Oración al gran poder de dios para la salud

Oración al gran poder de Dios para obtener salud física y espiritual. Confiamos en su poder sanador y buscamos su gracia y misericordia. Acompañada de prácticas de autocuidado y atención médica.


La oración al gran poder de Dios para la salud es una poderosa herramienta espiritual que nos permite conectarnos con la divinidad y buscar su ayuda en momentos de enfermedad y necesidad. En la tradición religiosa, la salud es considerada un don de Dios y, por lo tanto, es importante buscar su intervención para obtener sanación y bienestar. En esta oración, nos dirigimos al gran poder de Dios, reconociendo su supremacía y pidiendo su gracia y misericordia para restaurar nuestra salud física y espiritual.


Oh gran poder de Dios, te invocamos en este momento con humildad y fe. Reconocemos que eres el creador de todo lo que existe y que tienes el poder de sanar cualquier enfermedad. Te pedimos que extiendas tu mano de misericordia sobre nosotros y nos concedas la salud que tanto necesitamos. En tu infinita bondad, sabemos que puedes obrar milagros y restaurar nuestro cuerpo y mente.



Te rogamos, oh gran poder de Dios, que nos libres de toda dolencia y enfermedad. Concede a los médicos y profesionales de la salud la sabiduría y el discernimiento necesarios para brindar el tratamiento adecuado. Fortalece nuestro sistema inmunológico y danos la fuerza para superar cualquier enfermedad que nos aqueje. Confiamos en tu poder sanador y en tu amor incondicional.


Oh gran poder de Dios, te pedimos que nos guíes en nuestro camino hacia la salud. Ayúdanos a tomar decisiones sabias en cuanto a nuestra alimentación, ejercicio y cuidado personal. Permítenos encontrar el equilibrio entre el descanso y la actividad, y danos la paciencia y la perseverancia para seguir adelante en nuestra búsqueda de bienestar. Que tu luz divina ilumine nuestro camino y nos lleve hacia la plenitud de la salud.


La oración al gran poder de Dios para la salud puede ser leída tantas veces como sea necesario, ya que es un acto de fe y confianza en la divinidad. Es recomendable acompañar esta oración con prácticas de autocuidado, como una alimentación balanceada, ejercicio regular y descanso adecuado. También es importante buscar atención médica profesional cuando sea necesario. Recuerda que la oración es una herramienta poderosa, pero no sustituye el cuidado médico.

  Oración virgen de lourdes por los hijos