Oración antigua a la divina providencia

Coronilla de la divina providencia

279 “En el principio creó Dios los cielos y la tierra “116. La Sagrada Escritura comienza con estas solemnes palabras. La profesión de fe las recoge cuando confiesa que Dios Padre todopoderoso es “Creador del cielo y de la tierra” (Credo de los Apóstoles), “de todo lo visible y lo invisible” (Credo Niceno). Hablaremos primero del Creador, después de la creación y, por último, de la caída en el pecado, de la que Jesucristo, el Hijo de Dios, vino para resucitarnos.

280 La creación es el fundamento de “todos los designios salvíficos de Dios”, el “comienzo de la historia de la salvación “117 que culmina en Cristo. A la inversa, el misterio de Cristo arroja una luz concluyente sobre el misterio de la creación y revela el fin para el que “en el principio creó Dios los cielos y la tierra”: desde el principio, Dios previó la gloria de la nueva creación en Cristo.118

281 Así, las lecturas de la Vigilia pascual, celebración de la nueva creación en Cristo, comienzan con el relato de la creación; del mismo modo, en la liturgia bizantina, el relato de la creación constituye siempre la primera lectura en las vigilias de las grandes fiestas del Señor. Según antiguos testimonios, la instrucción de los catecúmenos para el bautismo seguía el mismo itinerario119.

Divina providencia oración católica

Padre nuestro, que estás en los cielos, santificado sea tu nombre. Venga a nosotros tu reino, hágase tu voluntad, así en la tierra como en el cielo. Danos hoy nuestro pan de cada día y perdona nuestras ofensas como también nosotros perdonamos a los que nos ofenden; y no nos dejes caer en la tentación, mas líbranos del mal.

  Oraciones para encontrar algo perdido

Dios te salve María, llena eres de gracia, el Señor es contigo. Bendita tú eres entre todas las mujeres, y bendito es el fruto de tu vientre, Jesús. Santa María, Madre de Dios, ruega por nosotros pecadores ahora y en la hora de nuestra muerte.

San Miguel Arcángel, defiéndenos en la batalla. Sé nuestra defensa contra la maldad y las asechanzas del Diablo. Que Dios lo reprenda, te rogamos humildemente, y tú, oh Príncipe de las huestes celestiales, con el poder de Dios, arroja al infierno a Satanás y a todos los espíritus malignos, que merodean por el mundo buscando la ruina de las almas.

Dios mío, de todo corazón me arrepiento de mis pecados. Al elegir hacer el mal y dejar de hacer el bien, he pecado contra ti, a quien debería amar sobre todas las cosas. Me propongo firmemente, con tu ayuda, hacer penitencia, no pecar más y evitar todo lo que me lleve a pecar. Nuestro Salvador Jesucristo sufrió y murió por nosotros. En su nombre. Dios mío, ten piedad.

Ejemplos de oraciones

Lamentamos que haya pasado tanto tiempo desde nuestro último boletín.    Han pasado muchas cosas en el Carmelo -y en el mundo- desde la primavera pasada… Los días se han convertido en semanas, las semanas en meses, y el tiempo parece pasar “más deprisa de lo normal”, ¡si es que eso es posible!

  Oración a orula para la abundancia

En nuestros boletines de Cuaresma y Pascua, hablamos brevemente de las aflicciones que se han abatido sobre el mundo y que están tocando la vida de cada persona, de un modo u otro.    Las virtudes, las lecciones espirituales y los ánimos que ofrecíamos en esas cartas se hacen cada vez más conmovedores, a medida que aumentan las turbulencias y la incertidumbre.    Tal vez encontremos un poco de alivio haciéndonos eco del grito medio desesperado de los apóstoles cuando despertaron a Nuestro Señor en medio de la tempestad en el mar: “¿No te preocupa, Señor, que perezcamos?” (Mc 4, 38).

Sí, Dios en el Cielo y Nuestro Señor en los sagrarios de la tierra casi parecen dormidos, inertes, mientras el mundo que nos rodea se desmorona. Y me viene a la mente otro grito que se encuentra en la Escritura: “¡Despierta!    ¿Por qué duermes, Señor?    ¡Levántate!    ¡No nos deseches para siempre!    ¿Por qué escondes Tu rostro, olvidando nuestra aflicción y nuestra opresión?”.  (Sal. 43:24-25) Crece la ansiedad por el futuro y por las pruebas que pueda depararnos.

Poderosas oraciones antiguas

Ayude a apoyar la misión de Nuevo Adviento y obtenga el contenido completo de este sitio web como descarga instantánea. Incluye la Enciclopedia Católica, los Padres de la Iglesia, la Summa, la Biblia y más – todo por sólo $19.99…

La enseñanza del Antiguo Testamento sobre la Providencia es asumida por Nuestro Señor, que extrae de ella lecciones prácticas tanto respecto a la confianza en Dios (Mateo 6:25-33; 7:7-11; 10:28-31; Marcos 11:22-4; Lucas 11:9-13; Juan 16:26, 27) como respecto al perdón de nuestros enemigos (Mateo 5:39-45; Lucas 6:27-38); mientras que en San Pablo se convierte en la base de una teología definida y sistemática. A los atenienses en el Areópago Pablo declara:

  Oración ala santa muerte para casos difíciles y desesperados

La cuestión de la Providencia en los Padres está casi siempre relacionada con el problema del mal. ¿Cómo pueden ser compatibles el mal y el sufrimiento con la providencia benéfica de un Dios todopoderoso? Y, sobre todo, ¿por qué debe permitirse que sufran los justos mientras los malvados son aparentemente prósperos y felices? Las soluciones patrísticas a estos problemas pueden resumirse en los siguientes puntos: