Oración de consagración a maría según monfort

33 días de consagración al corazón inmaculado de maría pdf en malayalam

Felicidades a todos los que han completado los 33 días de preparación para la Consagración Total a Jesús por María. Es un GRAN logro y definitivamente merecen ser elogiados por su perseverancia. Para consagrarte oficialmente a Jesús por María, recita la siguiente oración. Aunque se recomienda encarecidamente que realices la consagración en Misa (después de la Comunión), no es una necesidad absoluta.

Sabiduría eterna y encarnada, amabilísimo y adorable Jesús, verdadero Dios y verdadero hombre, Hijo único del Padre eterno y de María siempre Virgen, te adoro profundamente, habitando en el esplendor de tu Padre desde toda la eternidad, y en el seno virginal de María, tu dignísima Madre, en el momento de tu Encarnación.

Pero debo confesar que no he guardado los votos y las promesas que te hice tan solemnemente en mi bautismo. No he cumplido mis obligaciones y no merezco ser llamado hijo tuyo, ni siquiera esclavo tuyo.

Puesto que no puedo reclamar nada salvo lo que merece tu rechazo y desagrado, ya no me atrevo a acercarme por mí mismo a la santidad de tu majestad. Por eso recurro a la intercesión y a la misericordia de tu santa Madre, que tú mismo me has dado para mediar contigo. Por medio de ella espero obtener de ti la contrición y el perdón de mis pecados, y esa Sabiduría que deseo habite siempre en mí.

Consagración diaria a María

¿Quieres acercarte más a Jesús? ¿Alinear tus pensamientos, voluntad y acciones con Él?    No hay mejor camino para llegar a Cristo que a través de Su Madre. Por eso, la Consagración Total a Jesús por María, de San Luis de Montfort, es el método consagrado y probado por los santos para acercarse más a Nuestro Señor. Este es el método tradicional ideado por el mismo San Luis de Montfort. Y ahora, lo hemos puesto a tu disposición en un único volumen de vinilo de lujo, perfecto para la preparación de la Consagración Total y para la renovación anual.  En su interior encontrarás…

  Oración por la noche católica: Descubre la guía definitiva para encontrar la paz y tranquilidad antes de dormir

Hermoso y duradero, volverás una y otra vez a la sabiduría de San Luis de Montfort mientras vives tu consagración. Este devocionario clásico y venerado es esencial para cada hogar católico.

Oración de San Luis de Montfort a María

“La consagración a la Madre de Dios”, dice el Papa Pío XII, “es un don total de sí mismo, para toda la vida y para toda la eternidad; y un don que no es una mera formalidad o sentimentalismo, sino efectivo, que comprende toda la intensidad de la vida cristiana: la vida mariana.” Esta consagración, explicó el Papa, “tiende esencialmente a la unión con Jesús, bajo la guía de María”.

Por nuestra consagración prometemos hacernos dependientes de María en todas las cosas: ofrecer todas nuestras oraciones y oblaciones a Dios por medio de María, y buscar todo don de Dios por medio de María. Y lo hacemos con la mayor confianza. Puesto que es nuestra Madre, conoce nuestras necesidades mejor que nosotros; y puesto que es Reina del Cielo, tiene acceso inmediato al tesoro infinito de gracias del Reino de su Divino Hijo.

  Oraciones san rafael para curar enfermedades

María no es sólo Madre de Jesús, Hijo del Padre Eterno; es también Madre de todos los hijos adoptivos del Padre. Como Madre de ellos, le ha sido confiada la función de moldearlos a semejanza de Jesús.

Acto de consagración a maría oración

Consagrarse significa ponerse al servicio de Dios. La Iglesia siempre ha preconizado consagrarse a Jesucristo por medio de la Santísima Virgen María, modelo perfecto de seguimiento.

Desde la primera oración conocida a María, el Sub Tuum Praesidium (c. 200), pasando por San Juan Damasceno (m. 750), hasta San Luis de Montfort (m. 1716), la devoción a María y la consagración total a Ella tienen raíces antiquísimas. En nuestros tiempos, el Papa Juan Pablo II recomendaba un “acto de entrega” a María (su lema papal era un entusiasta Totus Tuus-“Totalmente tuya”). San Maximiliano Kolbe añade una fuerte dimensión misionera a la consagración mariana.

La consagración mariana, por tanto, no es una espiritualidad arcaica, sino un medio vivo y activo de hacer avanzar la Fe como Pueblo de Dios. No es una “devoción” más, sino una espiritualidad completa, que no se emprende a la ligera.

En 1992, el Santo Padre desarrolló aún más nuestra comprensión de esta consagración. Al morir por otro y “consagrar su vida a la Virgen lmmaculada”, San Maximiliano se ha convertido, sugirió el Santo Padre, en un “profeta y un signo de la nueva era, la civilización del amor”. San Juan Pablo II refrendó el ejemplo kolbeo de la Consagración Mariana como elemento crítico de la “Nueva Evangelización” para el tercer milenio cristiano, y a San Maximiliano como principal intercesor.

  Oraciones para la tarde catolicas