Oración a san miguel arcángel para que me llame

Oraciones leoninas

Antes del Concilio Vaticano II, la Oración a San Miguel Arcángel solía recitarse al final de cada Misa, en todo el mundo. En aquel entonces, esta poderosa oración al jefe de todos los ángeles era una oración obligatoria para todos los católicos que asistían a Misa.

La Oración a San Miguel es una oración que invoca la poderosa ayuda del Arcángel San Miguel, para que nos defienda a nosotros y a nuestras familias contra el demonio. Al recitar esta oración diariamente, estamos pidiendo al Jefe de todos los Ángeles que derrote y venza al demonio de nuestras vidas diarias – al igual que derrotó a Lucifer durante su batalla en el Cielo.

No mucha gente sabe que detrás de esta poderosa Oración a San Miguel Arcángel hay una historia increíble.    No es una oración cualquiera. Es una oración escrita por el Papa León XIII tras una experiencia personal sobrenatural.

Un cardenal de la época que conocía al secretario privado del Papa explica que “el Papa León XIII tuvo realmente una visión de espíritus demoníacos, que se estaban reuniendo sobre la Ciudad Eterna (Roma). De esa experiencia… procede la oración que quiso que recitara toda la Iglesia”.

Oración de guerra

Con tanta maldad a la que nos enfrentamos en cada noticia de última hora, he aquí tres oraciones a San Miguel Arcángel, el gran arcángel antagonista de Satanás: “A Miguel se le representa invariablemente con la armadura de un guerrero, porque es el general del ejército angélico que se enfrentó a las legiones de Lucifer, que se había atrevido a arrogarse las prerrogativas de Dios. Luchó, no con espada y lanza, sino con el desafío incontestable de su propio nombre: Micha-el (¿Quién es como Dios?) “Leer más:Esculturas de madera tallada de San MiguelEn nuestra batalla contra el mal -el de nosotros mismos y el del mundo- invoquemos estas oraciones.Letanía de San MiguelSeñor, ten piedad de nosotros. Señor, ten piedad de nosotros.

  Oración para encontrar agua en un pozo

San Miguel nos proteja

San Miguel Arcángel se menciona en el Antiguo Testamento y ha formado parte de las enseñanzas cristianas desde los tiempos más remotos[1]. En los escritos y tradiciones católicas actúa como defensor de la Iglesia y principal oponente de Satanás, y asiste a las personas en la hora de la muerte.

La tradición católica llama arcángeles a Miguel, Gabriel y Rafael. La palabra arcángel procede de las palabras griegas arche (príncipe) y angelos (mensajero). Miguel significa “¿Quién es como Dios?” (una pregunta retórica), Gabriel significa “Poder de Dios” o “Fuerte de Dios” y Rafael significa “Dios ha curado”[2] Miguel, Gabriel y Rafael son nombrados en la Biblia como ángeles. (Los católicos romanos aceptan como canónico el Libro de Tobías, en el que se nombra a Rafael). Sólo Miguel es llamado arcángel en la Biblia. La fiesta de estos ángeles se celebra el 29 de septiembre. Además de estos tres Arcángeles, las Iglesias orientales católicas veneran también a Uriel, Selaphiel, Jegudiel, Barachiel y Jerahmeel. La sinagoga de los Santos Arcángeles se celebra el 8 de noviembre.

  Oración de protección para un hermano

Arcángeles

Oración – San Miguel Arcángel, defiéndenos en la batalla, sé nuestra protección contra la maldad y las asechanzas del demonio; que Dios lo reprenda, te lo pedimos humildemente; y tú, oh Príncipe de las huestes celestiales, con el poder de Dios, arroja al infierno a Satanás y a todos los espíritus malignos que merodean por el mundo buscando la ruina de las almas. Amén.

En la Iglesia Católica Romana, se le conoce como “San Miguel Arcángel” y “San Miguel”. En el Nuevo Testamento, se ve al Arcángel Miguel dirigiendo el ejército del cielo contra el Diablo en las revelaciones. Mientras que él derrotó a Satanás durante la guerra en el cielo. Algunas buenas oraciones al Arcángel Miguel incluyen:

Querido Arcángel San Miguel, guárdanos en la batalla, sé nuestro escudo contra la maldad y las asechanzas del diablo.Que el Señor lo reprenda, te lo pedimos humildemente;y haz Tú, oh Príncipe de las huestes celestiales, por la gracia de Dios, arrojar al infiernoa Satanás y a todos los espíritus malignos que merodean por el mundo buscando la ruina de las almas. Amén.

  Oración completa nada te turbe nada te espante

Y haz Tú, oh Príncipe de la hueste celestial, por el poder de Dios, atar las fuerzas de la Muerte y del Infierno, la semilla de Satanás, la falsa jerarquía del Anticristo y todos los espíritus malignos que recorren el mundo para la destrucción de las almas.