Oración a san josé del papa león 13

Ewtn oración a san josé después del rosario

Por la caridad que te unió a la Virgen Inmaculada, Madre de Dios, y por el amor paterno con que abrazaste al Niño Jesús, te suplicamos humildemente que, con tu poder y tu fuerza, nos ayudes en nuestras necesidades.

Como una vez rescataste al Niño Jesús de un peligro mortal, protege ahora a la Santa Iglesia de Dios de las asechanzas del enemigo y de toda adversidad; protégenos también a cada uno de nosotros con tu protección constante, para que, apoyados en tu ejemplo y tu ayuda, podamos vivir piadosamente, morir en santidad y alcanzar la felicidad eterna en el cielo.

Oh Dios, que en tu inefable Providencia te dignaste elegir al bienaventurado José como esposo de tu santísima Madre, concédenos, te suplicamos, que aquel a quien veneramos como nuestro protector en la tierra sea nuestro intercesor en el cielo. Que vivas y reines por los siglos de los siglos. Amén.

Oh San José, ayúdame por tu poderosa intercesión y obtén para mí de tu divino Hijo todas las bendiciones espirituales por Jesucristo, Nuestro Señor, para que habiendo experimentado aquí abajo tu poder celestial, pueda ofrecer mi acción de gracias y homenaje al más amoroso de los padres.

Oración a san miguel

Por la caridad que te unió a la Virgen Inmaculada, Madre de Dios, y por el amor paterno con que abrazaste al Niño Jesús, te suplicamos humildemente que tengas misericordia de la herencia que Jesucristo adquirió con su Sangre y que, con tu poder y tu fuerza, nos ayudes en nuestras necesidades.

  Oraciones mal escritas para corregir

Como una vez rescataste al Niño Jesús de un peligro mortal, protege ahora a la Santa Iglesia de Dios de las asechanzas del enemigo y de toda adversidad; protégenos también a cada uno de nosotros con tu protección constante, para que, apoyados en tu ejemplo y tu ayuda, podamos vivir piadosamente, morir en santidad y alcanzar la felicidad eterna en el cielo.

Oh Dios, que en tu inefable Providencia te dignaste elegir al bienaventurado José como esposo de tu santísima Madre, concédenos, te suplicamos, que aquel a quien veneramos como nuestro protector en la tierra sea nuestro intercesor en el cielo. Que vivas y reines por los siglos de los siglos. Amén.

Oh San José, ayúdame por tu poderosa intercesión y obtén para mí de tu divino Hijo todas las bendiciones espirituales por Jesucristo, Nuestro Señor, para que habiendo experimentado aquí abajo tu poder celestial, pueda ofrecer mi acción de gracias y homenaje al más amoroso de los padres.

Oración de san josé para la protección de la familia

Esta oración a San José -esposo de la Virgen María, padre adoptivo de Jesús y patrono de la Iglesia universal- fue compuesta por el Papa León XIII en su encíclica de 1889, Quamquam pluries. Pidió que se añadiera al final del Rosario, especialmente durante el mes de octubre, dedicado al Rosario. Enriquecida con una indulgencia parcial (Manual de Indulgencias, conc. 19), esta oración puede rezarse después de la Salve Regina habitual y de la oración final, y también puede utilizarse para concluir otras devociones marianas.

  Oración para invocar a Hécate

Comentarios

Esta oración a San José fue compuesta por el Papa León XIII y promulgada en su encíclica de 1889, Quamquam Pluries. Es el mismo Papa que compuso la conocida oración a San Miguel Arcángel (“defiéndenos en la batalla…”).

El Papa León XIII pidió que esta oración a San José se añadiera al final del Rosario, especialmente durante el mes de octubre, dedicado al Rosario. Aunque hoy nos resulte desconocida, ahora es el momento de difundirla y darla a conocer. Por favor, ¡comparta ampliamente esta página!

León XIII fue Papa de 1878 a 1903. Durante su pontificado influyó enormemente en la comprensión que la Iglesia tenía de la mariología y promovió tanto el Rosario como el uso del escapulario. Escribió sobre el Rosario más que ningún otro Papa -11 encíclicas papales- y por eso se le conoce como el “Papa del Rosario”. Aprobó dos nuevos escapularios marianos y fue el primer Papa que adoptó plenamente el concepto de María como Mediadora. Aprobó el Escapulario de San José en 1893.

  Letras de dos y él oración al espíritu santo