Oración al santísimo sacramento del altar bendito sea dios

Oraciones al santísimo sacramento en la adoración

Señor mío Jesucristo, que por el amor que tienes a los hombres, permaneces con ellos día y noche en este sacramento, lleno de misericordia y de amor, esperando, invitando y recibiendo a todos los que vienen a visitarte, creo que estás presente en el Sacramento del Altar. Desde el abismo de mi nada, te adoro. Te doy gracias por todas las gracias que me has concedido, especialmente por haberte dado a ti mismo en este sacramento, por haberme dado a tu santísima Madre María por abogada y por haberme llamado a visitarte en esta iglesia. Por estos tres fines rindo mi homenaje a tu amabilísimo corazón:

Cuando se dicen las alabanzas divinas

Señor mío Jesucristo, que por el amor que tienes a los hombres, permaneces con ellos día y noche en este sacramento, lleno de misericordia y de amor, esperando, invitando y recibiendo a todos los que vienen a visitarte, creo que estás presente en el Sacramento del Altar. Desde el abismo de mi nada, te adoro. Te doy gracias por todas las gracias que me has concedido, especialmente por haberte dado a ti mismo en este sacramento, por haberme dado a tu santísima Madre María por abogada y por haberme llamado a visitarte en esta iglesia. Por estos tres fines rindo mi homenaje a tu amabilísimo corazón:

  Oraciones para los hijos enfermos

Señal de la cruz

Bendición es una palabra hermosa. Significa una bendición, un saludo, una expresión de bondad y amor. La bendición es también un hermoso servicio eclesiástico en el que los fieles reciben la bendición del Santísimo Sacramento.

La bendición del Santísimo Sacramento es un rito litúrgico que fue popular en el rito latino. Desde la reintroducción de la Misa de Rito Latino o la Misa Romana, popularmente conocida como “La Misa Tradicional Latina”, la Bendición ha estado haciendo una reaparición, lo cual es una gran bendición para las almas y para el honor de Jesucristo Quien está Verdaderamente Presente, Cuerpo, Sangre, Alma y Divinidad, en el Santísimo Sacramento del Altar.

El rito suele consistir en la exposición del Santísimo Sacramento para su reverencia en una custodia, la incensación y el canto del “O Salutaris Hostia”, “Tantum Ergo”, “Laudate Dominum” (Salmo 117) y “Ave verum corpus”, la bendición con la Sagrada Hostia, el rezo de las Alabanzas Divinas y la reposición del Santísimo Sacramento en el Sagrario durante la salida.

La oración de alabanza divina

Escuchamos en la Escritura: “Porque el pan de Dios es el que baja del cielo y da vida al mundo” (Jn 6,33). Cristo es ese pan verdadero que nos alimenta y nos nutre al venir a nosotros en el sacramento del altar y en la fuerza de su Espíritu día tras día. Que nosotros, Cuerpo de Cristo en el mundo, demos gracias a Dios por la presencia amorosa de Cristo entre nosotros.

  Oración a la virgen de los dolores corta

En un momento de silencio, unámonos a toda la hueste celestial en ese espíritu de gratitud y adoración que es la verdadera respuesta de la creación de Dios al amor abrumador de Dios que nos creó, que nos redimió y que nos sostiene día a día.

Oh Señor, Dios nuestro, acoge las fervientes oraciones de tu pueblo; en la multitud de tus misericordias, mira con compasión hacia nosotros y hacia todos los que acuden a ti en busca de ayuda; porque eres misericordioso, amante de las almas, y a ti damos gloria, Padre, Hijo y Espíritu Santo, ahora y por siempre. Amén.

En el libro del profeta Jeremías leemos: “Dichosos los que confían en el Señor, cuya confianza es el Señor. Serán como un árbol plantado junto al agua, que echa sus raíces junto a la corriente. No temerá cuando llegue el calor, y sus hojas permanecerán verdes; en el año de sequía no se inquieta, y no deja de dar fruto”. (Jeremías 17:7-8)

  Oraciones de los fieles para la misa