Oración a santa mónica por mi esposo

Oración diaria de Santa Mónica

Las lágrimas de Santa Mónica y las palabras de oro de San Ambrosio condujeron a la conversión de su hijo, San Agustín de Hipona. El dolor expresado en la oración es muy valioso. No hay nada malo en emocionarse y derramar toda nuestra tristeza sobre Dios. Nuestras lágrimas son como diamantes preciosos para Jesús; no son balas que disparan nuestras frustraciones hacia el cielo para obligar a Dios a darse prisa y mejorar las cosas. Cada lágrima es en sí misma una oración. Cuando estés cansado de usar palabras, simplemente llora.

Nuestras lágrimas, entregadas a Dios en un momento de rendición, son diamantes preciosos de oración que Él atesora y guarda con delicadeza. Por el momento, hemos dejado de intentar cambiar lo que no podemos cambiar. Puede que sigamos queriendo, pero mientras lloramos hemos dejado de intentarlo. En esa humilde rendición, damos a Dios vía libre para que intervenga y nos consuele.

“¡Cuántas dificultades hay también hoy en las relaciones familiares y cuántas madres se angustian porque sus hijos eligen caminos equivocados! Mónica, mujer sabia y sólida en la fe, las invita a no desanimarse, sino a perseverar en su misión de esposas y madres, manteniendo firme la confianza en Dios y aferrándose con perseverancia a la oración.” (Papa Benedicto XVI)

Oración de los padres a Santa Mónica

El 27 de agosto celebramos la fiesta de Santa Mónica, un bello ejemplo de madre para todos nosotros. Creo que ella es especialmente importante para nosotros hoy, cuando tantos de nosotros compartimos la dolorosa experiencia de familiares que ya no practican la fe.

  Oración para antes de leer la biblia católica

La primera y más importante lección (y quizá la más difícil de vivir) es que, a lo largo de toda su vida, Santa Mónica vivió reconociendo que Dios estaba al mando, y ella no. Santa Mónica rezó y ayunó fervientemente por la conversión de san Agustín, y también por la de su marido y su suegra, que acabaron bautizándose. Tuvo la tentación de intentar tomar el control, como cuando al principio se negó a que San Agustín se quedara en su casa por ser maniqueo. Finalmente, en un sueño se le aseguró que san Agustín volvería a la fe, y a partir de ese momento le acompañó y rezó, ¡incluso cuando él intentó escapar literalmente del continente en el que ella se encontraba!

Santa Mónica es también un ejemplo de profunda paciencia. Rezó por san Agustín durante 17 años, y por su marido y su suegra aún más. Eso es hermoso para nosotros, que conocemos el final de la historia, pero imaginemos lo que debió de sentir durante el año 16. Señor, ¿me estás escuchando?

Novena de oración por Santa Mónica

La Oración y Novena a Santa Mónica es muy poderosa especialmente cuando rezas para que tú u otra persona se arrepienta y se aleje del pecado para convertirse en un verdadero cristiano. Santa Mónica rezó fervientemente durante toda su vida por su hijo pecador, San Agustín, y por su marido pagano, Patricio, y todos ellos se convirtieron al cristianismo.

Querida Santa Mónica, una vez fuiste la madre afligida de tu hijo descarriado y pródigo, San Agustín, y de tu esposo no creyente, Patricio. Rezaste fielmente por ellos y todos os acercasteis a Dios. Con paciencia y durante mucho tiempo no dejaste de clamar a Dios para que el alma de tu hijo se volviera a Dios, donde ahora estás con él en la Bondad Eterna.Querida Santa Mónica, ruega hoy a Dios para que todas las madres y esposas aprendan a acercar a Dios a sus hijos y esposos descarriados. Por favor, querida Santa Mónica, ruega por mí a Dios con la misma fe, paciencia, persistencia y fortaleza con la que rezaste por tu propio hijo, para que Dios escuche misericordiosamente mi súplica;

  Oración de la llama violeta para transmutar

Querida Santa Mónica, sigue rezando por mí para que tenga la paciencia de esperar una respuesta, como hiciste tú, y también como tu hijo, me aleje del pecado y en mi último día, me reúna contigo en el cielo. Amén.

Oración de Santa Mónica por el niño descarriado

Mientras rezaba, me sentí atraída por Santa Mónica. Oh, no, pensé. Soy madre de cinco niños cuyas aventuras me mantienen muy ocupada. Sé que la lucha se hace mayor cuanto más crecen y un par de ellos están a punto de marcharse pronto. Pero una y otra vez Dios siguió hablando, desde un viejo libro hasta una medalla de santa regalada por mi marido, los codazos se convirtieron en empujones y una noche simplemente sentí que Santa Mónica ponía su manto sobre mis hombros y me resigné a caminar con ella. La palabra resignada suena desagradecida, ¿verdad? Pero es la verdad, porque conocía retazos de la vida de Santa Mónica y sabía que caminar con ella me exigiría recorrer un camino de pruebas y tribulaciones. Sabía que este camino me infundiría valor y fortaleza, pero no me sentía capaz de hacerlo.

  Oración del papa león 13 a san miguel arcángel

A lo largo de este viaje con Santa Mónica, me he sumergido en su vida, leyendo Santa Mónica y el poder de la oración perseverante, de Mike Aquilina y Mark Sullivan, y Corazón inquieto, un relato de ficción histórica sobre la juventud de San Agustín, que luego me llevó a las Confesiones de San Agustín, donde San Agustín habla de su madre con tanto honor y amor. He escrito cartas y compartido conversaciones con Santa Mónica, tanto en largos paseos como de rodillas en súplica. Ha pasado un año y me he fortalecido con mi nueva amiga.

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad