos de tus santos mártires que soportaron con gusto la tortura antes que denunciar a Jesucristo. Aun así, para que el sufrimiento del mismo Cristo no sea en vano, nos reunimos como cristianos y alabamos a san Cipriano y a santa Justina, que vivieron en Antioquía y que, con san Teoctistus, fueron martirizados en Nicomedia en el año 304. Inclinemos, pues, la cabeza en veneración de quienes sacrificaron su vida por Jesucristo, diciendo:

San Cipriano, tú eras un sacerdote pagano, habiendo sido desde niño y de acuerdo con tu pésima educación, alumno de malignas maquinaciones. Eras capaz de invocar demonios, lanzar hechizos e infligir enfermedades. Incluso enseñaste a otros a hacer lo mismo, difundiendo los caminos del mal y devastando las vidas de muchos. Misericordiosamente, fuiste llamado a servir al Verdadero Dios como un verdadero sacerdote. Nosotros también pedimos misericordia para que cualquier desviación de nuestro camino espiritual pueda ser enderezada:

Santa Justina, tú también creciste en un hogar pagano, pero te hiciste cristiana y luego convertiste a tus padres a la Verdadera Iglesia. Joven en edad pero fuerte en la fe, te dedicaste a una vida de oración. Crucificaste tus pasiones y deseos impuros, y viviste virtuosamente por amor a tu Señor y Salvador, Jesucristo. Tu hogar se convirtió en un santuario de incesante adoración, y todos en él decían: Aleluya.

Solemne Rosario y Bendición

Respira en mí, oh Espíritu Santo,para que todos mis pensamientos sean santos.Actúa en mí, oh Espíritu Santo,para que también mi trabajo sea santo.Atrae mi corazón, oh Espíritu Santo,para que no ame sino lo que es santo.Fortaléceme, oh Espíritu Santo,para defender todo lo que es santo.Guárdame, pues, oh Espíritu Santo,para que siempre sea santo.    Amén.

Oh Espíritu Santo,hazte presente,y desde el cielo derrama tu consuelo sobre los que te esperan;santifica el templo de mi cuerpo,y conságralo como morada tuya. Alegra con tu presencia a las almas que te desean. Haz que la casa sea apta para ti, el Habitante: adorna tu aposento y rodea el lugar de tu descanso con todas las virtudes; expulsa todo lo que sea impío y manantial de corrupción; y haz que esta alegría sea permanente y duradera: continúa la renovación de tu criatura para siempre en belleza inmarcesible. Amén.

  Oraciones para protegerse de la brujeria

Oh Espíritu Santo, anhelo entrar en la Casa de Dios, donde moras en tu fuerza, en tu sabiduría y en tu amor. Allí te adoran siempre los santos y los ángeles, y allí te sirven tus siervos y ven tu rostro. Todo es inútil, salvo poseerte a ti y ver tu divinidad, pues tú lo llenas todo en todo. tú eres Dios sobre todo, bendito por los siglos de los siglos. Siempre es una alegría oculta en mi alma que seas lo que eres. Te alabo y te bendigo por tu gran gloria. Llévame, oh Amor increado, a la ciudad del monte Sión celestial, de donde no salen más los que entran.

8 horas de oración benedictina de exorcismo

Como ya sabrás, querido lector, hoy es la fiesta de San Cipriano de Antioquía.    Además de reunir a un montón de amigos y colegas para beber y pasar un buen rato, también planeo honrar al buen santo haciendo que la gente que no trabaja con él tenga un punto de partida para pedir sus bendiciones mediante un gran altar público donde la gente pueda escribir peticiones y cosas por el estilo.    Hacia el final de la fiesta (o, simplemente, hacia medianoche, dependiendo de lo tarde que la gente quiera quedarse a beber), dirigiré una oración comunitaria para que todos pidamos las bendiciones del buen santo en nuestras vidas y le entregaremos formalmente todas nuestras peticiones quemándolas con un poco de su aceite y un poco de ron.    (Al fin y al cabo, mis fiestas tienen que tener algo de dramatismo).

  Oración a los 7 arcángeles catolicos

Pensar en lo que podría hacer para la oración comunitaria, sin embargo, me llevó a inspeccionar algunas de las oraciones y rituales a San Cipriano que he estado coleccionando.    Mi Coronilla de San Cipriano de Antioquía es bonita, aunque las repeticiones del Gloria y demás no sean del gusto de todos.    Sin embargo, me doy cuenta de que la estructura y la redacción de mi coronilla son muy similares a las de otras oraciones católicas, en particular las letanías.    Una letanía es una serie de súplicas sucesivas dirigidas a un santo o a una figura sagrada, y ya he utilizado varias para los ángeles y los arcángeles en mi trabajo (especialmente la Letanía de los Santos Arcángeles del Rev. Dn. Michael Strojan).    En vista de ello, me replanteé el uso de mi coronilla y decidí reescribirla y formatearla como una letanía al estilo católico, con las oraciones habituales al principio y un oremus (“recemos”) al final.    Sin embargo, también decidí añadir algo a la oración, ya que hoy también es técnicamente la fiesta de otros dos santos que están estrechamente relacionados con San Cipriano de Antioquía:

Oración a san cipriano para librarse de todo mal online

En virtud de la cruz, Dios alcanza la cima de su dispensación al aplastar el poder de Satanás y liberar al hombre de su seductora desvergüenza. Entonces el Señor devuelve todo a Sí mismo. Así, antes de entregar su espíritu, dice: “Consumado es” (Juan 19:30).

Los grupos católicos insisten en que el acto planeado equivale a una persecución religiosa que ha recibido el “sello de aprobación” del Ayuntamiento, y lo han calificado de ataque contra todos los católicos de América. Satanistas de diferentes grupos de todo el país están celebrando diversos actos estas Navidades, alegando que pretenden participar junto a otras religiones en las fiestas, y defendiendo la separación de Iglesia y Estado.

  Oración a san josé de la montaña para casos imposibles

El fin de semana se inauguró en Detroit una estatua de una tonelada del ídolo satánico Baphomet, para disgusto de los cristianos de la zona. La estatua fue presentada por el Templo Satánico, un grupo de adoradores de Satán que cuenta con un importante número de seguidores, unos 200 de los cuales se encuentran en Detroit.

En esta montaña, Cipriano estudió todo tipo de artes diabólicas: dominó diversas transformaciones demoníacas; aprendió a cambiar la naturaleza del aire; a levantar vientos; a producir truenos y lluvia; a perturbar las olas del mar; a causar daños en jardines, viñedos y campos; a enviar enfermedades y plagas sobre la gente; y en general aprendió una sabiduría ruinosa y una actividad diabólica llena de maldad.