Oración de omael ángel guardián

Esta oración debe ser leída una vez al día durante tres días consecutivos.

Amado Omael, ángel guardián de la fe y la esperanza, te invoco en este momento para que me acompañes en mi camino espiritual. Con tu luz divina, ilumina mi mente y mi corazón, para que pueda comprender y vivir de acuerdo con los preceptos sagrados. Permíteme experimentar tu presencia y guía en cada paso que doy.

Omael, mensajero de Dios, te pido que me ayudes a mantener la fe en tiempos de adversidad y duda. Fortaléceme para que pueda superar los obstáculos que se presenten en mi vida y seguir confiando en el plan divino. Inspírame a ser un ejemplo de amor y compasión, extendiendo tu luz a todos los que me rodean.

En tu nombre, Omael, elevo mis plegarias y solicito tu protección y bendiciones. Que tu presencia divina me guíe y me brinde paz en cada momento. Te agradezco, ángel guardián, por tu amor incondicional y por estar siempre a mi lado. Amén.

La oración de Omael invoca la guía y protección del ángel guardián. Fortalece la conexión con lo divino y brinda sabiduría y amor en la vida diaria.

  Oración de el nudo de las brujas

La oración de Omael es una poderosa herramienta espiritual que nos conecta con nuestro ángel guardián. Omael es un ángel de la guarda que nos brinda protección y guía en nuestro camino espiritual. En esta oración, podemos invocar a Omael para recibir su ayuda y bendiciones en nuestra vida diaria. A través de esta oración, podemos fortalecer nuestra conexión con lo divino y recibir la sabiduría y el amor de nuestro ángel guardián.


Oh Omael, ángel de la guarda, te invoco en este momento sagrado. Permíteme sentir tu presencia y tu amor en mi vida. Guíame en el camino de la verdad y la sabiduría. Ayúdame a superar los desafíos y obstáculos que encuentro en mi camino. Que tu luz divina ilumine mi camino y me lleve hacia la paz y la armonía.


Omael, te pido que me protejas de todo mal y me brindes tu amor y compasión. Ayúdame a cultivar la paciencia y la comprensión en mi vida diaria. Permíteme ser un canal de tu amor y bondad hacia los demás. Que tu presencia divina me guíe en cada decisión que tomo y en cada paso que doy.


En esta oración, me entrego a ti, Omael, y confío en tu guía y protección. Te pido que me ayudes a mantener mi mente y mi corazón abiertos a las bendiciones que me envías. Que tu amor y sabiduría me acompañen en cada momento de mi vida. Gracias, Omael, por tu presencia constante y tu amor incondicional.

La oración de Omael puede ser leída diariamente, preferiblemente en un lugar tranquilo y en un estado de calma. Puedes leerla una vez al día o varias veces, según tus necesidades y preferencias. Además de la oración, puedes complementarla con prácticas de meditación y reflexión para fortalecer tu conexión con Omael y recibir sus bendiciones.

  Oración y liturgia archimadrid

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad