Oración de la noche a el ángel de la guarda

Oración del ángel de la guarda para adultos

No sentirse seguro en su propia casa o estar en medio de conflictos o caos va a dificultar el sueño. Algunas personas se preocupan por su seguridad debido a sucesos que han ocurrido en su pasado. A veces nuestro sueño se ve perturbado por una situación difícil, que no podemos controlar, que nos estará esperando por la mañana.

Las Escrituras están llenas de versículos que pueden reconfortarnos antes de irnos a dormir. Por ejemplo, la declaración del Salmo 4:8: “Me acostaré y dormiré, porque sólo tú, Señor, me haces habitar seguro” o la promesa de que “cuando te acuestes, no tendrás miedo” (Prov. 3:24) . Son declaraciones reconfortantes de hombres de Dios que creían en la protección de su Señor.

Los Salmos tienen mucho que decir sobre la protección y el sueño. El Salmo 91:2 dice que Dios es “mi refugio y mi alcázar, mi Dios, en quien confío”. Vaya. Un refugio y una fortaleza. No hay mayor protección que esa. El Salmo 46:1-2 dice algo parecido, llamando a Dios “refugio y fortaleza nuestra, ayuda siempre presente en las tribulaciones”.

Oración a mi ángel de la guarda para que me ayude

Gracias Dios, por este día, Gracias por nuestra familia. Lamentamos las cosas que hicimos y que no te hicieron feliz. Ayúdanos a ser mejores personas, ayúdanos a amarnos los unos a los otros. Ayúdanos a honrarte, Padre nuestro. Bendice a los pueblos del mundo. Bendice a nuestros seres queridos, lejanos y cercanos. Por último, elevamos a Ti esta petición para que la escuches: (Inserta cualquier intención especial) Te amamos, Señor.

  Oración a las 7 potencias para fortuna dicha y salud

Querido Dios, mientras me acuesto para dormir, relaja la tensión de mi cuerpo; calma la inquietud de mi mente; aquieta los pensamientos que me preocupan y me desconciertan. Ayúdame a descansar yo y todos mis problemas en tus brazos fuertes y amorosos. Permite que tu Espíritu hable a mi mente y a mi corazón mientras duermo, para que, cuando me despierte por la mañana, encuentre que he recibido en la noche luz para mi camino; fuerza para mis tareas; paz para mis preocupaciones; perdón para mis pecados. Concédeme dormir esta noche, y mañana poder para vivir.

Querido Dios, te damos gracias esta noche por el buen día y por la manera tan especial en que cuidas de nosotros todo el tiempo. Gracias por los ratos divertidos fuera y los ratos tranquilos dentro, y por ayudarnos a aprender cosas nuevas cada día.

Oración del ángel de la guarda para el niño

Si usted es una persona de fe, entonces puede que ya tenga una rutina de oración diaria a la que se adhiere, ya sea leyendo pasajes por la mañana antes de empezar el día, o conectándose con el Señor por la noche después de haber pasado por los movimientos. Si las oraciones nocturnas son su preferencia, entonces los siguientes poderosos mensajes le ayudarán a aliviar el estrés y la ansiedad, así como a obtener sanación y protección. No importa si lee una o varias oraciones, dedicarse unos momentos a Dios al final del día le dará paz mental mientras se duerme. Después de todo, es difícil conciliar el sueño cuando la mente no para de pensar en los acontecimientos del día. Puede que estés agotado, pero te resulta imposible conciliar el sueño cuando no puedes dejar de pensar en un problema concreto de tu vida personal o en lo que tienes que hacer mañana. Por eso es tan importante dedicar unos minutos al final del día a conectar con Dios, ya que estas oraciones nocturnas pueden dar fuerza en los momentos difíciles. Tanto si tienes un familiar enfermo como si buscas protección general, abrirte a Dios y a las palabras de sus seguidores aliviará tus preocupaciones. Una oración nocturna despejará tu mente para que puedas conciliar el sueño plácidamente.

  Oraciones catolicas para bendecir el hogar

Oración del ángel de la guarda

Gracias Dios, por este día, Gracias por nuestra familia. Lamentamos las cosas que hicimos y que no te hicieron feliz. Ayúdanos a ser mejores personas, ayúdanos a amarnos los unos a los otros. Ayúdanos a honrarte, Padre nuestro. Bendice a los pueblos del mundo. Bendice a nuestros seres queridos, lejanos y cercanos. Por último, elevamos a Ti esta petición para que la escuches: (Inserta cualquier intención especial) Te amamos, Señor.

Querido Dios, mientras me acuesto para dormir, relaja la tensión de mi cuerpo; calma la inquietud de mi mente; aquieta los pensamientos que me preocupan y me desconciertan. Ayúdame a descansar yo y todos mis problemas en tus brazos fuertes y amorosos. Permite que tu Espíritu hable a mi mente y a mi corazón mientras duermo, para que, cuando me despierte por la mañana, encuentre que he recibido en la noche luz para mi camino; fuerza para mis tareas; paz para mis preocupaciones; perdón para mis pecados. Concédeme dormir esta noche, y mañana poder para vivir.

  Oración en griego bíblico

Querido Dios, te damos gracias esta noche por el buen día y por la manera tan especial en que cuidas de nosotros todo el tiempo. Gracias por los ratos divertidos fuera y los ratos tranquilos dentro, y por ayudarnos a aprender cosas nuevas cada día.